Medios

'El Mundo' editorializa contra Pedro J. mientras Abadillo se niega a reunirse con él

Nuevo capítulo en la guerra abierta entre el exdirector de 'El Mundo' y su sucesor. El periódico acusa a Pedro J. de mentir y de dañar "a toda la redacción", y éste denuncia una campaña para presentarlo como "enemigo" de la cabecera y "destruir los lazos contractuales y emocionales" que aún le unen con el medio. El fundador revela que, "pese a la insistencia de altas instancias de Unidad Editorial", Casimiro no quiere verle...

El Mundo contraataca y Pedro J. responde. En un duro editorial publicado este lunes, el periódico carga contra el que fuera su director durante un cuarto de siglo, a propósito de la carta publicada por éste el domingo. "Es muy difícil saber cuándo algunos dicen la verdad", acusa el autor, sorprendido por las críticas de Pedro J. al actual director, Casimiro García-Abadillo, al que elogió en la reciente celebración de los 25 años del diario. Tras calificar a Pedro J. de "uno de los grandes directores de periódico que ha habido en España", el editorial niega que El Mundo proteja "a nadie por su relación con el director. Afirmar eso es una falsedad que daña no ya a García-Abadillo, sino a toda la redacción". Pedro J., dice el texto, "puede hacer lo que le venga en gana, salvo, como es natural, pretender dirigir el diario desde otro despacho que no sea el del director".

El editorial desmiente que "la clave de su salida" fuese "política". "El cese se produjo fruto de un acuerdo amistoso con Unidad Editorial, que supuso para él una sustanciosa indemnización y su continuidad en la empresa con otras funciones". Y concluye manifestando que "lo que vale la pena es mantener vivo el espíritu de esta maravillosa pecera, no tratar de romperla porque ha dejado de ser el reino de un solo pez".

"Se trataría de presentarme nada menos que como enemigo del periódico que alumbré hace un cuarto de siglo", denuncia Pedro J.

Pedro J. no ha tardado en responder, a través de un mensaje en su Facebook. El exdirector cree que el editorial "convierte un toma y daca entre dos periodistas en un ataque expreso del periódico contra su fundador y director durante 24 años y medio". "Quién te ha visto y quién te ve", reflexiona, denunciando que se intenta "destruir los lazos contractuales y sobre todo emocionales que todavía" le unen al periódico. Tras citar varios episodios que, en su opinión, apuntan en esa dirección, Pedro J. revela "la reiterada negativa" del actual director a reunirse con él, "pese a la insistencia de altas instancias de Unidad Editorial".

"¿Si alguien es zaherido en su propia casa, cómo no va a poder defenderse?", se justifica Pedro J., en relación al contenido de su carta dominical. "Lo extraordinario y gravemente dañino para El Mundo hubiera sido que tras dar rienda suelta a una de las partes se hubiera amordazado a la otra". El exdirector va desmintiendo las acusaciones plasmadas en el editorial, como que estime "escasos” los “valores profesionales” de su sucesor, o que le achaque “relaciones incestuosas con miembros del Gobierno”. Y llega a la siguiente conclusión: "Se trataría de presentarme nada menos que como enemigo del periódico que alumbré hace un cuarto de siglo".

"Mientes, editorialista"

Pedro J. insiste en negar que su salida del periódico fuese "política”. "Mientes, editorialista, y tú lo sabes", afirma, acusándolo de apartarse "indecentemente de la verdad". Y se pregunta: "¿Cómo se puede dañar tanto la credibilidad de un medio desde sus propias páginas? ¿Habrá un solo lector que se crea eso?". Pedro J. alude entonces a las palabras del propio Casimiro al día siguiente de tomar posesión, cuando dijo que la medida respondía a la publicación de "informaciones muy comprometidas que han afectado a instituciones, partidos políticos, sindicatos, etc.". 

Niega también que su salida fuese "fruto de un acuerdo amistoso". "Fui destituido unilateralmente contra mi expresa voluntad", asegura Pedro J., que indica que la "sustanciosa indemnización" recibida, como recoge el editorial, no fue fruto de ese acuerdo sino "lo establecido a lo largo de un cuarto de siglo" en sus contratos. Concluye asegurando que si "volviera a tener algo que ver" con la gestión del periódico, "pese a todo lo sucedido, el propio Casimiro seguiría teniendo, por sus méritos profesionales, un puesto de honor en ella. "Hasta la persona que me tenga menos simpatía dentro de la redacción sabe que en mi pecera cabían todos". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba