Medios

Las licencias informáticas, una vía de ahorro para la Administración Pública aún por explotar

Las administraciones pueden ahorrar hasta un 70% del coste destinado a la instalación y mantenimiento de aplicaciones informáticas sólo con recurrir a programas 'libres'. Algunos organismos públicos, como los ayuntamientos de Múnich y Helsinki y el Ministerio de Justicia finlandés ya han optado por esta alternativa. En España, el País Vasco, Extremadura, Asturias y Andalucía son algunos ejemplos de este tipo de apuesta.

En tiempos de crisis el ahorro cobra importancia en las administraciones. El anuncio de nuevos recortes y los mensajes oficiales justificando todo lo que suponga una reducción de los presupuestos se multiplican pero hay propuestas que parece que no se han tenido en cuenta. Una de ellas es la utilización de software libre en la Administración, permitiendo el ahorro en licencias. Esta alternativa, que ha saltado recientemente a la actualidad después de que un usuario recalcuara los costes de la nueva web del Senado, ya se ha implantado con éxito en algunos pequeños reductos, demostrando que hay otra manera de adelgazar las cuentas.

Extremadura, Andalucía, Asturias o el País Vasco son algunos ejemplos – aunque no en fase muy avanzada – de cómo esta idea está calando en España. Fuera de nuestras fronteras, organismos públicos como los ayuntamientos de Múnich y Helsinki y el Ministerio de Justicia finlandés han optado por migrar al software libre con un resultado positivo.

El último balance del Ayuntamiento de Múnich, que comenzó la migración de Windows y Microsoft Office a Linux y OpenOffice, sus respectivas alternativas en 'versión libre', arroja una reducción de 11,6 millones de euros. Esta cifra no es ningún exceso para un municipio de este tamaño (es la tercera ciudad más poblada de Alemania, por detrás de Berlín y Hamburgo) pero la previsión es que vaya en aumento según se vayan amortizando los costes de la migración y el nuevo sistema operativo, fabricado por encargo para el Consistorio. El proceso de implantación, que comenzó hace seis años, ha costado 270.000 euros a la ciudad bávara, que ha instalado su distribución LiMux en 11.000 equipos, además de cambiar otros 15.000 a OpenOffice.

En Finlandia, la migración a OpenOffice se realizó durante el periodo 2003-2010 para 10.500 equipos del Ministerio de Justicia, una red de ordenadores con un tamaño similar al Ayuntamiento de Múnich. Según datos facilitados a Vozpópuli por la Free Software Foundation Europe (FSFE), el ahorro en este periodo es de un 70%, al estimar el coste en 6.787.000 euros para Microsoft Office frente a los 2.063.000 euros de OpenOffice.

Creación de empleo y riqueza a nivel local

"Cuando gastas dinero en tecnología, normalmente va a compañías de Estados Unidos", explica Matthias Kirschner, coordinador de la FSFE en Alemania y responsable de asociación de esta organización. "Con el software libre es diferente", cuenta, "ya que normalmente suelen ser proveedores locales quienes se encargan del desarrollo y mantenimiento de estos productos, generando beneficios y empleo a nivel local". "Al menos el 25% del gasto se queda en los proveedores locales", asegura Kirschner.

Daniel Gutiérrez Porset, promotor de la empresa de software libre Freedom for Knowledge and Technologies, suscribe las palabras de Kirschner y añade que en los últimos años el uso de este tipo de tecnologías va en aumento. "A mí me va mejor que nunca", explica este emprendedor del software libre.

En España, pone como ejemplos Extremadura, que hasta hace poco era "el buque insignia" pero ahora "han echado para atrás" estos proyectos. También Andalucía, que "hizo una apuesta bastante fuerte en las escuelas" aunque "hace poco hicieron una adquisición de licencias de Microsoft", y Asturias. La última autonomía que se ha sumado a la lista es el País Vasco, que este verano aprobó un decreto que obliga a las administraciones públicas vascas abrir el código fuente de sus aplicaciones, aunque "según en qué casos, esta obligatoriedad no es aplicable", matiza.

Los defensores del software libre normalmente destacan también los beneficios sociales de esta opción, además del ahorro económico. "Te ahorras el coste de las licencias y lo inviertes en servicios", explica Gutiérrez Porset. "Se intercambia el gasto en licencia por inversión en puestos de trabajo locales, promocionando el sector local y las tecnologías en la zona y ese dinero se queda en el país".

Sin embargo, "ahora mismo no se está aplicando el software libre en las administraciones españolas", cuenta Luis Iván Cuende, creador del sistema operativo de software libre Asturix. "Durante unos pocos años, Extremadura y Andalucía sí usaron software libre en una gran parte de su infraestructura pero todo ese ahorro se está perdiendo ahora, ya que se está volviendo al software propietario e incluso haciendo inútil toda la inversión realizada previamente en software libre", lamenta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba