Medios

Los obispos cierran el grifo y 13TV morirá si no obtiene una licencia propia de TDT en 2015

La cadena de televisión de la Conferencia Episcopal genera pérdidas millonarias y los obispos han supeditado su supervivencia a la obtención de una licencia en propiedad para emitir en abierto. Actualmente, se la alquilan a Unidad Editorial por una cantidad anual de entre 1,5 y 2 millones.

Esta es la sede de la cadena de televisión controlada por la Conferencia Episcopal.
Esta es la sede de la cadena de televisión controlada por la Conferencia Episcopal. ARCHIVO

La Conferencia Episcopal cerrará su televisión en abierto, 13TV, si el Gobierno no le adjudica un permiso de emisión propio antes del final de 2015. Los obispos están muy preocupados con las pérdidas millonarias que genera este canal y les inquieta la total ausencia de signos de crecimiento en su audiencia y sus números, por lo que han condicionado su supervivencia a la obtención de una de las cinco licencias que próximamente sacará a concurso el Ministerio de Industria.

Los obispos pagan a Unidad Editorial una cantidad anual de entre 1,5 y 2 millones de euros –según fuentes del sector- por el alquiler de una de las licencias de TDT que posee a través de Veo TV. Consideran que este hecho les sitúa en un plano de desigualdad con respecto a sus competidores y agrava unos números rojos que definen como “muy preocupantes”. “Si no nos permiten seguir, nos tendremos que retirar”, expresaba hace unos días, en público, el presidente de Cope y vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal, en lo que fue interpretado como una llamada de auxilio, ante la situación límite que vive esta cadena.

Los responsables de 13TV esperan como agua de mayo la convocatoria del concurso de licencias que, salvo sorpresa, publicará en los próximos días el Ejecutivo. Confían en que este procedimiento sea abierto y contribuya a romper el duopolio de Atresmedia y Mediaset en la TDT, el cual condiciona el desarrollo de proyectos de pequeño tamaño e impide que la televisión española cuente con una mayor pluralidad.

El Ejecutivo sacará a concurso en los próximos días cinco nuevas licencias para emitir en la TDT

Dentro de la Conferencia Episcopal son conscientes de la dificultad que entrañará conseguir uno de estos cinco permisos de emisión (cuatro en HD y uno normal), a tenor del interés demostrado, de forma más o menos implícita, por otros competidores del sector audiovisual y empresas como el Real Madrid o El Corte Inglés. Pero esperan que en el procedimiento se tengan en cuenta dos aspectos: por un lado, el peso que tiene la Iglesia católica en la sociedad española. Por otro, la cantidad de contenidos de producción propia que posee la cadena.

Un ajuste editorial para remontar la audiencia

Esta apuesta por los contenidos de factura propia es una de las causas que explican el déficit de la cadena, puesto que ha requerido una fuerte inversión en medios y en personal que, en muchos casos, no se ha recuperado, detallan desde este canal de televisión. Un claro ejemplo de este hecho es el de Alfredo Urdaci, a quien se puso al frente de los servicios informativos de 13TV hace unos meses para tratar de darles un impulso. Lejos de conseguir esta meta, la audiencia ha dado la espalda al exdirector del Telediario y el share ha disminuido varias décimas.

Fuentes oficiales del Grupo Cope han explicado a Vozpópuli que una de las medidas que han impulsado los obispos para lograr que la audiencia del canal crezca más allá del 1,8 % actual es la de equiparar su línea editorial con la de Cope. Esto explicaría el nombramiento de Sergio Peláez como nuevo consejero delegado, el cual está estrechamente vinculado a los máximos responsables de la cadena de radio de la Conferencia Episcopal. "Esta nueva apuesta incluye el dotar de un mayor protagonismo a los contenidos religiosos en los próximos meses", avanzan informantes de la casa.

Un duro golpe en Cope

Las aguas también bajan turbias en los últimos días en la Cadena Cope. Su dirección acaba de despedir de forma fulminante a una veintena de trabajadores, para lo que ha alegado razones económicas. Esta noticia ha encendido los ánimos en la plantilla, en la que no entienden la diferencia de trato existente entre el "caro" equipo de deportes de la casa y los empleados en nómina, a los que durante varios años se ha sometido a "duros recortes" de un porcentaje de su sueldo y ahora se ha penalizado con salidas forzosas.

Algunos redactores veteranos de su sede madrileña reconocen que la cadena de radio ha perdido más de 15 millones de euros durante los últimos ejercicios, pero inciden en que la propia dirección de la casa les ha transmitido que en 2015 se atisba una notable recuperación. Por eso, consideran "injustificadas" estas salidas. "Desde luego, no se entienden si se hace caso a los mensajes optimistas que ha transmitido últimamente en público Giménez Barriocanal", afirma uno de estos periodistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba