Medios

Pedro Sánchez vende la lucha contra los corruptos, pero el Supremo ya apunta a Chaves y Griñán

El PSOE firma un acuerdo con Transparencia Internacional para rendir cuentas ante los ciudadanos y luchar contra la corrupción. Horas después, el Alto Tribunal anuncia que investiga a los antiguos mandamases del partido en Andalucía. Varios escándalos sacuden a la formación en esa comunidad...  

Un mal día para hacerse esa foto. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, vendió este jueves su lucha contra los corruptos. Y lo hizo merced a la firma de un acuerdo con la organización Transparencia Internacional mediante el cual la formación se compromete a rendir más cuentas a los ciudadanos y a trabajar en propuestas que generen una mayor higiene democrática. Esta rúbrica del pacto se produjo justo unas horas antes de que el Tribunal Supremo anunciase que sigue investigando a los socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán, entre otros dirigentes, por el fraude de los ERE ilegales en Andalucía. Una comunidad donde son varios los escándalos de corrupción que afectan directamente o salpican colateralmente al PSOE.  

Al punto de la mañana, Sánchez, ufano, estrechaba las manos de Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional en España, y decía que su partido va a ser "el más transparente de España". También estaba en el acto el secretario de organización del PSOE, César Luena. El secretario general no sabía que al filo de las tres de la tarde se iba a conocer que el Alto Tribunal ha dado luz verde a abrir una causa contra dirigentes históricos del socialismo andaluz como que ahora ocupan cargos a nivel nacional. Se trata de los diputados Manuel Chaves, Gaspar Zarrías y José Antonio Viera y los senadores José Antonio Griñán y Mar Moreno

Los jueces quieren investigar si estos políticos tienen relación con un sistema que permitía disponer de importantes cantidades de dinero, unos 855 millones de euros, para hacer pagos camuflados como subvenciones pero sin ajustarse a los controles y los criterios de estas

Cinco jueces del Supremo consideran que se debe continuar investigando la posible implicación de estos miembros del PSOE aforados en la célebre trama de los ERE falsos de Andalucía. En el auto, de 18 páginas, los magistrados aprecian indicios de que, como indica la juez Mercedes Alaya en la exposición razonada que envió al Supremo el pasado agosto, la Junta de Andalucía creó, a través de la consejería de Empleo, un sistema que permitía disponer de importantes cantidades de dinero, unos 855 millones de euros, para hacer pagos camuflados como subvenciones pero sin ajustarse a los controles y los criterios de estas. Sistema que funcionó entre 2000 y 2012, cuando los ahora aforados ocupaban cargos de responsabilidad.

Los delitos que pudieran haber cometido tanto Chaves, Griñán y compañía como otros imputados en la causa serían prevaricación y malversación de fondos públicos. Los jueces del Supremo consideran que deben continuar con las pesquisas teniendo en cuenta tanto "los cargos que desempeñaban" los hoy diputados y senadores como "su intervención en las decisiones de creación o de mantenimiento del sistema que facilitaba esa forma de proceder". El magistrado José Alberto Barreiro será el instructor de la causa. No puede olvidarse que Chaves presidió la Junta andaluza desde 1990 a 2009 y José Antonio Griñán le sustituyó y se mantuvo en el cargo hasta agosto de 2013. Año en que dimitió para acabar con la "erosión" que el caso de los ERE falsos estaba causando a la Junta.

Reacciones ante la decisión...

La decisión del Supremo supone un torpedo directo a los grandes líderes del PSOE andaluz, y, por ende, a la línea de flotación del partido a nivel nacional. Por ello, las reacciones no se hicieron esperar en el seno de la formación. Primero el propio Sánchez apeló al "total y absoluto respeto al funcionamiento de la Justicia", sostuvo que el PSOE actuará con la "máxima contundencia" ante todo caso de corrupción, anque quiso recordar que Chaves y Griñán todavía no están imputados y pidió respeto a la presunción de inocencia. La heredera de ambos y presidenta de la Junta, Susana Díaz, volvió a hablar de su confianza en la "honestidad y honradez" de ambos, pero reiteró, eso sí, que si se imputa algún delito a un aforado, "será la primera en pedirles que abandonen el escaño"

... y los compromisos del PSOE

Como se ha dicho ya, estas palabras de Sánches y Díaz, ambos muy comprometidos contra la corrupción según no paran de repetir, llegaron en un día convulso para el PSOE y solo unas horas después de la rúbrica de un pacto del secretario general con la organización Transparencia Internacional. En dicho acuerdo, el PSOE adquiere una serie de compromisos encaminados a mejorar su funcionamiento interno y a generar propuestas de regeneración democrática. En concreto, la formación se compromete a publicar en internet sus cuentas, sus informes de fiscalización, su presupuesto y los datos de las organizaciones asociadas al partido.

El PSOE no incluirá en sus listas electorales a procesados por corrupción y a imputados "con declaración judicial de existencia de indicios suficientemente sólidos de actividades delictivas"

El partido que dirige Sánchez también asegura que no incluirá en sus listas electorales a procesados por corrupción y a imputados "con declaración judicial de existencia de indicios suficientemente sólidos de actividades delictivas". Asimismo, detallará los gastos electorales, entre otras cosas. En cuanto a las propuestas, el PSOE rubrica junto a Transparencia Internacional que presentará en el Congreso un largo listado de medidas para mejorar la lucha contra la corrupción. Todas ellas quedaron este jueves en un segundo plano, claro está, por lo sucedido con los históricos del socialismo andaluz. 

Lo cierto es que estos compromisos de transparencia del PSOE pronto pueden afectar a la carrera política de unos cuantos de sus miembros en Andalucía. Y es que, además de la posible implicación de Chaves y Griñán en los ERE fraudulentos, existen en este momento otros escándalos destapados en tierras andaluzas que afectan directamente o salpican colateralmente a militantes de la formación que lidera Pedro Sánchez. Ahí están, entre otros, la propia causa de los ERE, en la que hay imputados más de 200 individuos, muchos de ellos afines al PSOE; el célebre caso Mercasevilla; la investigación de los cursos de formación de UGT; o el caso Invercaria, por el que precisamente este jueves declaró el sobrino de Felipe González. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba