Medios

Empleados de TV3 abroncan y encierran a su presidente, Brauli Duart, afín a CiU

Los trabajadores de la televisión pública catalana bloquean las oficinas de Sant Joan Despí. Los directivos pasan 12 horas sin salir de las instalaciones. La plantilla señala directamente a Artur Mas como responsable de estos problemas...

Una situación surrealista en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), que agrupa a TV3 y Catalunya Radio. El enfrentamiento entre la plantilla y la dirección a cuenta de los recortes salariales llegó este martes a un punto inesperado y quizás de no retorno. Unos 200 empleados del ente público retuvieron durante unas 12 horas a su presidente, Brauli Duart, y a otros directivos en las instalaciones que tiene TV3 en Sant Joan Despí. Tras este tenso episodio, la incertidumbre se impone en el ente público catalán. La dirección asegura ahora que la negociación sigue abierta. Y los trabajadores apuntan directamente al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y anuncian que continuarán con sus movilizaciones, incluida una más que probable huelga indefinida.    

La extraña y difícil jornada del martes empezó cuando Duart y el resto de directivos llegaron a las instalaciones de TV3 en Sant Joan Despí. Y se llevaron una monumental bronca en forma de abucheos y calificativos de todo tipo. Entre otros insultos, a Duart le llamaron "Corleone". O sea, mafioso. No hubo zarandeos pero sí muchos momentos de enorme tensión. Las imágenes de la llegada del equipo de dirección a las oficinas de TV3 evidencian el nivel de nerviosismo que se está viviendo allí en los últimos días. 

Los directivos tenían previsto celebrar una reunión sin mayores sobresaltos. El asunto princial que iban a abordar era el futuro de los trabajadores después de que el pasado viernes dejase de estar vigente el convenio colectivo de la CCMA. Sin embargo, los empleados allí congregados decidieron ir más allá de los pitos. Primero irrumpieron en la reunión de los altos cargos y después bloquearon las oficinas donde se encontraban el propio Duart y el resto de directivos, entre ellos Eugeni Sallent, director de TV3. Como no tenían garantías para su seguridad, los directivos decidieron no salir del edificio. Y los trabajadores niegan que les retuviesen. En cualquier caso, se vivió una situación esperpéntica. Sindicatos y dirección empezaron a acercar posturas para prolongar sus conversaciones. Pero pasaba el tiempo y no llegaban a acuerdos...

Acuden los Mossos

Ante las tensiones generadas, el departamento de Interior de la Generalitat tuvo que enviar dotaciones de los Mossos para apaciguar los ánimos. Durante horas parecía que la solución pacífica no sería posible. Finalmente, no fue necesaria la intervención policial y el encierro a los directivos se alargó hasta casi las doce horas. Pasada la media noche, los citados Duart y Sallent fueron los últimos en abandonar el edificio. Tal y como recogen varios medios, ambos fueron escoltados por efectivos de seguridad. Pero no se libraron de los nuevos abucheos que les dedicaron los empleados allí presentes. Según Efe, la dirección asegura que "legalmente hay que cumplir los plazos" aunque matiza que "las negociaciones siguen abiertas". 

El conflicto laboral de TV3 y Catalunya Radio ha pasado a tener un cariz político y la plantilla ataca al Govern 

El conflicto laboral en la CCMA empezó hace casi un año y se ha recrudecido sobremanera en los últimos tres meses. Básicamente, los directivos plantean una reducción salarial para compensar el déficit del ente y los empleados se niegan en rotundo y exigen que se recorte el número de altos cargos. El pasado viernes la dirección de la corporación dio por acabadas las negociaciones con los representantes de la plantilla y, así, igualmente dio por finiquitado el convenio colectivo que hasta ahora regía las relaciones laborales allí. Estos días se han vivido varias huelgas de 12 horas. Y hay previstas más movilizaciones para los próximos días. De hecho, entre el jueves y el viernes la plantilla decidirá en referéndum si inicia una huelga indefinida

Esta complicada situación tiene una vertiente política evidente, dado que los empleados de TV3 y Catalunya Radio no solo culpan al citado Duart, cuya gestión ya rechazaron en un referéndum, sino que además responsabilizan al president, Artur Mas, y al resto de su Ejecutivo. No puede obviarse que Duart es afín a CiU, formación gobernante. De hecho, la pasada semana los trabajadores realizaron varias protestas pero permitieron que se viera la entrevista en prime time al líder de ERC, Oriol Junqueras, contrario a los recortes en la corporación. Este martes un representante sindical llegó a decir que lo que está pasando en la corporación pública "es una agresión del Govern"


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba