Medios

Miguel Alba, nuevo subdirector de Vozpópuli

   

El periodista Miguel Alba.
El periodista Miguel Alba.

Vozpópuli Digital SA, editora de Vozpópuli.com, ha decidido nombrar a Miguel AlbaCarmona, 40 años, nuevo subdirector del diario, como culminación de un amplio proceso de reestructuración interna que en los primeros meses de este año ha afectado también a las áreas gerencial y comercial de la sociedad editora. 

Miguel Alba, hasta ahora responsable de la información bancaria y financiera de Vozpópuli, comenzó su carrera profesional en 1995 en la agencia Servimedia, habiendo pasado por el diario deportivo Marca, el mensual DT, el semanario Sie7e, y la edición española de la revista Esquire, antes de recalar, en septiembre de 2007, en la plantilla del diario Público, en cuya sección de Economía se integró para, en pleno tsunami financiero, asistir como informador al derrumbe de las cajas de ahorros y a episodios tan controvertidos como la salida a Bolsa de Bankia.

En octubre de 2011, Alba se incorporó a la plantilla de Vozpópuli coincidiendo con su lanzamiento, habiendo, pues, participado activamente en los tres años y medio de vida de este diario, una aventura que vio la luz en los momentos más duros de la crisis y que hoy se ha consolidado como un protagonista de referencia en el mundo de la información digital en España. 

Su nombramiento es el resultado de un proceso de meses de evaluación y selección, finalmente decantado en favor de la promoción interna de los profesionales de la plantilla, y nada tiene que ver con el fenomenal ‘pelotazo’ informativo por él protagonizado la semana pasada en relación al escándalo Rato. La elección ha sido obvia: Alba se ha convertido en estos años en un personaje querido dentro de la redacción y respetado fuera. Un periodista de gran prestigio tanto en el sector bancario como entre los medios de comunicación competidores. Uno de los mejores profesionales en lo que a información bancaria y financiera se refiere, lo que le convierte, pues, en un activo muy importante de VP, llamado a participar activamente en la consolidación de este diario como uno de los protagonistas del panorama informativo español.

Ebitda positivo y crecimiento acelerado

Al cierre del ejercicio de 2014, tercer año de vida del diario, la cuenta de resultados de Vozpópuli Digital SA arrojó un Ebitda ampliamente positivo, lo que sitúa al proyecto en una senda de rentabilidad imprescindible para esa consolidación. A punto de rebasar los 2,5 millones de usuarios únicos mes (sin añadidos o ayudas de webs satélites de ningún tipo), y con un público lector mayoritariamente formado (en un 76%) por titulados universitarios, Vozpópuli está instalado en una senda de crecimiento acelerado que le llevará a contar a final de año con una plantilla cercana a los 50 profesionales, 45 de los cuales serán periodistas (la última incorporación, la de Alberto Ortín, acreditado periodista procedente del económico Cinco Días).   

Para hacer posible este crecimiento, Vozpópuli Digital procedió semanas atrás a la reestructuración de su área gerencial  con el nombramiento de Manel López Torrents como nuevo director general comercial y de desarrollo de negocio. Tras pasar por distintas  redacciones y dirigir durante varios años el diario económico Negocio, López Torrents se embarcó en 2011 en la aventura de fundar Vozpópuli, lo que le convierte en uno de los pilares de este proyecto y en persona de importancia capital en su consolidación futura. Además del área comercial, de él dependerá el desarrollo de los nuevos proyectos, muchos de ellos ya en marcha, caso de nuestra división audiovisual.

Un periódico digital liberal   

Este es un proyecto claramente ideológico en el más amplio y noble sentido de la palabra. Un diario con línea editorial marcadamente liberal y de progreso, con la libertad como enseña por encima de la igualdad, empeñado en aportar su pequeño granito de arena en la mejora de la calidad de la democracia española, lo que equivale a decir comprometido con la regeneración de nuestra democracia y, por ende, partidario decidido de una España abierta, más libre, más justa y también más rica, una España capaz de acabar de una vez con la plaga de la corrupción.

La consecución de tales objetivos solo tiene una senda para quienes hacemos este diario: la del periodismo a secas. La vuelta al periodismo de calle; la búsqueda activa de noticias, el trabajo de contrastarlas adecuadamente y el valor de publicarlas en su integridad. En suma, el viejo periodismo, aquel que Horacio Verbitsky definió como la obligación de “difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, porque el resto es propaganda”. El compromiso de socializar la información, la materia prima más valiosa del mundo, y la capacidad de ser siempre críticos con el poder, lo que excluye la tentación de pretender derribar ese poder democráticamente elegido cuando quien lo representa no nos gusta, porque esa no es misión del periodismo. Lo dicho: el periodismo a secas.


Comentar | Comentarios 0

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba