TV

María Jiménez y el arte de hacer playback en televisión

El pasado sábado María Jiménez visitó el plató de 'Qué tiempo tan feliz', el programa de María Teresa Campos, para hablar de su vida y milagros. María, a quien su hijo sorprendió en plató, no se encontraba en plena forma (recordemos que recientemente superó un cáncer), y la prueba más palpable de que no se encontraba al 100% era una voz ronca que le dificultaba comunicarse con normalidad.

La gracia del asunto fue cuando Jiménez interpretó una canción en la que su voz se oía nítida y a la perfección; en este magazine de fin de semana les encanta poner a hacer playbacks a todo cantante que pise el plató, y María no fue una excepción. Sin embargo, este playback chirriaba más que nunca. ¿A nadie le dio por pensar lo cutre que es ver a alguien cantar un tema de manera potente y desgarradora y que luego en la entrevista posterior sólo tenga un hilillo de voz?

Y es que hacer un playback en televisión es tarea difícil. Aunque el espectador sepa que lo que suena es una música previamente grabada y que el artista de turno solo mueve los labios, nunca está de más un poco de mimo que no te rompa la magia catódica. Esa misma magia que Chayo Mohedano, ex colaboradora de Qué Tiempo Tan Feliz, se cargó hace años cuando cantó un temita en El programa de Ana Rosa y el micrófono se le cayó de las manos, lo que no impidió que la letra continuase sonando.

Hace ya dos décadas, Carmen Sevilla se convirtió en una estrella de la televisión gracias a Telecupón, y desde entonces no abandonó la pequeña pantalla hasta que los problemas de salud la obligaron a retirarse. En 1998 estuvo al frente de La noche de Carmen en Antena 3, y allí la veíamos cantar algunos de sus temas más antológicos, como el Cariño trianero. Lo divertido era que la hispalense exigía hacer playback, quizá conocedora de que ya no afinaba como antes, y así, veíamos a una 'Carmen de España' con cuerpo de 60 años y voz de 20 que defendía su actuación con todo el arte, como si su garganta realmente estuviese cantando en directo.

Un playback muy sonado

Marta Sánchez protagonizó a inicios de los 90 uno de los peores playbacks de la historia de la televisión nacional. Todo sucedió en el programa Hola Raffaella, y le hicieron una jugarreta obligándola a cantar su tema Desesperada sentada junto a la Carrá. La rubia comenzó a mover los labios, pero a los pocos segundos ya estaba cansada y empezó a hacer gestos desesperados para que se parase la música, cosa que no pasaba. Para hacerlo todo más comprometido, la cámara le enfocaba sólo los pechos, los mismos que poco antes había lucido en Interviú.

¿Por qué Raquel del Rosario canta medianamente bien en estudio y de manera horrible en directo? Eso se preguntaron muchos espectadores de Televisión Española cuando se emitió un programa para elegir con qué canción iría El sueño de Morfeo al Festival de Eurovisión. En la gala, llamada Destino Eurovisión y que estuvo presentada por Carolina Ferre, Raquel del Rosario interpretaba en directo tres temas, y luego realizaba varios duetos con compañeros como La Musicalité o Pastora Soler. Cuando iba acompañada de otros realizaban un playback donde todo sonaba a la perfección; cuando Raquel cantaba sola y en directo, la afinación desaparecía por la puerta de atrás. ¿Era necesario esa mezcla de directo y pregrabado, quizá para tapar las carencias de la artista a micro abierto?

Los gritos de Enrique Iglesias durante su playback se filtraron después.

Los playbacks también pueden jugar malas pasadas a posteriori, sobre todo si alguien se deja la pista del audio abierta. Y si no, que se lo recuerden a Enrique Iglesias, quien cantó Bailamos en Al salir de clase y luego se filtraron los berridos que había pegado delante del micrófono del bar CBC en el que se reunían los personajes de esta ficción de Telecinco.

Y ¿qué decir de los temas que acaban en fade in, es decir, con la voz y la música desapareciendo poco a poco? Ésta es, sin duda, la parte más incómoda de los playbacks en televisión, cuando el artista o grupo no sabe cómo actuar mientras el silencio domina el escenario, pero ellos no pueden dejar de hacer como que cantan.

Aunque sea cómodo hacer un playback, hay artistas a los que no les apetece nada y se rebelan cuando se ven 'obligados' a fingir que cantan y tocan. El caso más llamativo es el del grupo Muse, banda inglesa que acudió al programa Quelli che il Calcio de la televisión italiana y se rebelaron interpretando en playback la canción Uprising cambiándose los roles, y así, en lugar del vocalista habitual, Matt Bellamy, fue el bajista quien movió los labios delante del micrófono.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba