Medios

El dossier que forzó la salida de Buruaga: la COPE quiso limitar la política para no incomodar al PP

Las presiones para evitar la política y no incomodar al Gobierno en una temporada que encara una crisis interna, la cuestión catalana y las elecciones municipales y autonómicas han sido el detonante de la marcha de Buruaga de la Cope. “En total, sólo 10 minutos de política a lo largo de toda la hora y equilibrada con otros temas”, imponía la cadena.

El periodista Ernesto Sáenz de Buruaga, en los estudios de la Cadena Cope
El periodista Ernesto Sáenz de Buruaga, en los estudios de la Cadena Cope EFE

Un dossier de 22 páginas que apostaba por huir de la política para no incomodar al Gobierno ha sido el catalizador de la salida de Ernesto Sáenz de Buruaga, el presentador de La Mañana de la Cope, de la cadena de la Conferencia Episcopal. En ese dossier, se pretendía imponer al presentador una tertulia sin debate en la que los contertulios “apoyaran con su punto de vista” al conductor o "temas sociales" que huyeran de contenidos políticos de cara a una temporada en la que deben resolverse una próxima crisis de Gobierno, la situación en Cataluña o las próximas elecciones municipales y autonómicas. El ya expresentador de la Cope se rebeló ante esas presiones, según revelan fuentes de la emisora.  

El dossier al que ha tenido acceso Vozpópuli defendía limitar a "10 minutos como máximo" por cada hora de programación los contenidos de actualidad política y mencionaba explícitamente el rechazo que supuestamente causaba en la audiencia la tensión con Cataluña. “En total, sólo 10 minutos de política a lo largo de toda la hora y equilibrada con otros temas”, decían las instrucciones redactadas por la consultora sueca Radio Intelligence para el conductor del programa. Igualmente, pretendía recortar a 19 minutos el espacio de opinión que debería comenzar a las 8:35 de la mañana y terminar a las 8:54 y en la que se acotaba literalmente: “en la tertulia sólo se dedicarán 5 minutos a los asuntos de los partidos políticos”. 

(Haga click sobre la imagen para verla a pantalla completa)

Ese informe de 22 páginas en el que se diseñaba el formato de La Mañana de la COPE exigía también a Sáenz de Buruaga que explicara “historias personales cada media hora” y limitaba también el perfil de los tertulianos y el de los invitados con los que podía contar el programa: “sólo un día de la semana podrá ser un político”.

La cadena exigía al presentador un “estilo entretenido” y dibujaba como ejemplo el estudio de dos minutos de emisión de los que se deducía que la audiencia consultada supuestamente subía cuando Buruaga contaba la “historia de un niño” y bajaba cuando daba paso a la política. 

Buruaga se ha resistido a ese formato durante la pasada temporada pero las presiones para evitar tensiones políticas han forzado que el comunicador abandonara la emisora incluso un año antes de que venciera su contrato en 2015. Sáenz de Buruaga se incorporó a la Cope en 2010 para dirigir el espacio matinal que contaba entonces con 734.000 oyentes. A su salida, Estudio General de Medios (EGM) otorgaba a la cadena una subida del 43,6% de audiencia y el presentador ha dejado un registro de 1.054.000 oyentes.

"El pasado 7 de mayo pedí al presidente de la Cope la rescisión del contrato. Lo quise hacer antes, pero creo que este es el momento adecuado", dijo el comunicador el pasado día 12 de junio en alusión velada a las presiones que ya había recibido durante un año. "Creo que es el momento de mi despedida", remataba sin explicar las razones de fondo de su salida que han tenido como detonante final las presiones para que modificara su programa y evitara cuestiones políticas molestas para el Gobierno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba