Medios

Incendio en la redacción de 'El País' a raíz de las últimas decisiones de Cebrián

La Audiencia Nacional admite a trámite una demanda de la empresa contra los empleados. Los cambios en la dirección decididos por Caño irritan a parte de la plantilla. Para colmo, la salida del veterano Ignacio Cembrero genera malestar... 

Los problemas en el seno de El País siguen creciendo. En los últimos días se han encadenado varios sucesos que han generado un ambiente difícil de aguantar en la redacción sita en la calle Miguel Yuste. La marcha del histórico Ignacio Cembrero, algunos cambios en los cuadros de mando que ha introducido Antonio Caño y una decisión de la Audiencia Nacional han caído como losas entre los empleados del rotativo de Prisa. Y, una vez más, el señalado como responsable de estos problemas es el presidente ejecutivo del conglomerado mediático, Juan Luis Cebrián.  

Lo más reciente es que la Audiencia Nacional haya estimado la demanda de conflicto colectivo que la empresa Ediciones El País interpuso contra su comité de empresa. Este varapalo que ha sufrido la plantilla tiene que ver con las tres victorias judiciales que habían logrado frente a Prisa. Hasta ahora, todos los jueces daban la razón a los empleados con la misma argumentación: los despidos en los diferentes ERE de Prisa fueron procedentes, pero las indemnizaciones fueron irregulares. Y es que, según aparece en varias sentencias recientes, la empresa no respetó los acuerdos suscritos con los sindicatos en mayo y junio de 2011. Dichos acuerdos estipulaban que en caso de haber despidos, los trabajadores salientes cobrarían 45 días por año trabajado y con un límite máximo de 42 mensualidades. Prisa acometió sus despidos con indemnizaciones a razón de 20 días y 12 mensualidades.

Crecen el nerviosismo y el malestar...

Prisa quiere evitar más derrotas en los tribunales. Y para ello planteó recientemente ante la Sala de los Social de la Audiencia un conflicto colectivo por el polémco ERE en El País. En primer lugar, el grupo llevó el asunto ante el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA). Ante dicho organismo, el comité de empresa de El País quiso dejar constancia de la imposibilidad de mediación "por cuanto no existe materia de conflicto colectivo en la solicitud presentada por la empresa". Los empleados denunciaron entonces que "la empresa está intentando disfrazar como conflicto colectivo una materia que se está dilucidando tanto en el Tribunal Supremo como en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid". Ya era conocido el creciente enfrentamiento entre Cebrián y la plantilla en los dos últimos años. Ahora, la batalla judicial continúa y crecen el nerviosismo y el malestar entre los empleados. 

Pocos empleados de El País han entendido que Prisa no haya mantenido en su puesto a Ignacio Cembrero al menos hasta que se aclarase la denuncia interpuesta contra él por el Gobierno marroquí

Fuentes de El País consultadas por este diario responsabilizan a Cebrián del asunto judicial. Al igual que le culpan de las otras dos cuestiones que estos días incendian los ánimos en la redacción. La primera es la marcha del rotativo del excorresponsal en Marruecos Ignacio Cembrero. A finales de abril se supo que el periodista dejaba el periódico. Noticia que cayó como un jarro de agua fría. Llovía sobre mojado porque semanas atrás se supo, como informó Vozpópuli, que la plantilla estaba enfurecida por el sorprendente relevo de Cembrero. Pocos empleados de El País han entendido que Prisa no haya mantenido en su puesto al conocido informador al menos hasta que se aclarase la denuncia interpuesta contra él por el Gobierno marroquí. 

Por último, el cambio en la dirección del periódico ha traído una serie de cambios que no han gustado a la plantilla. Antonio Caño ha introducido unas cuantas modificaciones en las estructuras de mando del diario. Y esto ha escocido entre muchos de los afectados. Aunque algunos aplauden que el director haya apostado por renovar el staff, lo cierto es que la enorme mayoría, según cifran fuentes del rotativo, están descontentos. Aserto que quedó en evidencia recientemente con el voto contra la nueva subdirectora. Tiempos difíciles, por tanto, en el periódico generalista más leído en España. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba