Medios

Golpe a Mas: sus maniobras no evitan que Atresmedia consiga una nueva radio en Barcelona

El presidente de la Generalidad maniobró durante meses para que Barcelona no contara con una nueva radio generalista en español. Sin embargo, un cisma entre los miembros independentistas del Consejo Audiovisual de Cataluña ha permitido que Atresmedia obtenga una licencia para abrirla cuando lo estime. De momento, la utilizará para la radiofórmula Melodía FM.

El presidente de la Generalidad, Artur Mas
El presidente de la Generalidad, Artur Mas EFE

Cuando Atresmedia solicitó al Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) la compra de una nueva licencia de radio en Barcelona, Artur Mas debió de pensar que un caballo de Troya quería introducirse en sus dominios. Por eso, los dos miembros de este órgano que son afines a Convergencia Democrática hicieron lo posible y lo imposible para que este permiso sólo pudiera utilizarse para emitir con formato de radiofórmula, en contra de su propia naturaleza. Paralizaron el proceso de concesión durante meses hasta que hace unas horas se ha desbloqueado, tras un cisma interno que ha llevado a los consejeros de Unión Democrática y ERC a votar lo contrario que sus compañeros independentistas.

El resultado de esta votación no supone realmente una derrota total para los hombres de Mas. Es cierto que Atresmedia ha obtenido una licencia sin restricciones, pero ha anunciado que la utilizará para Melodía FM, una cadena de radio aparentemente inocua para los intereses independentistas. Fuentes oficiales de este grupo han confirmado a Vozpópuli que no tienen pensado dotar de otro uso a este permiso de emisión. Sin embargo, informantes del entorno del CAC afirman que el temor "fundado" de los consejeros de Convergencia estriba en que, a medio plazo, esta concesión pueda utilizarse para dar impulso a una radio generalista existente o de nueva creación.

Las seis licencias solicitadas por la empresa catalanista 'El Punt Avui' se tramitaron en tan sólo unos días

El principal opositor a realizar esta concesión fue el presidente del CAC, Roger Loppacher, hombre de plena confianza de Artur Mas y antiguo secretario general del Departamento de Interior de la Generalidad. “Puso todo tipo de pegas para que este procedimiento no incluyera un permiso para emitir una radio con noticias y programas en español, pues eso podría perjudicar los intereses independentistas”, aseguran estas fuentes conocedoras del Consejo Audiovisual de Cataluña, que recuerdan que a una empresa afín al catalanismo, como El Punt Avui, se le concedieron seis licencias tan sólo unos días después de solicitarlas.

En contra del criterio Loppacher, los consejeros favorables a la adjudicación de este permiso a Atresmedia establecieron una postura común y le obligaron a convocar un pleno extraordinario del CAC, en el que la medida obtuvo el apoyo de los miembros de Unión Democrática de Cataluña, el PSC, el PP y ERC. El presidente y su compañera de CiU, Yvonne Griley, se abstuvieron.

Un enemigo en casa

La solicitud de Uniprex-Onda Cero para conseguir esta licencia fue remitida al CAC el pasado septiembre, tan sólo unas semanas antes de que el entonces dueño del Grupo Planeta, el fallecido José Manuel Lara Bosch, presentara una oferta para adquirir el 23 % de las acciones de El Periódico de Cataluña. A pesar de que la ideología de los medios de comunicación de Atresmedia y Planeta nunca obsesionó a su dueño (el negocio estaba por encima de todo), estas operaciones levantaron ciertas suspicacias en un sector del independentismo que consideraba que este empresario, contrario a "el proceso catalán", podría perjudicar sus intereses. De ahí se explica que no quisieran tener un "posible enemigo" en una plaza estratégica como Barcelona, manifiestan fuentes del sector.

Artur Mas era contrario a conceder una licencia a un "posible enemigo", en una plaza estratégica como Barcelona

El propietario de la licencia que ha adquirido Atresmedia es Justo Molinero, nacido en Córdoba, pero favorable a la secesión de Cataluña. La empleaba para Radio TeleTaxi, una radiofórmula especializada en copla y flamenco que se inauguró en 1982 y que cuenta con unos datos de audiencia más que discretos. Al contrario que los permisos de emisión actuales, no está asociada a un uso concreto, sino que posibilita emitir en cualquier formato (radiofórmula, generalista, etc.), de ahí que los consejeros de Convergencia Democrática trataran de acotar su uso, aunque eso fuera legalmente cuestionable, apuntan desde el CAC.

Equiparación de Rajoy y Hitler

Otra de las recientes decisiones del Consejo que ha levantado polémica es la relativa al vídeo emitido en el programa humorístico Polònia en el que se comparaba a Mariano Rajoy con Adolf Hitler. Este documento se emitió el pasado 14 de noviembre y estaba inspirado en una escena de la película El Hundimiento. Mostraba al presidente del Gobierno caracterizado como el líder totalitario alemán, así como a Cristóbal Montoro, Soraya Sáenz de Santamaría y Luis de Guindos como dirigentes nazis.

El PP presentó una queja ante este órgano al considerar que el vídeo banaliza el nazismo y difama al presidente del Gobierno; sin embargo, todos los consejeros, salvo el de este partido, respaldaron su idoneidad, al considerarlo un mero ejemplo de sátira política. "El Consejo afirma que el sketch utiliza el lenguaje de la sátira política para mostrar, en forma de parodia, una situación en la que un gobernante se ve superado por determinados acontecimientos contrarios a sus intereses", destacó el CAC, en su dictamen.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba