Los principales medios galos abren con las repercusiones de la publicación

Francia, dividida entre la defensa a la libertad y el miedo al islamismo

Las principales cabeceras galas abren sus ediciones de este jueves con las especiales medidas de seguridad tomadas por el Elíseo para evitar acciones provocadas por la ira islamista que se ha desatado. La publicación satírica vendió todos sus ejemplares el miércoles y podría ser reeditada este viernes. 

El director de la publicación, Stéphane Charbonnier
El director de la publicación, Stéphane Charbonnier EFE

Después de la ola de tensión desatada en los países musulmanes por el polémico film estadounidense donde se ridiculiza la figura de Mahoma, ahora es el semanario satírico 'Charlie Hebdo' quien echa más leña al fuego. En su edición de ésta semana la publicación que dirige Stéphane Charbonnier ('Charb') muestra de nuevo imágenes del profeta en clave de humor, algo que ha vuelto a irritar a los islamistas.

Apelando a su libertad de expresión, Charb defiende que parece que sólo es una provocación si se menciona al profeta, algo que ha suscitado defensores y detractores. De hecho, la opinión pública francesa se encuentra dividida ante los nuevos dibujos publicados. 

Los principales medios franceses abrían sus ediciones de este jueves con la polémica de las caricaturas, explicando además que el país ha puesto en marcha un importante despliegue de seguridad y vigilancia para evitar represalias de los islamistas enfurecidos. El país galo ha decidido cerrar embajadas y colegios franceses en una veintena de países islámicos. La propia sede del semanario y su director viven bajo la vigilancia de guardaespaldas y de la policía, como recuerda 'Le Parisien'. 

También 'Le Monde' dedica su primera información a las quejas de organizaciones islámicas en Francia contra las caricaturas de Mahoma. En concreto, la Asociación de Sirios por la Libertad, quienes defienden que la libertad de expresión tiene ciertos límites. La publicación vendió los 75.000 ejemplares que tienen de tirada habitual, y una nueva edición estará disponible en los quioscos este viernes, según explica Charb. 

Por su parte 'Le Figaro' abría su edición digital haciéndose también eco de las quejas presentadas por asociaciones islamistas como la siria, y explicando que el site de 'Charlie Hebdo' había sido pirateado, mientras que la redacción permanece bajo vigilancia policial. El diario galo recoge además la división y las desviaciones que en internet se han hecho de las caricaturas, comentando que son muchos los internautas que han apelado a la responsabilidad del semanario en caso de que se produzcan incidentes. La propia página de Facebook de la revista recibió el miércoles más de 8.000 comentarios hasta mediodía, hora en que la web del mismo estaba inaccesible, víctima del ataque informático. 

Mientras el mundo musulmán se sigue revolviendo por el film norteamericano y empiezan a digerir lo que consideran un nuevo ataque, los responsables de la sátira del profeta parecen mantenerse en la que es su defensa: una libertad de expresión que enarbolan por encima del respeto a cualquier tipo de culto. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba