Medios

Lara deja bien atado un conglomerado empresarial con un valor de mercado próximo a los 3.000 millones de euros

“Planeta y mis otras empresas tienen la obligación de siempre estar atentas a nuevas oportunidades en el mercado”. Así solía responder José Manuel Lara a las nuevas inversiones del grupo editorial que él presidía y que demostraba que no era un editor conformista. Sino todo lo contrario: Lara era un empresario que supo construir un conglomerado en base al mundo editorial, que factura más de 1.300 millones de euros.

El empresario José Manuel Lara
El empresario José Manuel Lara Efe

“¿El legado de José Manuel Lara? Pues no será sólo el Grupo editorial Planeta, sino haber conseguido transmitir a mi próximos la inquietud por no parar y seguir creciendo siempre”, contestaba hace un año el presidente de un imperio empresarial y editorial que falleció este sábado después de pasar tres años luchando contra el cáncer. Lara deja el archiconocido Grupo Planeta, pero también una marcada personalidad en el mundo económico español: “Un empresario que no se ha conformado nunca con lo que tenía y siempre ha querido llegar más lejos”, comentaba este mediodía su amigo, el periodista Luis del Olmo después de visitar la capilla ardiente de Lara instalada en el tanatorio de Sant Gervasi en la zona más noble de Barcelona.                   

Gestiona más de cien sellos y los derechos de 15.000 autores

Las librerías de la Casa del Libro, Antena 3, La Razón, Onda Cero, la producción de películas de Torrente, la escuela de negocios EAE, o la gestión de la tienda online del Real Madrid son algunos de los hitos que conforman el conglomerado empresarial que deja José Manuel Lara. Y todo eso sin contar el Grupo Planeta, que gestiona más de un centenar de sellos editoriales y los derechos de 15.000 autores de España, Portugal y América Latina y que factura en global más de 1.300 millones de euros.

En sus encuentros con los periodistas, Lara no era muy amigo de detallar los datos económicos de su grupo editorial. De hecho, los datos debían consultarse anualmente antes de la entrega del Premio Planeta en el Registro Mercantil puesto que no se daban detalles públicos del grupo consolidado y era habitual consultar una por una las cuentas de cada sociedad que formaba el grupo editorial y el grupo multimedia.

Diversificación, la esencia de su negocio

La diversificación que ponía como ejemplo Lara se traducía en que el empresario compaginó la propiedad del Grupo editorial Planeta con otras inversiones, que canalizaba su brazo inversor familiar Inversiones Hemisferio, y que le llevó a entrar en el accionariado de Banco Sabadell, la aerolínea de bajo coste (hoy propiedad de Iberia-IAG) Vueling o el club de fútbol del Espanyol, del que era un ferviente seguidor como lo fue su padre y mentor de toda su fortuna.

La sociedad holding que constituyó Lara para dirigir todo su conglomerado empresarial –edición en papel, digital, medios de comunicación y medios audiovisuales y cine- se llama Planeta Corporación, que en 2012 casi triplicó su beneficio neto, que se situó en los 33,78 millones.

El auditor de las cuentas del grupo Planeta en 2012 apuntaba en su informe que el grupo que presidía José Manuel Lara cerró el año incurriendo en un fondo de maniobra negativo de 1.126 millones, debido fundamentalmente al vencimiento de créditos a finales de este año, lo que le obligaba a lograr la refinanciación de su deuda. En eso ha estado el grupo presidido por José Manuel Lara todo el año 2012 y lo resolvió bien en 2013.

Planeta ha logrado refinanciar 1.000 millones de euros a cinco años en una operación en la que están implicadas una quincena de entidades financieras, entre las que se encuentran CaixaBank, Santander y BBVA y el Sabadell.

Un empresario de carácter, que fumaba en su despacho

Lara era un empresario con fuerte carácter y muy exigente, con una personalidad que le llevaba a ser respetado por políticos de cualquier ideología, empresarios y directivos de cualquier ámbito

Lara era un empresario con fuerte carácter y muy exigente, con una personalidad que le llevaba a ser respetado por políticos de cualquier ideología (él era un declarado liberal español muy distante del nacionalismo catalán), empresarios y directivos de cualquier ámbito. El conglomerado editorial, que ha sido la base de su imperio empresarial, heredado de su padre le otorgaba ese respeto ganado por gran parte del mundo político empresarial a la altura de otros empresarios como Isidoro Álvarez (El Corte Inglés) o de Emilio Botín (Banco Santander), grandes amigos suyos que ambos fallecieron el año pasado.

Tanta era su personalidad que Lara fumaba –muchas veces acompañado de una Coca Cola- en su despacho en la sede de Planeta en la avenida Diagonal de Barcelona, a pesar de la ley antitabaco que impulsó el expresidente de Gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero. “No se pude fumar en ninguna sala del edificio, pero mi despacho es también mi lugar privado de trabajo, por lo que aquí puedo fumar”, decía.

Se rodeó de “los mejores”, como repetía, confiando en nombres como José Creuheras, vicepresidente, del consejero delegado, Carlos Fernández y de su hijo

Esa misma personalidad le llevó durante años a rechazar las apetitosas salidas a bolsa antes de la crisis de 2007 para Planeta o a rechazar estructurar un consejo de administración como sí tienen otras grandes corporaciones familiares. Se rodeó de “los mejores”, como repetía, confiando en nombres como José Creuheras, vicepresidente, del consejero delegado, Carlos Fernández y de su hijo José Manuel Lara García, director general y que será un peso fuerte en el reparto de poder por la sucesión de la presidencia del grupo Planeta.

Planeta Corporación es solo una parte del grupo de la familia Lara, que tiene otra pata en Inversiones Hemisferio, con la que realiza otro tipo de inversiones, como al entrada en Vueling. En conjunto, el conglomerado empresarial tuvo el año pasado una facturación de 2.859 millones, según apuntan diversas fuentes financieras a Vozpópuli.

José Manuel Lara Bosch irrumpió en 1997 en el sector audiovisual con diferentes inversiones en medios de comunicación y productoras de contenidos, como Telecinco y Quiero TV; impulsó la creación del periódico La Razón y acudió al rescate del diario nacionalista catalán Avui. Cuando Planeta y el grupo De Agostini compraron el 16 de junio de 2003 un 25,1% de Antena 3 a Telefónica, Lara Bosch fue nombrado presidente de la cadena de televisión; y una década después esta empresa absorbió La Sexta.

Poco después de integrar la veterana editorial Tusquets a su órbita, el pasado otoño entró en el accionariado de El Periódico de Catalunya con una participación de un 23%, aunque también tuvo operaciones que no resultaron tan positivas como la compra de la editorial francesa Editis.

Fuera del ámbito editorial, también ha estado vinculado a diversas empresas y asociaciones empresariales, como la compañía aérea de bajo coste Vueling

Fuera del ámbito editorial, también ha estado vinculado a diversas empresas y asociaciones empresariales, como la compañía aérea de bajo coste Vueling, los consejos de administración de Dogi, Barón de Ley, Banca Catalana, Logista, Mercapital y Telecinco.

Entre 2001 y 2003 fue presidente del Instituto dela Empresa Familiar, entidad de la que fue miembro de su junta directiva desde 1991 y vicepresidente en 1997. Asimismo era accionista mayoritario del RCD Espanyol, club del que fue vicepresidente desde 1994 hasta el 28 de abril de 1998, fecha en la que dimitió.

Liberal, amigo de Juan Carlos y rechazaba el independentismo

De talante liberal, monárquico defensor y amigo personal del rey Juan Carlos, José Manuel Lara siempre defendió la Andalucía natal de su padre y su Cataluña natal e instó a los políticos a dialogar cuando el debate soberanista se agudizó. “Yo pido a los políticos diálogo. Pero algo tengo muy claro: Nunca entenderé cómo se puede ser catalán y no español y viceversa”, decía Lara cuando se le preguntaba directamente por el camino separatista emprendido por Artur Mas y los independentistas de ERC para separar a Cataluña del resto de España.

José Manuel Lara estudió Económicas enla Universidad Centraly fue formado en el Liceo Francés de Barcelona. De hecho siempre decía que era un “francófono y afrancesado esopañol” y antes de cumplir veinte años ya estaba trabajando por las tardes en las oficinas de Planeta en la calle Fernando Agulló, 12 de Barcelona.

José Manuel Lara no ha dudado en ejercer como primer editor de España y su peso en las organizaciones gremiales ha resultado indiscutible

José Manuel Lara no ha dudado en ejercer como primer editor de España. Su peso en las organizaciones gremiales ha resultado indiscutible. En octubre del 2014, coincidiendo con el último salón Liber, recibió en Barcelona el homenaje de sus colegas.

Y siempre repetía: "El libro es lo que más amo. Le he consagrado mi vida y me he divertido muchísimo. El libro me ha dado suerte, fortuna, gracia, felicidad. Mi principal satisfacción es haber logrado que una vez al año, cada año, se hable del Premio Planeta para consagrar la lectura y la cultura en un país como España, donde los lunes es más importante hablar de fútbol, pues un lunes cada año se habla de cultura”, aseguraba.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba