Medios

RTVE se tambalea: su elevado ritmo de endeudamiento le condena a una nueva reducción de capital

La televisión pública ha perdido más de 100 millones de euros al año desde 2012. Todas las previsiones apuntan a que en 2015 cerrará con un dato similar, lo que le abocará a una nueva reducción de capital social. Su valor disminuye a la par que su peso específico en la sociedad española.

Una reducción de capital social agravaría la crisis de RTVE
Una reducción de capital social agravaría la crisis de RTVE EFE

Los problemas de Radiotelevisión Española son tan profundos que habría que adentrarse muchos metros en el subsuelo para alcanzar su raíz. Ninguno de los gestores que han gobernado la corporación durante los últimos años ha sido capaz de abordarlos de una forma eficiente, ni mucho menos de resolverlos. Uno de los aspectos más preocupantes de la corporación es su déficit, que durante los tres últimos ejercicios ha sido de más de 100 millones de euros y que, en 2015, será muy similar, salvo milagro contable o rescate del Gobierno. El problema que se presenta este año es que, si los números rojos son superiores a los 60 millones de euros, la corporación entrará en causa de reducción de capital. Y eso traerá serias consecuencias para la empresa.

La legislación española obliga a Televisión Española a reconocer esta pérdida de peso en caso de que su patrimonio neto sea inferior a las dos terceras partes del valor de su capital social.

La parte del IVA que Montoro perdonará a RTVE no servirá para compensar su elevado déficit

Al cierre de 2014, el "valor" de la empresa era de 1.122 millones de euros, mientras que su patrimonio, de 811 millones, lo que le sitúa al borde del abismo, puesto que si esta segunda variable descendiera más allá de 60 millones de euros, entraría en causa de reducción de capital social. A partir de ahí, tendría un año de plazo para sortear este problema, antes de oficializar dicha rebaja.

¿Qué ocurre en el caso concreto de RTVE? Que resultaría muy complicado revertir esta situación, dado que apenas si tiene margen de maniobra para mejorar su posición patrimonial. "La vía más factible sería recibir una inyección económica del Gobierno, pero Hacienda ya demostró hace poco que no está por la labor, cuando rechazó la solitud de nuestro presidente (José Antonio Sánchez) de un préstamo de auxilio de 130 millones de euros", exponen fuentes cercanas a la Dirección de la corporación.

La maniobra del descuento del IVA

El otro camino que podría tomar RTVE para evitar que su déficit llegue a las tres cifras al final de 2015 pasaría porque Cristóbal Montoro perdonase a la televisión pública el IVA que soportará en los próximos meses. Hacienda ha hecho pública su intención de condonar el pago de una parte de este impuesto, tal y como informó este periódico.

El problema es que la ley que permite esta concesión sólo da margen a RTVE para librarse de pagar el IVA de sus actividades comerciales -según fuentes de Hacienda consultadas por Vozpópuli-, por lo que, con este recurso, sólo se ahorraría entre 15 y 20 millones de euros al año, tal y como precisan informantes del Consejo de Administración de la casa. A menos, claro, que José Antonio Sánchez y el hombre fuerte de Hacienda en la corporación, Enrique Alejo, alcancen un acuerdo con Montoro para que exima de este impuesto a otras operaciones.

Dramática pérdida de valor de la corporación

La espiral descendente en la que está atrapada RTVE desde hace unos años obligó hace unos meses a su anterior presidente, Leopoldo González-Echenique, a acometer una reducción de capital social de casi 390 millones de euros. En el caso de que la situación actual no cambie de forma radical, el Gobierno se verá obligado a rebajar de nuevo el valor de la empresa. Y tiene pinta de que todo seguirá igual, puesto que, entre otras cosas, el presupuesto de Televisión Española es exactamente igual que en 2014, cuando perdió 135 millones de euros.

RTVE cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 135 millones de euros

Por otra parte, las televisiones privadas y empresas de telecomunicaciones aportarán -como están obligadas por ley- una cantidad inferior a la que ha previsto el equipo de Sánchez. Y su partida de personal tampoco tiene pinta de descender muy por debajo de los 370 millones de euros que recoge actualmente, puesto que, para que eso ocurrirera, los administradores de la casa tendrían que auspiciar algún recorte a la plantilla que no están dispuestos a hacer en este 2015 multielectoral, aseveran los mismos informantes.

Las consecuencias de la disminución del patrimonio social de la corporación serían "más graves de lo que a priori puede parecer", puesto que le convertirían en "menos solvente y fiable" y le situarían en una peor posición en procesos como el de compra de producciones a terceros o derechos deportivos. "Sería una situación muy grave y nos movemos hacia ella a pasos agigantados. Es la pura decadencia de la televisión pública española", concluyen las mismas fuentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba