Medios

Los capitalistas rescatan a la prensa en Estados Unidos, mientras en España le observan ahogarse

Las grandes fortunas y los fondos de capital riesgo han invertido millones de dólares en los últimos meses en las cabeceras tradicionales y digitales de Estados Unidos. Esta realidad contrasta con la española, en la que los grandes medios luchan por mantener la cabeza fuera del agua, abandonados, en muchos casos, por los que eran sus inversores antes de la crisis.

El dueño de The Washington Post, Jeff Bezos
El dueño de The Washington Post, Jeff Bezos EFE

La noticia es un negocio en crecimiento”. Esta frase la pronunció hace unos meses el director de la empresa de capital riesgo estadounidense Lerer Ventures, Eric Hippeau, para defender sus inversiones en varios periódicos digitales emergentes. Mientras ésta y otras entidades de la misma naturaleza han insuflado vida a los medios de comunicación de este país durante los últimos meses, en España el sector ha sido desdeñado por las grandes fortunas y los fondos de capital, lo que ha obligado a las cabeceras tradicionales a buscar apadrinamiento en el exterior o a ejecutar complicados juegos de magia financiera

Para ejemplificar este hecho, basta con comparar The Washington Post con El País, dos periódicos de referencia en sus respectivos países. El español languidece junto a un Grupo Prisa que se ha visto obligado a salir de negocios clave para aminorar su deuda y a buscar el auxilio de los fondos buitre para obtener capital. A esto, se une la entrada en su Consejo de Administración de accionistas del exterior, como el mexicano Roberto Alcántara, cuyo afán por los medios de comunicación está íntimamente (y casi únicamente) relacionado con sus intereses empresariales y políticos.

En el extremo contrario se encuentra un rejuvenecidoThe Post que, desde que Jeff Bezos se lo compró a la familia Graham, ha experimentado un despegue digno de estudio. Para adquirirlo, pagó en efectivo unos 190 millones de euros y, a partir de ahí, inició un plan de inversiones encaminado a despertar a un templo del periodismo que estaba siendo devorado por la carcoma.

Jeff Bezos ha contratado a 100 periodistas para 'The Washington Post'

Para el fundador de Amazon e impulsor del famoso Kindle está claro que el formato es importante. Prueba de ello es la renovación estética y que ha impulsado en la web de este diario –aún por completar- y su adaptación a formatos específicos como el de las famosas tabletas y móviles con el sistema operativo de su compañía, que llevarán The Post de serie en un futuro cercano. El pasado julio, los datos desprendían que las visitas de este portal se habían incrementado el 63 %, con respecto al mismo mes del año anterior, hasta alcanzar los 39,4 millones de usuarios únicos. Los puntos de distribución de su edición en papel también se han incrementado, hasta llegar a decenas de nuevas ciudades de Estados Unidos.

Pero no sólo el continente es importante para Bezos, sino también el contenido. Por eso, en los últimos meses ha incorporado al diario a 100 periodistas, con el objetivo de que este periódico ofrezca exclusivas que le hagan ganar en influencia. Y así lo ha conseguido a partir de informaciones como la que denunciaba las prácticas de espionaje a los ciudadanos de los servicios secretos estadounidenses o la corrupción de un exgobernador de Virginia, que fue procesado a partir de esta investigación periodística.

La precariedad de los periódicos españoles

El País no es el único gran periódico que requiere de la más sofisticada ingeniería financiera para sobrevivir en España. Unidad Editorial –promotora de El Mundo o Marca- pertenece a los italianos RCS MediaGroup, que en los últimos años han buscado ofertas para deshacerse de una filial que arroja pérdidas millonarias y les ha supuesto más de un desvelo. ABC sobrevive en Vocento, pero dentro de un draconiano plan de ajuste que tiene como objetivo reducir la deuda de este grupo. Y el diario más vendido en los quioscos de Cataluña, El Periódico de Catalunya, arrastra una deuda de más de 100 millones de euros y espera la entrada del capital de José Manuel Lara Bosch para sobrevivir. No obstante, ni mucho menos se espera que con esta inversión se impulse una revolución informativa en sus páginas.

El panorama de la prensa regional y de provincias no es más halagüeño. La reducción del presupuesto en publicidad institucional –que condicionaba anteriormente su línea editorial- supuso el cierre de varias pequeñas cabeceras o el adelgazamiento hasta el extremo de sus redacciones. A esto se une el que, en el momento en que más apretaba la crisis económica, fueron abandonadas por los empresarios que invertían dinero en estos medios de comunicación para utilizarlos como órgano de comunicación directa con el ciudadano.

Las grandes cabeceras tradicionales españolas luchan por sobrevivir, con deudas multimillonarias

No se puede decir que en Estados Unidos sean ajenos a estos problemas, pues la crisis del papel y de la publicidad provocó hechos como que en 2011 desaparecieran hasta 152 periódicos y ciudades como Nueva Orleans quedaran momentáneamente sin prensa local. Pero la diferencia de este país con España es que en el Estado norteamericano los inversores ajenos al sector han vuelto a interesarse por sus empresas y a apoyar nuevos proyectos, mientras que aquí los fondos llegan con cuentagotas y, en muchos casos, cuando lo hacen es a partir del riesgo de antiguos editores y periodistas que deciden fundar su propio medio.

El protagonismo del capital riesgo

Los grandes expertos en el sector de los medios de comunicación en Estados Unidos reconocen que la palabra “periodismo” causa aún cierto vértigo entre las empresas de capital riesgo de este país. Pero ni mucho menos la rehúyen, como se demuestra en su apoyo a proyectos consolidados como BuzzFeed, que el pasado agosto anunció que la entidad Andreesen Morowitz había decidido apoyarle con 50 millones de dólares.

¿Por qué estas compañías se han visto atraídas por este sector? Por un lado, se puede decir que por la cada vez mayor cantidad de lectores de la prensa digital y por el perfil más joven de los mismos, en comparación con el de los fieles de los periódicos en papel. Pero, por otro, un factor clave es la estrecha relación que estos proyectos guardan con las redes sociales, impulsoras de su éxito y auténtico objeto de deseo para publicistas de toda índole.

Buzzfeed es precisamente el perfecto ejemplo de esta nueva tendencia, pues en su web aúna contenidos de ocio y entretenimiento (especialmente concebidos para ser compartidos en las redes sociales) con contenidos periodísticos. Uno de los principales proyectos de sus dueños es el de elaborar la infraestructura necesaria para ofrecer a sus lectores reportajes de investigación. Es decir, para cumplir una función periodística de primer nivel.

Las grandes fortunas de Estados Unidos no han abandonado a los medios de comunicación

Más allá de todo esto, la diferencia más obvia entre estos dos países estriba en la salud de sus grupos de comunicación. Mientras el conglomerado de medios más poderoso en España, Prisa, se ha debilitado considerablemente en la última década, la fuerza de emporios News Corporation no se ha visto especialmente resentida por los embates de la economía. Entre los editores independientes, en ambos lados del Atlántico han surgido proyectos que han sabido sobrevivir, principalmente en el universo digital, pero la diferencia es que, en este país, los capitalistas no los han ayudado de forma tan decisiva.

¿Afecta la entrada de nuevos inversores a la línea editorial de estos medios de comunicación estadounidenses? Los expertos en el sector niegan este hecho, entre otras cosas, porque cabeceras como The Post o The New York Times son vistas como auténticos símbolos de la libertad de prensa y respaldadas, en consecuencia, por las grandes fortunas. Por cierto, en esta última el multimillonario mexicano Carlos Slim acaba de convertirse en el principal accionista individual, aunque no tendrá una influencia decisiva en el consejo ni, en principio, influencia en lo que se escriba en ninguna de sus páginas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba