Medios

Alerta roja en el Grupo Zeta: la 'operación Lara' se estanca y pone en riesgo su continuidad

La situación financiera del grupo de medios de comunicación de los Asensio es muy delicada. La entrada en 'El Periódico de Catalunya' de la familia Lara y la quita de deuda que tendría aparejada es vista como la tabla de salvación de una compañía que debe a los bancos casi 120 millones de euros. Pero la operación está congelada y han saltado las alarmas.

Sede principal del Grupo Zeta
Sede principal del Grupo Zeta EFE

El próximo 31 de marzo finalizará la tregua entre el Grupo Zeta y los bancos a los que debe casi 120 millones de euros. La pactaron después de que se conociera el interés de José Manuel Lara Bosch por comprar el 23 % de El Periódico de Catalunya y la extendieron por algo más de un trimestre, a sabiendas de las complicaciones que podrían surgir para que la operación se consumara, entre otras cosas, por la débil salud del entonces patriarca de Planeta. La peor de las situaciones posibles sobrevino con la muerte de Lara Bosch, lo que hizo que se congelaran las negociaciones. Hoy, a pocos días de que se levante el armisticio, no hay nada cerrado y los Asensio ven amenazada la continuidad de un negocio que en los últimos años ha emitido varias señales de alerta roja.

El Grupo Zeta mantiene un crédito sindicato con varias entidades bancarias (entre ellas, Banco Popular, La Caixa y BBVA) que asciende a casi 120 millones de euros y que le obliga a pagar cada año una cantidad aproximada de 8 millones de euros de deuda y 1 de intereses. Al menos, así será hasta 2018, cuando se abra una nueva negociación sobre el préstamo. La “letra” correspondiente al ejercicio 2014 no la abonó, dado que ya había entrado en vigor el alto el fuego con los bancos. Sin embargo, el 1 de abril deberá tener en caja el dinero necesario para afrontar esta obligación, algo que ven “difícil” las fuentes de la empresa, consultadas por Vozpópuli.

El 31 de marzo termina la tregua que se concedieron los bancos y el Grupo Zeta

La empresa presidida por Antonio Asensio Mosbah cayó en las fauces de la crisis del papel y su voracidad le dejó muy malherida, hasta el punto de que su salud penda hoy de un hilo. En los últimos meses, el hijo de Antonio Asensio ha tratado de venderla al conde de Godó y al Grupo Moll. Al primero, no le interesó lo más mínimo, mientras que el segundo solicitó una quita de deuda que los bancos no le concedieron, detallan estas fuentes. Eso supone que hoy no existen pretendientes para el editor de El Periódico de Catalunya, Interviu o Tiempo.

Una operación que estaba casi hecha

En esta situación, la oferta presentada por José Manuel Lara Bosch para comprar una cuarta parte de El Periódico de Catalunya fue vista como una auténtica salvación. Son muchos los que se han preguntado el porqué el empresario se planteó la entrada en este grupo poco antes de morir, con el dinero de su fortuna familiar y desatendiendo los consejos de sus consejeros más cercanos, entre ellos, su sucesor, José Creuheras.

Para algunos, el interés se debió a su deseo de poseer una parte del diario más vendido de Barcelona, su ciudad natal, en la que se crió y donde vio florecer sus negocios. Para otros, a un dardo que quiso lanzar al conde de Godó, con el que existió una rivalidad más o menos pública. Incluso se barajó la posibilidad de esta operación tuviera el objetivo de neutralizar la deriva independentista que El Periódico ha tomado en los últimos años.

Las condiciones que planteó la familia Lara Bosch son actualmente estudiadas por los bancos, que han invertido las últimas semanas en auditar las cuentas de Ediciones Primera Plana, la empresa propietaria de cabecera y responsable de aproximadamente la mitad de la deuda del Grupo Zeta. Lara Bosch planteó una quita equivalente al 50 % de la inversión que pretendía realizar en el diario, lo que supondría reducir la deuda total en varios millones de euros y aliviar las urgencias del grupo a corto plazo.

José Manuel Lara Bosch planteó una quita de deuda para entrar en 'El Periódico de Catalunya'

Ahora bien, ni mucho menos terminaría con ellas, dado que un buen porcentaje de lo que actualmente ingresa el Grupo Zeta se destina a sufragar la deuda millonaria que mantiene con Hacienda, que obliga a realizar pagos mensuales que merman el margen de maniobra de los administradores de la empresa.

El dinero de los Lara: una salvación a corto plazo

¿Cómo se encuentra actualmente la operación de venta de El Periódico de Catalunya? Fuentes del Grupo Zeta lo resumen en tres palabras: "avanzada, pero congelada". Es cierto que podría desbloquearse en cualquier momento, pero existe cierto temor de que los bancos rechacen la quita de deuda propuesta por los Lara, al igual que decidieron hace unos meses cuando Javier Moll planteó la misma medida para adquirir la empresa. No obstante, en la compañía se muestran "optimistas" sobre el rumbo de la refinanciación de sus obligaciones y esperan buenas noticias, al respecto.

Si se certificara la operación, Marta Lara entraría a formar parte del Consejo de Administración de Ediciones Primera Plana, que continuaría presidido por Antonio Asensio Mosbah. Lo haría junto con otra persona de su confianza, dado que el 23 % de las acciones que compraría da derecho a poseer dos asientos en este órgano. Para los Asensio, sin duda, esta inyección de capital supondría todo un alivio, pero aún estarían muy lejos de garantizar la viabilidad a largo plazo de una empresa cuyas cuentas se han presentado en un rojo intenso durante los últimos ejercicios y cuyas cabeceras padecen la enfermedad crónica que ha convertido en raquíticas las tiradas de la prensa escrita.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba