Medios

La dirección de RTVE insiste en recortar y los empleados ya estudian movilizaciones

La reunión entre los directivos y los sindicatos termina sin acuerdo. La Corporación asegura que prepara las nóminas de diciembre sujetas al nuevo convenio. Los representantes de los trabajadores convocan asambleas para este jueves. Y quedan solo quince días de plazo...

Posiciones enrocadas y negociación enquistada. La dirección de Radiotelevisión Española (RTVE) y los sindicatos se reunieron este lunes para intentar desbloquear el espinoso asunto de la aprobación de un convenio colectivo para los empleados del ente público. Y todo sigue como antes del encuentro. De hecho, fuentes presentes en el cónclave explican que los representantes de la Corporación comunicaron a los empleados que continúan adelante sus planes de aplicar el convenio de producción audiovisual de forma unilateral. Ante esta actitud, algunos de los representantes de los trabajadores (UGT, CCOO, USO y SI) aseguran a este diario que ya piensan en llevar a cabo movilizaciones contra el presidente del ente, Leopoldo González Echenique, y el resto de directivos. 

Enrique Alejo, director general corporativo, número dos del ente, comunicó a los sindicalistas que ya se están preparando las nóminas de diciembre sobre la base del convenio de producción audiovisual. Y también les hizo saber a sus interlocutores que en breve se informará a todos los trabajadores sobre cómo van a ser sus nuevas condiciones, que suponen una rebaja sustancial de las que los 6.400 empleados del ente público han disfrutado hasta ahora. Es decir, la dirección sigue con sus planes y no piensa negociar nada nuevo antes del próximo 30 de noviembre, plazo límite para el final de las negociaciones.  

El 30% del salario

Como ya adelantó Vozpópuli, la aplicación del convenio de producción audiovisual que plantea la dirección de RTVE supondría para los empleados del ente la pérdida de aproximadamente un 30% del salario, puesto que se quedarían sin dos pagas extra (marzo y septiembre) y sin todos y cada uno de sus complementos. Entre ellos se incluyen los pluses por antigüedad, la paga de los diez años y otros beneficios que siempre han disfrutado los trabajadores de RTVE. Igualmente, los funcionarios se quedarían sin su seguro médico. 

Durante el encuentro de este lunes, que duró dos horas, los sindicatos presentaron algunas alternativas. Una de sus exigencias es que los recortes sean temporales y no estructurales. Pero la posición de la dirección fue firme, tajante, inflexible. Los directivos solo ofrecieron como única posibilidad para desbloquear este entuerto que se apruebe el preacuerdo que ya rechazaron los empleados en referéndum. Tal vez algunos de los cuatro sindicatos sí quieran aprobar ese preacuerdo, pero no todos. Los dos mayoritarios, UGT y CCOO, van a consultar a sus bases si es conveniente llevar a cabo movilizaciones en caso de que continúe esta situación. La ejecutiva de UGT se reúne este martes y CCOO convoca asambleas el jueves en todos los centros de trabajo.   

El proceso

La del lunes fue, por tanto, otra reunión sin avance alguno para resolver un conflicto laboral que los empleados de RTVE viven con preocupación desde hace meses. Empleados y directivos llevan negociando casi todo el año sobre este tema. Durante el verano, UGT, USO y SI llegaron a un principio de acuerdo con la dirección para aprobar un borrador de nuevo convenio colectivo. Todo parecía encarrilado. Los empleados se blindarían durante dos años (sin despidos en ese tiempo) pero se tendrían que bajar el sueldo para alcanzar un ahorro de 28,5 millones de euros. Comisiones Obreras era el único sindicato que no estaba por la labor de aprobar ese pacto.

A finales de octubre los empleados del ente público votaron en referéndum y se impuso el rechazo a la propuesta. Este resultado, por tan solo 29 votos y totalmente inesperado, provocó que González Echenique alargase las negociaciones en un primer momento y amenazase después con acometer un ERE. Y también causó ciertas desavenencias entre los propios sindicatos. Éstos negocian en paralelo para llegar a un acuerdo entre los cuatro y lograr, así, una postura unitaria frente a la empresa. 

La prórroga del diálogo entre unos y otros termina el próximo 30 de noviembre. Si el 1 de diciembre no hay acuerdo, la dirección puede hacer lo que desee y, de momento, parece que desea aplicar el citado convenio de producción audiovisual. Las conversaciones siguen y, por el momento, el acuerdo parece lejano.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba