análisis

'La alfombra roja palace' de TVE y José Luis Moreno: un bodrio sin audiencia ni talento

El nuevo programa de los sábados en la cadena pública solo destaca por sus carencias. Los espectadores dan la espalda a un producto que cuesta la friolera de tres millones de euros...

Hoy ustedes, queridos españoles, hablarán principalmente del clásico en que venció el Barça y de las elecciones andaluzas que ganó el PSOE. Y seguramente no guardarán ni una palabra para comentar el verdadero acontecimiento del pasado fin de semana, más que planetario, casi orgásmico. Ni las filigranas de Messi ni el tirón de Susana Díaz del domingo son tan sorprendentes como lo que pudo verse el sábado en Televisión Española. Ningún sobresalto en el partido ni cualquier emoción a lo largo del escrutinio es equiparable en intensidad a la excitacion que los espectadores vivieron durante el estreno de La alfombra roja palace, el programa producido por José Luis Moreno para la cadena pública. 

Para empezar, reapareció, como venida de ultratumba, la voz de ese ventrílocuo eterno que tanto nos deleitó con sus Monchito y Macario. Escuchar de nuevo a Moreno fue como hurgar en los recovecos de la memoria en busca de un ser mesiánico que llega a nosotros para salvarnos del infierno en estos tiempos confusos y cambiantes. Ahí estaba él, redivivo en un sonido inolvidable, como guiño a un pasado que creíamos sepultado para siempre. "Os deseamos que vuestra alfombra sea mágica y os lleve a todas partes", decía el productor antes de sentenciar: "que empiece el espectáculo".

Remedo de 'Noche de fiesta'

Y ahí empezó el horror. Arrumbamos ya el sarcasmo y nos pasamos al trazo grueso porque no cabe otra opción ante la primera emisión de semejante espacio. Ya habíamos contado aquí que el disgusto era general al saber que Ana Obregón no estaría en el programa. Se había perdido el interés por la ausencia de esa bióloga de figura y sonrisas sempiternas. Pero nadie podía imaginar que este remedo de Noche de fiesta aglutinase tantas carencias. Presentadores con escasa gracia, bromas sin sentido alguno, números musicales sin orden ni concierto, una estética inexplicable...

No queda claro si se trata de un talent show en que compiten niños, como pudiera parecer y como pretenden, o una mera sucesión de actuaciones sin leitmotiv ni similitudes ni brújula

Al espectador, que no tiene otro remedio que cambiar de canal cada dos minutos, no le queda claro si se trata de un talent show en que compiten niños, como pudiera parecer y como pretenden, o una mera sucesión de actuaciones sin leitmotiv ni similitudes ni brújula. Sea lo que sea, por allí desfilan tipos de lo más variopinto que tienen encomendado generar alguna que otra risa. Misión que, por supuesto, no logran, sobre todo porque las bromas son de esta guisa: "Tú, Juncal, que eres nieta de ferroviario, ¿te molesta que te digan que estás como un tren? Pues estás como un tren". Olé. Sigue así, torero, que te llevas hasta el rabo.

Como ocurre con el propio nombre del programa (¿?), casi todo sabe rancio y casi nada cobra sentido durante las más de tres horas de emisión. Entre actuación y actuación de los pequeños -únicos que aportan talento, claro está-, de repente aparecen unos tipos expertos en el cubo de Rubik, canta Marta Sánchez o sale al escenario alguien del pleistoceno como Francisco (sí, el que ganó el festival de la OTI en 1992; yo también creía que nos había dejado). Todo es un cajón de sastre que huele a carcoma. Y ahí dentro no podía faltar, cómo no en un programa de Moreno, el desfile de modelos. Vean, si es que tienen un estómago fuerte: 

La Alfombra Fashion Show

Seguir narrando los pormenores de El alfombra roja palace es una tortura demasiado dolorosa. El caso es que solo unos 800.000 héroes, un pírrico 5,8% de share, sacaron fuerzas de cualquier parte para tragarse este bodrio. Un esfuerzo titánico que a buen seguro les pasará factura. El fracaso con estrépito en audiencia quizás sea el principio del fin para un programa que, como les contó este diario, costará la friolera de tres millones de euros a los contribuyentes.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba