Medios

Miedo en 'El Mundo': las ideas de Jiménez no cuajan y se acerca el sorpasso de 'ABC'

El periódico de Unidad Editorial ha perdido durante el último año a uno de cada cinco de sus lectores y ya sólo aventaja en 8.000 ejemplares a ‘ABC’. Algunos de los proyectos emprendidos por su director, David Jiménez, no han cuajado y en la redacción cada vez son más las dudas existentes sobre su capacidad para hacer remontar el vuelo a la cabecera.

El director de 'El Mundo', David Jiménez
El director de 'El Mundo', David Jiménez EFE

El diario El Mundo se encuentra sumido en una crisis de ventas y de identidad que ha levantado serias dudas sobre su futuro. La cabecera generalista de Unidad Editorial pierde cuota de mercado a un ritmo bastante mayor que el resto de sus competidores, lo que ha provocado que su distancia con ABC se haya reducido considerablemente y, por tanto, que peligre su segunda posición dentro de la lista de periódicos con una mayor tirada. De hecho, según los datos del último estudio del OJD, la distancia entre ambos rotativos es de sólo 8.000 ejemplares diarios, después de que El Mundo haya reducido su tirada el 20% en el último año.

La sensación en la redacción madrileña del periódico es que los cambios aplicados por David Jiménez, su director desde el pasado 25 de mayo, no han surtido efecto. Sus ventas en papel han caído estrepitosamente en los últimos meses, los proyectos digitales que se han iniciado no mejoran a los que había hasta el momento y apuestas editoriales como la revista Papel han comenzado a dar síntomas de desgaste, a pesar de que han sido puestas en marcha hace tan sólo unas semanas. De hecho, fuentes del diario aseguran que sus responsables ya han recibido un “toque” desde la planta noble de Unedisa por la preocupante caída en las cifras de esta publicación en las últimas semanas.

La difusión de 'El Mundo' era en septiembre de 102.841 ejemplares, es decir, un 20,22% menor que hace un año

Los números del periódico no dejan espacio para el optimismo. En absoluto. Su difusión ordinaria fue en septiembre de 102.841 ejemplares, es decir, un 20,22% menor que hace un año. Durante su última presentación de resultados, Unidad Editorial destacó que las visitas a Elmundo.es han subido un 16% desde 2014, pero eso no se ha traducido en un incremento de sus ingresos. De hecho, mientras en el primer semestre de 2014 fueron de 176,6 millones de euros -tras descender un 9,2% con respecto al mismo periodo de 2013-, en los seis primeros meses de 2015 fueron de 160,2. Y, desde luego, la caída de la difusión explica en buena parte este descenso.

Dudas sobre Jiménez

Cuando David Jiménez fue nombrado director del diario en la pasada primavera, el consejero delegado del grupo, Antonio Fernández Galiano, aseguró que su principal objetivo sería el de encabezar la transformación digital de El Mundo. Pero parece que hace falta algo más que un cambio en los contenidos para relanzar esta división del periódico, puesto que los ingresos que se obtienen a través de los negocios online no compensan las pérdidas que genera el papel. Pero, además, iniciativas como Orbyt, que en su día fue presentada como “la forma de leer los periódicos que servirá para todo el siglo XXI”, están cuesta abajo y sin frenos. En 2013, tenía 98.000 abonados. En 2014, cerró con 91.000, mientras que el 30 de junio tenía 81.000.

Antes del verano, los responsables del grupo trasladaron a la plantilla del periódico el mensaje de que los ingresos por publicidad habían aumentado en los últimos meses y eso había supuesto una mejora significativa de la cuenta de resultados. Les avanzaron que después del verano la redacción se reforzaría con nuevas firmas que dotarían de una mayor competitividad al diario. En esas reuniones, también les anticiparon que las rutinas de los periodistas cambiarían para adaptarse a las exigencias de la “nueva” era digital. Esto supondría concentrar los esfuerzos en la edición de internet y reforzar el turno de mañana, cuando Elmundo.es recibe su pico diario de visitas. Esas modificaciones en el día a día se han aplicado, en buena parte, pero en la redacción del diario dudan que hayan contribuido a mejorar el producto.

Laura Cioli ha sido nombrada recientemente consejera delegada de RCS, en sustitución de Pietro Scott Jovane

Es más, entre los redactores existe cierto escepticismo sobre el efecto que han tenido sobre las ediciones en papel y digital. “La web, que quisieron reforzar con la llegada de David Jiménez y Virginia Pérez Alonso (exdirectora adjunta de 20 Minutos) es un maremágnum editorial sin criterio alguno. El periódico sigue teniendo capital humano para producir información de calidad y estabilizarse dentro de lo que es posible. Pero los criterios ahora mismo son completamente erráticos y al director se le ve desbordado”, describen fuentes internas.

La incertidumbre que llega desde Italia

La falta de acierto de las medidas implementadas en el periódico de Unidad Editorial han debilitado -como es lógico- la figura del máximo responsable de Unedisa, Fernández Galiano, de cuya capacidad de hacer salir al grupo de la crisis se duda en Italia, explican otros informantes. En el país transalpino, la situación no es mejor. Las cuentas de RCS siguen arrojando abultadas pérdidas y sus responsables se han visto obligados a vender su emblemática editorial RCS Libri a su principal competidor (Mondadori, de Silvio Berlusconi) por 127,5 millones de euros. La confirmación de esta noticia estuvo acompañada por la dimisión (o cese encubierto) como consejero delegado de Pietro Scott Jovane, que ha sido sustituido en el cargo por Laura Cioli, exdirectora de Sky Italia.

En el grupo existe preocupación por el incremento de las pérdidas de sus Il Corriere della Sera y de Gazzetta dello Sport. “En Italia, se tiene la sensación de que la grave crisis que comenzó en la prensa española hace una década se ha presentado allí hace unos meses y existe mucha incertidumbre al respecto”, relata una fuente interna. De hecho, el mal rumbo adoptado por el negocio llevó a los dueños de RCS a plantear a principios del verano un recorte de 30 millones de euros en la partida de gastos para 2015, así como la supresión de casi 500 empleos.

“Los periodistas consideran que después de tres crisis debidas a la equivocada gestión de la empresa, tras años de generosos dividendos para los accionistas, es inaudito que se quiera cargar sobre los periodistas los errores estratégicos de la dirección y que lo que corresponde es hacer efectiva la ampliación de capital prevista, y sólo en parte realizada, para aligerar a deuda”, respondieron los sindicatos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba