Medios

Movistar, mucho más cerca del monopolio en la TV de pago tras triplicar sus clientes en un año

Si se ratificara la compra de Digital Plus, acapararía el 84 % de los ingresos de este mercado y 7 de cada 10 clientes. La CNMC aún debe dilucidar si la operación atenta contra la competencia en este sector, en una decisión que tomará en las próximas semanas.

El presidente de Telefónica, César Alierta
El presidente de Telefónica, César Alierta EFE

A finales del tercer trimestre de 2013, Telefónica disponía de 611.000 clientes en el mercado de la televisión de pago (Movistar TV), un millón menos que Digital Plus. Un año después, casi ha triplicado esa cifra (1.577.000) y cuenta los días para que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) otorgue su visto bueno a la compra de su principal competidor. Si esa operación se culminara en las próximo semanas, su dominio del mercado sería casi omnímodo, pues aglutinaría el 84 % de los ingresos y aproximadamente 7 de cada 10 clientes, según los datos que acaba de hacer públicos la CNMC.

Esta operación ha sido acusada de monopolística por todos sus rivales, que han tratado de frenarla en las máximas autoridades de la competencia de la Unión Europea y de España. Actualmente, se encuentra pendiente del dictamen de la CNMC, que se espera que la apostille, pero que ni mucho menos la frenará. Eso configurará un mercado en el que Telefónica no tendrá casi oposición y en el que sus propios contrincantes han avisado que existirán “barreras infranqueables” –como dijo Orange- para acciones como la compra de derechos deportivos o de contenidos de ficción.

Los competidores han mantenido su número de clientes, pero Telefónica ha sido capaz de triplicarlo

En los datos publicados por Competencia hace unas horas, correspondientes al tercer trimestre de 2014, se observa cómo el salto hacia adelante de Telefónica no viene dado por una fuga de clientes de sus competidores, puesto que ni las pérdidas ni las ganancias de ninguno de ellos son especialmente significativas. Realmente, lo que ha conseguido la compañía presidida por César Alierta es agrandar este mercado. Es más, resulta especialmente significativo que los 965.000 nuevos “accesos” que registra Telefónica coincidan con el número de usuarios en los que ha crecido el sector. No se puede decir que sus rivales se hayan hecho más pequeños, sino que la principal compañía española de telecomunicaciones los ve desde más arriba a todos ellos salvo a Digital Plus, al que pronto absorberá.

Un crecimiento desigual

Entre el tercer trimestre de 2013 y el mismo periodo de 2014, el mercado de la televisión de pago creció alrededor de un 21 % en número de clientes, pero sólo un 7 % en volumen de ingresos. Analistas conocedores del sector, consultados por Vozpópuli, aseguran que se debe a un abaratamiento de las tarifas que ha impulsado, sobre todo, la asociación de este servicio a otros de telefonía e internet, en una acción en la que Telefónica basa una buena parte de su estrategia.

De hecho, la propia CNMC ha advertido de que, si esta compañía incrementa su poder en el sector de la televisión de pago, también saldrá reforzada en otros que actualmente trata de potenciar, como el de fibra óptica o el de conexión a internet móvil de alta velocidad, a través de las redes de 4G.

La CNMC considera que esta operación puede condicionar los sectores de telefonía e internet

Sobre este aspecto se espera que la CNMC ponga coto a Telefónica en su veredicto sobre la operación, dado que afecta a competidores directos como Vodafone y Orange. Precisamente, estos han sido los que más veces han alzado la voz para oponerse a la operación de compra de Digital Plus por parte de Telefónica, que ascendió a 725 millones de euros y otorgará a la empresa compradora el 100 % de las acciones de la plataforma del Grupo Prisa.

Una estrategia de contenidos agresiva

Uno de los pilares sobre los que ha apoyado Telefónica para hacer crecer el número de Movistar TV durante su primera etapa fue la compra de derechos de deportes como el fútbol, la fórmula 1 y el motociclismo. Estos productos son considerados premium y suelen resultar difíciles de rentabilizar por parte de los compradores. El ejemplo más claro a este respecto se registró en el Mundial 2010 de fútbol, en el que, a pesar de ganar España, Sogecable y Telecinco perdieron alrededor de 70 millones de euros.

A sabiendas de este hecho, y del descenso de la publicidad que ha padecido el sector audiovisual en los últimos años -que ha reducido a la mitad la tarta publicitaria a repartir-, las televisiones que emiten en abierto pujan de una forma muy prudente en las subastas e incluso renuncian a ello, lo que fortalece la posición de Telefónica para su adquisición. Es más, fuentes del sector han explicado a este periódico que en los responsables de las cadenas privadas ha brotado un temor a perder todos los derechos deportivos de los que disponen y, en algún caso aislado, han comprado por encima de un "precio razonable" competiciones de poco o nulo interés general.

La siguiente etapa en el desarrollo de Movistar TV parece que será el potenciar los contenidos de ficción extranjeros, también considerados productos premium y que, si bien no arrastran tanta audiencia como el fútbol o los deportes de motor, contribuyen a fidelizar audiencia, destacan estos analistas.

Estos expertos tienen claro que la plataforma de televisión de pago de Telefónica se expandirá "de forma moderada" durante los próximos meses, tanto por la falta de competidores reales en el sector como por la ampliación de su oferta de contenidos premium. La gran pregunta es: ¿condicionará esta expansión la decisión de la CNMC? Y, en caso afirmativo, como se da por seguro, ¿qué acciones planteará para evitar que el mercado lo mezan sólo las manos de un sólo operador?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba