Medios

Carlos Herrera: el largo verano de un ‘bon vivant’ que aguarda su reto profesional más difícil

El locutor abandonó Onda Cero en marzo, y desde entonces se ha dedicado a cultivar sus grandes aficiones. Mientras tanto, en COPE se preparan para su desembarco, el próximo agosto, cuando asumirá el reto más difícil de su carrera: el de levantar una audiencia hundida.

Carlos Herrera
Carlos Herrera Twitter

Carlos Herrera disfruta estos días de unas vacaciones de maestro de escuela. Por largas, claro. El locutor radiofónico se despidió de los oyentes de Onda Cero el pasado 27 de marzo y, desde entonces, se ha dedicado a tiempo completo a viajar, comer y disfrutar de fiestas populares varias. Su fichaje por COPE se confirmará en los próximos días, aunque su incorporación no se producirá hasta agosto, por lo que aún tendrá unas semanas para exprimir la vida de jubilado que asegura llevar desde hace un tiempo. Su nuevo proyecto lo observa ya por el retrovisor y se presenta como el más difícil de su carrera, pues le exigirá rescatar de los infiernos las mañanas de la radio de la Conferencia Episcopal, que durante los últimos años no han levantado cabeza.

Desde que firmó su último programa, el locutor andaluz ha peregrinado por el Rocío y el Camino de Santiago, ha recorrido la bulliciosa Manhattan y la apacible Long Island, ha visto desfilar los cristos y las vírgenes de la Semana Santa sevillana, ha hecho una larga parada en la Feria de Abril, ha asistido a las corridas de toros de San Isidro y ha comido y bebido en restaurantes y tabernas de media España, como atestigua su cuenta de Twitter.

Sobre su contrato con la Cadena COPE, ya cerrado, no ha pronunciado ni una sola palabra. Es más, ha jugado al despiste y ha llegado a asegurar en público que no se había comprometido con ninguna empresa, cuando realmente ambas partes apalabraron su llegada hace muchos meses. En la radio de los Obispos hace un tiempo que reconocieron a los trabajadores que su incorporación estaba al caer, y sus responsables ya han dado pasos importantes para recibirle con los honores que reclaman los divos de las ondas.

Los detalles sobre el nuevo programa de Carlos Herrera

El estreno tras los micrófonos de COPE tendrá lugar en septiembre. Su nueva rutina no será muy diferente a la que llevaba en Onda Cero, pues iniciará cada mañana el programa desde su casa, en Sevilla, donde posee un estudio en el que los trabajadores de su nueva empresa han realizado algunas "modificaciones técnicas" en las últimas semanas para adaptar la infraestructura a las necesidades de su nuevo programa, han explicado a Vozpópuli fuentes de la radio.

En las últimas semanas, Herrera ha estado en Manhattan, en el Rocío, en la Feria de Abril o en la de San Isidro

Una vez termine la primera parte de su espacio radiofónico, se desplazará a la emisora, muy cercana a su casa. Allí, tendrá preparado un estudio que ha pedido que sea más pequeño que el que actualmente utiliza la veintena de profesionales de COPE Sevilla y, a poder ser, que disponga de luz natural, según detallan los mismos informantes. Su núcleo duro será pequeño y estará conformado por el periodista Pepe Naranjo y por su productora de máxima confianza, María Luisa Núñez. Sobre su equipo de colaboradores no ha trascendido ningún detalle, aunque se espera que incluya algunos contertulios de su anterior etapa y otros de los que esta temporada han participado en La mañana de Ángel Expósito y Javier Nieves.

Su programa mantendrá la misma estructura. Es decir, no se someterá a los dictados de Radio Intelligence, ese sistema de hacer radio, patentado por una empresa sueca, que tan incómodo ha resultado para varios profesionales de la cadena, que tuvieron que adaptar sus contenidos y su forma de hacer radio a sus exigencias. Durante la negociación, ambas partes coincidieron en que la mejor opción es que Herrera tenga plena libertad para dotar a su espacio radiofónico de su particular estilo.

¿Cuál es su capacidad de arrastrar oyentes?

La gran pregunta que plantea el fichaje de Herrera por COPE es cuál será su capacidad de reclutar oyentes de entre las filas de Onda Cero. Tanto en su radio de partida como en la de destino tienen claro que el estilo personal e intransferible del locutor le hace contar con una considerable legión de incondicionales que le acompañará allá donde vaya. Ahora bien, existen más dudas sobre si ese grupo de seguidores es lo suficientemente grande como para permitir a la cadena de la Conferencia Episcopal luchar por la segunda plaza de la radio española a corto plazo.

No hay que olvidar que el equipo de Tiempo de juego no ha sido capaz de arrebatar a la SER el liderato en deportes, a pesar de que el programa de Paco González era el más escuchado, con diferencia, antes de salir de la cadena del Grupo Prisa. El caso de Herrera genera más dudas en el sector, puesto que el formato de su espacio no ha evolucionado en los últimos años y eso, lejos de ayudarle a ganar audiencia, puede hacerle caer pronto en una "espiral de desgaste", avanza un analista del sector.

De estas cuestiones tendrá que empezar a preocuparse pronto Carlos Herrera, cuando su nuevo proyecto vea la luz y vuelva a someterse al juicio de la audiencia. Cuando vuelva a madrugar para, desde su casa, comenzar un programa que en Onda Cero sintonizaban cada día dos millones de personas. De momento, le aguarda un largo periodo de asueto en el que podrá disfrutar de los placeres y las pompas que tan del agrado son de este bon vivant, los cuales, según muestra en Twitter, se basan en comer, beber, viajar y vivir.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba