Medios

Abril-Martorell renuncia como CEO de Prisa tras su divorcio con Cebrián

El número dos de Prisa anuncia su salida del conglomerado mediático, como adelantó 'Vozpópuli'. Su destino es una incógnita. La compañía comunica a la CNMV que el sustituto será José Luis Sainz Díaz. En 2013 percibió 1,6 millones en el grupo editor. 

Fernando Abril-Martorell abandona Prisa tras su divorcio con Juan Luis Cebrián. El todavía número dos del conglomerado mediático ha anunciado hoy su renuncia al puesto de consejero delegado, como adelantó Vozpópuli semanas atrás. La compañía ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el sustituto será José Luis Sainz Díaz. Este esperado relevo se materializará el próximo 1 de octubre. Con el cambio, el presidente ejecutivo de la compañía refuerza aún más su control sobre el grupo de medios. 

Prisa destaca que "las direcciones financiera, de estrategia, comunicación y la secretaría general (incluyendo servicios jurídicos) reportarán directamente al presidente ejecutivo de la compañía"

El nombramiento de José Luis Sainz Díaz, actualmente responsable de las divisiones de Radio y Noticias, "se produce a iniciativa del presidente de la compañía y con el informe favorable de los Comités de Gobierno Corporativo y de Nombramientos y Retribuciones", informa la compañía. "Las direcciones financiera, de estrategia, comunicación y la secretaría general (incluyendo servicios jurídicos) reportarán directamente al presidente ejecutivo de la compañía, ocupándose el consejero delegado de la efectiva dirección de los negocios de la compañía", agrega. O sea, más poder para Cebrián. Durante las próximas semanas, Abril-Martorell Hernández y Sainz Díaz, "bajo la supervisión del presidente, definirán el plan para garantizar la sucesión ordenada en la gestión de la compañía", apostilla. 

En las explicaciones oficiales enviadas por la empresa a la CNMV aparecen loas mutuas entre Cebrián y Abril-Martorell

En varios comunicados también enviados a la CNMV, Prisa destaca que Abril-Martorell continúa en el grupo. "Abandonará las funciones ejecutivas el próximo 1 de octubre pero, a petición de Juan Luis Cebrián, permanecerá tanto en el Consejo de Administración como en el Comité Editorial del diario EL PAÍS", afirma. En dichos textos, se refleja que, para Cebrián, la contribución del número dos ha sido "determinante" para la empresa. "Todos los componentes de la empresa, accionistas, empleados y usuarios tendremos siempre con él una inmensa deuda de gratitud", agrega.

Y el propio Abril-Martorell dice que "ha sido un honor y un placer haber tenido la oportunidad de contribuir a garantizar el futuro de un grupo español, líder en su sector, bajo las órdenes de un profesional admirable de la talla de Juan Luis Cebrián, sin cuya confianza y ayuda no habría sido posible sacar adelante la compañía en la difícil situación de los últimos años". 

Intrahistoria de un adiós

Motivos y explicaciones oficiales aparte, el caso es que las relaciones entre Abril-Martorell y Cebrián se han ido deteriorando a velocidad de crucero en los últimos meses. Sin ir más lejos, ambos habrían mantenido posturas distintas en las negociaciones mantenidas con Telefónica para acordar la venta de la plataforma de pago. El hijo del que fuera vicepresidente del Gobierno con la UCD ha ido deslizando la especie de que determinados accionistas de Prisa deseaban la salida de Cebrián, sobre todo por las malas cifras económicas que arroja su gestión, accionistas que obviamente desearían su sustitución por el todavía número dos, algo del todo punto imposible, como acaba de verse, puesto que el presidente ha salido reforzado en los últimos meses en el seno del consejo de administración. 

Los portavoces del 'holding' de medios han asegurado siempre que dichos encontronazos eran "rumores", "filtraciones para hacer daño" y "mala literatura", insistiendo en que ambos tenáin una buena relación y se complementaban; ahora el divorcio es un hecho 

Mucho se ha hablado de las malas relaciones entre los dos mandamases de Prisa, en realidad uno solo, porque el otro no ha pasado nunca de ser un hombre a las órdenes de Cebrián. En varias ocasiones en los últimos meses, los portavoces del holding de medios han asegurado a Vozpópuli que dichos encontronazos entre los dos directivos eran "rumores", "filtraciones para hacer daño" y "mala literatura", insistiendo en que ambos tenían una buena relación y se complementaban en sus funciones para sacar adelante a un conglomerado mediático que debe la friolera de 3.200 millones y se ha visto obligado a vender multitud de activos en las últimas semanas para sobrevivir. Sin embargo, las fuentes ahora consultadas insisten en que no hay marcha atrás y Abril-Martorell está de salida.

El destino y su sueldo

Por el momento, el destino de Abril-Martorell no está nada claro. Pero, eso sí, tendrá difícil encontrar un sueldo tan importante como el que obtuvo en Prisa en 2013.  En cuanto a las retribuciones en metálico, recibió 667.000 euros de sueldo, 268.000 de variable y 15.000 por otros conceptos (950.000 en total). Y, según consta en la documentación oficial de Prisa, se llevó otros 671.000 euros en retribución variable en acciones. En total, la friolera de 1,6 millones de euros. Una cantidad nada despreciable pero menor, eso sí, a los 2,1 millones que cobró Cebrián, como adelantó este diario


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba