Medios

Unidad Editorial niega censura a Pedro J. y le acusa de "grave y reiterada" falta de lealtad

El conflicto entre Pedro J. y el diario que fundó parece no llegar a su fin. Ante la ofensiva judicial del periodista riojano, los dueños de la cabecera le responden diciendo que no pretendían "limitar en absoluto" su libertad de expresión y que el contrato se rompió por no cumplir sus "deberes de lealtad y confidencialidad".

El fundador de 'El Mundo', Pedro J. Ramírez
El fundador de 'El Mundo', Pedro J. Ramírez Archivo

Unidad Editorial ha enviado una nota informativa que alimenta aún más el conflicto abierto entre el exdirector y fundador del periódico El Mundo, Pedro J. Ramírez, y la empresa editora. El comunicado, enviado un día después de que el periodista riojano anunciara una ofensiva judicial tras la negativa de Unidad Editorial a publicar sus cartas dominicales, explica que las Cartas de un arponero ingenuo no estaban vinculadas a su contrato laboral, sino que eran colaboraciones remuneradas de forma independiente.

La nota también aclara que el grupo editor del rotativo "no pretende limitar en absoluto la libertad de expresión de Pedro J. Ramírez, sino aplicar su contrato laboral y los acuerdos que él firmó libremente", que se rompieron porque el periodista incumplió de forma "reiterada e insubsanable [...] los deberes de lealtad y confidencialidad asumidos en el acuerdo suscrito".

Por su interés informativo, reproducimos íntegramente el comunicado:

1.- La relación laboral que unía a Pedro J. Ramírez con Unidad Editorial fue extinguida con efectos del día 31 de enero de 2014 de mutuo acuerdo.

2.- Ante los graves, reiterados e insubsanables incumplimientos por parte de Pedro J. Ramírez de los deberes de lealtad y confidencialidad asumidos en el acuerdo suscrito, Unidad Editorial comunicó formalmente a Pedro J. Ramírez el 7 de noviembre de 2014 la finalización de su colaboración semanal con El Mundo, antes de que éste enviase su última “carta” a la dirección del diario. No tiene fundamento, por tanto, relacionar esta decisión con ningún tipo de censura. Fue la terminación de la relación de colaboración, comunicada en tiempo y forma, y no el contenido de la carta de Pedro J. Ramírez, lo que explica su no publicación.

3.- Unidad Editorial no pretende limitar en absoluto la libertad de expresión de Pedro J. Ramírez, sino aplicar su contrato laboral y los acuerdos que él firmó libremente y que regulan los términos de su relación con la empresa editora de El Mundo tras su salida de dirección. En estos contratos, Pedro J. Ramírez asumió una obligación de no competencia con Unidad Editorial, por la que fue debidamente remunerado durante la vigencia de su contrato laboral. El cumplimiento de esta obligación de no competencia no supone ninguna limitación a su libertad de expresión sino, simplemente, cumplir los contratos, que son ley entre las partes. Pedro J. Ramírez podrá expresar libremente sus opiniones en las formas y maneras que tenga por oportuno, siempre que no supongan competir con su antiguo empleador.

4.- La obligación de no competencia libremente asumida por Pedro J. Ramírez con Unidad Editorial en su contrato laboral no está en absoluto vinculada a las colaboraciones en su artículo semanal en El Mundo bajo el título “Cartas de un arponero ingenuo” y la revista La Aventura de la Historia. Estas colaboraciones eran remuneradas de forma independiente.

5.- Por último, Unidad Editorial manifiesta su malestar por una polémica que nunca ha pretendido alimentar con Pedro J. Ramírez, fundador y uno de los principales artífices de los grandes éxitos de El Mundo a lo largo de los más de 24 años que permaneció al frente de la dirección del periódico.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba