Medios

La plantilla de RTVE cede, aprueba bajarse el sueldo y evita ponerse en huelga

Los trabajadores quedan 'blindados' durante dos años y perderán un 5% de su salario. Los sindicatos UGT, USO y SI imponen sus tesis frente a Comisiones Obrebras. Vota el 64% de los empleados del ente público. De ellos, el 70,8% respalda aprobar el nuevo convenio colectivo. El 'sí' al acuerdo consigue 2.871 votos frente a 202 sufragios a favor de las protestas, 687 nulos y 175 en blanco. 

O se aprobaba el nuevo convenio colectivo o empezaban las manifestaciones. No había otras opciones. Y la plantilla de Radiotelevisión Española (RTVE) decidió este miércoles en referéndum la primera opción, que supone, en síntesis, una bajada del sueldo del 5% y, a cambio, un blindaje para que no haya despidos en dos años. Así, los sindicatos UGT, USO y SI impusieron sus tesis frente a Comisiones Obrebras. Votaron 3.935 trabajadores, el 64% del ente público. De ellos, el 70,8% respaldó aprobar el nuevo convenio colectivo. En concreto, el 'sí' a este acuerdo consiguió 2.871 votos frente a 202 sufragios a favor de iniciar movilizaciones, 687 nulos y 175 en blanco. 

Gracias a este resultado, se aprueba el II Convenio Colectivo de RTVE y se evita que la dirección de la Corporación aplique, como amenazó, el convenio de producción audiovisual, que suponía fuertes recortes para los empelados. En la práctica, con esta decisión los empleados tienen asegurado que no haya despidos durante dos años. Como contraprestación, verán reducidos sus salarios en un 5%, al igual que los trabajadores de la función pública. Eso sí, si el Gobierno decidiera volver a subir el 5% a los funcionarios, automáticamente los periodistas de RTVE recuperarían también ese porcentaje de su nivel salarial. Con estas medidas, la Corporación logra un ahorro de 28,5 millones de euros

Clave interna

La plantilla de RTVE ya votó sobre este asunto en un referéndum celebrado el pasado octubre. Entonces, los empleados rechazaron el acuerdo ahora aprobado. En clave estrictamente interna, el resultado de este miércoles supone un triunfo para el presidente de la Corporación, Leopoldo González Echenique, y para los sindicatos UGT, USO y SI, que siempre han apostado por este nuevo convenio colectivo en RTVE. El claro perdedor de este pulso es Comisiones Obreras, que se apuntó un tanto al vencer en la primera votación y que esta vez apostó por pedir a los empleados la abstención.  

En aquel primer referéndum de hace un mes los empleados debían votar si aprobaban o no el acuerdo; el resultado fue ajustadísimo, con una diferencia de solo 29 votos. En total, 2.329 trabajadores rechazaron el acuerdo frente a los 2.300 que votaron aceptarlo. Los votos en blanco fueron 198 y, por último, hubo 58 sufragios nulos. Un resultado, como puede verse, muy distinto al de este miércoles. ¿Qué ha cambiado para que los periodistas del ente público hayan aceptado ahora lo que hace un mes denostaron? ¿Y con semejante vuelco en el número de votos? Para entenderlo, es necesario repasar las largas negociaciones entre los sindicatos y la dirección. 

Año de negociación

Y es que con esta votación defintiva termina un año de incertidumbre para los 6.400 empleados de RTVE. En lo que va de 2013 la negociación entre la dirección y los sindicatos ha sido un constante toma y daca que, por momentos, especialmente en los dos últimos meses, parecía abocado al fracaso. En los dos primeros trimestres del año las conversaciones avanzaron poco a poco. Las posturas se acercaron tímidamente, pero sin llegar a un pacto definitivo. 

Durante el verano, UGT, USO y SI llegaron a un principio de acuerdo con la dirección para aprobar un borrador de nuevo convenio colectivo. Es el mismo, justo idéntico, que se ha aprobado ahora. Así, como se ha dicho, los empleados se blindarían durante dos años (sin despidos en ese tiempo) pero se tendrían que bajar el sueldo para alcanzar un ahorro de 28,5 millones de euros. Comisiones Obreras fue el único sindicato que se opuso en todo momento a este acuerdo. Y lo hizo porque consideraba que no había un claro plan de futuro para RTVE y porque incluía recortes que en CCOO veían "estructurales y no temporales".

Como se ha dicho, a finales de octubre se celebró el primer referéndum y se impuso el rechazo a la propuesta. Dicho resultado, totalmente inesperado, desató un mes trepidante. Primero, González Echenique alargó las negociaciones y después amenazó con acometer un ERE. El rechazo de los empelados también provocó importantes desavenencias entre los propios sindicatos. Desavenencias que han aflorado estos días, como desveló Vozpópuli. La prórroga del diálogo entre las dos partes de la negociación terminaba el próximo 30 de noviembre. La dirección amenazó habló de aplicar el citado convenio de producción audiovisual. Y los sindicatos amagaron con iniciar movilizaciones. Estas posiciones enrocadas generaron una situación casi insostenible en el seno de RTVE. Ante este peligroso bloqueo, se decidió volver a votar. Y este miércoles se acabó una incertidumbre que parecía interminable.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba