Medios

La plantilla de la SER se amotina contra Cebrián y teme un "ERE inminente" con decenas de despidos

Los trabajadores se han cansado del “goteo de despidos” al que han asistido en los últimos meses y han anunciado movilizaciones. Sospechan que la empresa prepara decenas de nuevas salidas. El imperio de Prisa se desmorona y Juan Luis Cebrián no encuentra soluciones...

El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián EFE

El imperio mediático en el que otrora no se ponía el sol, el Grupo Prisa, se encuentra hoy iluminado por una luz crepuscular que amenaza con apagarse. Su fulgor merma poco a poco y su máximo dirigente, Juan Luis Cebrián, no parece encontrar la solución necesaria para evitar esta decadencia. El último incendio que se ha desatado en la compañía está localizado en la Cadena SER, donde sus trabajadores se han amotinado ante el “goteo de despidos” que han sufrido durante los últimos meses y ante la actitud torticera de una empresa que, intuyen, prepara un ERE que podría afectar a decenas de empleados de Prisa Radio.

La situación que atraviesa la radio líder en audiencia es muy delicada. Su plantilla ha sido castigada con significativas bajadas salariales y la supresión de algunos los complementos que percibía por convenio. Todo ello, para evitar medidas como el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 300 trabajadores con el que les amenazó Prisa hace unos meses, justificado por una "fuerte caída" de los ingresos. En ese caso, los empleados renunciaron a sus pretensiones, pero esa concesión no hizo que Prisa desistiera de soltar lastre.

Entre los últimos despedidos se encuentran veteranas como María José Agejas, Ana Borderas o Paloma Delgado

Desde el pasado diciembre, han sido alrededor de una veintena de empleados los que han recibido la carta de despido, los últimos nueve hace unas horas. Entre ellos, se encontraban históricos de la casa como María José Agejas, Ana Borderas, Paloma Delgado, Pilar Vicente, Ana Guantes y Esther Redondo. Fuentes del interior de la empresa afirman que esta decisión se debe al “elevado sueldo que percibían” y apuntan a que la intención de Cebrián es la de sustituirles por periodistas más jóvenes con un salario “raquítico”. Desde la redacción de Gran Vía 32 intuyen que detrás de estas salidas también puede haber motivos personales, pues algunos de los afectados se habían opuesto airadamente a algunas decisiones "arbitrarias" de Prisa.

Una actitud “desleal” de Prisa

Por los estudios de la SER se ha difundido en las últimas horas el mensaje de que no se producirán más despidos, el cual ha sido lanzado intencionadamente por sus responsables para calmar unos ánimos que se encontraban más encendidos que nunca, describen fuentes del comité de empresa. La mayoría de los empleados no comulga con esta teoría y expresa su convencimiento de que la dirección de la casa planea una “dura” reducción de personal.

La fórmula que ha aplicado Prisa hasta ahora es la del “goteo de despidos”. Es decir, cada pocas semanas se ha materializado la salida de varios trabajadores –la mayoría, de los mejor pagados de la delegación de Madrid- que se justificaba en motivos económicos u organizativos. Desde el comité de empresa explican que, dada la actual dimensión de la plantilla, la dirección de la SER podría fulminar a casi 30 periodistas cada trimestre sin necesidad de presentar un ERE. Sin embargo, fuentes conocedoras de la situación del grupo aseveran que la intención de la empresa sería plantearlo “próximamente”.

La SER puede fulminar a casi 30 periodistas cada trimestre sin necesidad de presentar un ERE

¿Por qué sospechan esto? Porque Prisa podría utilizar este recurso, inicialmente, como arma para imponer nuevas bajadas salariales. "Nos volverán a decir que, o nos bajamos el sueldo o presentarán un ERE", inciden. Lógicamente, en el caso de que no aceptaran, la empresa se vería en una posición inmejorable para defender la necesidad de un ERE, "que podría negociar con unas condiciones más ventajosas" para Prisa y "salirle más barato que el goteo de despidos" (los últimos se han producido con indemnizaciones de 45 días por año). Estas fuentes manifiestan que, dados los malos números que presenta la compañía, esta medida podría perjudicar a varias decenas de trabajadores. "Unos 150", estiman.

Anunciadas nuevas movilizaciones

Hace unas horas, los empleados de la SER decidieron en una asamblea concentrarse a partir de ahora dos veces al día (a las 12.05 y a las 18.05) frente a la sede de la empresa en Madrid, en protesta por los últimos despidos, así como reclamar el reingreso en la empresa de los afectados. También anunciaron que el próximo viernes cortarán la Gran Vía madrileña para hacer visible que su situación laboral pende de un hilo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba