TV

Lo que los late shows españoles necesitan para tener éxito

Desde hace 10 años el formato del late show en España ha ido desapareciendo. Las razones de la pérdida de estos programas han sido muchas, pero la principal, la baja audiencia. En cambio, en Estados Unidos los late shows son algunos de los programas más vistos. ¿Qué es lo que los late shows españoles necesitan para tener éxito? ¿Qué deberían aprender del formato estadounidense?

El late show es un programa de variedades, que incluye monólogos, entrevistas, sketches y actuaciones en directo, entre otras cosas. Se diferencia principalmente por su horario de emisión -de madrugada- y por su tono humorístico. En España en la historia televisiva hemos tenido muchos intentos con este tipo de formato, incluso algunos con bastante éxito como Crónicas marcianas, los varios programas de Andreu Buenafuente y el más reciente, Hable con ellas.

Sin embargo, antes o después los late shows españoles han ido cancelándose y no han vuelto a la parrilla televisiva. Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, ha sucedido todo lo contrario. El formato gusta mucho, acumulando audiencias de millones de personas. Además,  sus contenidos son compartidos y comentados por la población. Hoy analizamos algunas de las características que hacen que los late shows estadounidenses tengan tanto éxito.

El horario de emisión

En Estados Unidos la televisión tiene unos horarios que respetan más el tiempo de descanso del espectador. Así, los late night shows se emiten entre las 23:00 y la 1:30. Uno de los problemas de los programas españoles es lo tarde que empiezan. Esto es debido a que los programas que se emiten en prime time terminan a partir de la medianoche, derivando el espacio del late night a altas horas de la madrugada, haciendo que sólo los espectadores más trasnochadores aguanten.

Actuaciones en directo

La música en directo en un late night es importantísima. La mayoría cuentan con una banda que interactúa con el presentador, pero las actuaciones de músicos son las que animan y dan más prestigio al programa. Cualquier artista o grupo que se precie quiere actuar en un late night. La publicidad es genial para el artista, que aprovecha un nuevo disco, una gira o cualquier excusa para aceptar la invitación al programa. Una buena actuación atrae a espectadores y fans, lo que se convierte en éxito mutuo para el programa y el artista.

Presentadores con carisma

Para que cualquier programa televisivo funcione lo primordial es un buen presentador. En los late shows estadounidenses predominan presentadores que no tienen miedo al ridículo y se atreven con todo.

Saben aprovechar lo que sus famosos invitados publican en redes sociales para entablar una conversación o cosas que les han pasado personalmente para establecer una conexión con el invitado, consiguiendo así que cuente su visión u opinión sobre un tema de forma más personal. Eso sí, las entrevistas son muy benevolentes y suelen tratar de temas publicísticos relacionados con el invitado, como la última película que estrenan, el último disco o gira…

Hasta expresidentes del gobierno y políticos están encantados de ser entrevistados. ¿Se imaginan a Zapatero charlando en un late night?

Lo importante es la diversión

Como buen show de variedades, los juegos y competiciones tienen cabida. Y ¿qué mejor que famosos compitiendo entre ellos con divertidos juegos? El ‘lip sync battle’ es uno de los más populares, consiste en “cantar” una canción, excepto que no se canta, sólo se mueven los labios y se da la mejor interpretación posible.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba