TV

Las secuelas televisivas que nadie recuerda

Cuando en España pensamos en series de televisión con secuelas o en un spin off, lo primero que se nos viene a la cabeza es Aída. La serie protagonizada, inicialmente, por Carmen Machi narraba las vivencias de carismático personaje de clase media-baja que se conoció anteriormente en otro serial, Siete vidas.

Sin embargo, en Estados Unidos esto lleva décadas sucediendo. Los sabios productores no dejan morir rápidamente una gallina que produzca huevos de oro, y así se crean secuelas y secuelas a cascoporro. Algunas llegaron a España, como toda la saga de CSI o Joey -serie derivada de Friends-. Algunas fueron un rotundo éxito, como Cosas de casa, que aunque pocos lo recuerden, era un spin off de la serie Primos lejanos.

Sin embargo, otras producciones se quedaron por el camino, o tuvieron un hueco tan discreto en la programación, que nadie las recuerda, a excepción de un reducido grupo de televidentes.

Kate Colombo

La pionera en tener una serie derivada fue la esposa del detective Colombo. Kate Colombo solo aparecía en la serie de su marido en alguna frase puntual que éste pronunciaba, sin conocerse su imagen. Su presentación tuvo lugar en la serie La señora de Colombo (1979-1980), donde se presentaba como una periodista divorciada aficionada a jugar a ser investigadora, pero no caló en la audiencia, entre otras cosas, porque no correspondía con la imagen que el público esperaba de ella. De hecho, a los pocos capítulos le cambiaron el apellido y dejó de ser Kate Colombo para ser Kate Callahan, su apellido de soltera.

La serie, protagonizada por la actriz Kate Mulgrew, quien ahora forma parte de la exitosa Orange is the new black, cambió de nombre varias veces -Miss Columbo, Kate Columbo, Kate the Detective y Kate loves a mistery- y acabó desapareciendo tras trece entregas. Pero el verdadero final de Kate Colombo fue en la serie de su esposo, ya que en el episodio 52, grabado en 1990, acaban asesinándola en una venganza contra el detective de la gabardina de voz rasgada al que daba vida Peter Falk. Descanse en paz tanto Kate como su malograda serie.

Dirty Dancing

En 1987, la película Dirty Dancing arrasaba a nivel mundial. Un año después, en 1988, el filme tiene una secuela en forma de serie televisiva que repetía casi la misma historia del filme con pequeñas variaciones, como que la chica no fuese hija de los clientes del resort donde se sitúa la acción, sino la hija del director del mismo. Pronto nacerá el romance entre ella y el encargado de la animación del hotel, una historia de amor que se vio truncada, pero por la audiencia, que hizo que la serie fuese cancelada. No obstante, se convirtió en algo parecido a una serie de culto que ha sido editada en DVD pese a no estar completamente cerrado su argumento, en una edición que incluye el doblaje en español. Como dato curioso cabe destacar que el personaje del bailarín Johnny estuvo interpretado por dos tocayos: en cine fue Patrick Swayze y en tele Patrick Cassidy.

Las chicas de oro

La vida de las tres maduritas Rose, Blanche y Dorothy, y de la madurísima y divertida Sophia, las conocidas chicas de oro, es una oda a las secuelas y spin off. Para empezar, el personaje de la cascarrabias Dorothy, al que daba vida Beatrice Arthur, era similar al de Maude, la protagonista de una serie homónima protagonizada por la propia Beatrice, que prácticamente repetía el papel. Después de varias temporadas de éxitos, Las chicas de oro llegó a su final en 1992, pero dejó dos series derivadas. Por un lado está Nido vacío, que narra la historia de sus vecinos y que acabó incorporando al elenco a la actriz Esthel Getty, que encarnaba nuevamente el personaje de la entrañable Sophia Petrillo. Por otro lado, está la serie Hotel de oro, donde el elenco original salvo Bea Arthur -que solo apareció en un par de capítulos- vivía nuevas aventuras repitiendo los personajes que tanta fama le dieron.

La tribu de los Brady

Una rompedora serie llegó en septiembre de 1969 a la televisión americana. Un padre separado y una madre soltera -algo que no quedaba del todo claro- unían sus vidas en un nuevo matrimonio al que cada uno aportaba tres hijos. Cuando la serie original de La tribu de los Brady acabó en 1974, prácticamente todo el elenco volvió a interpretar los mismos papeles en las numerosas y variopintas secuelas televisivas que se produjeron: series, programas de variedades y telefilmes tales como The Brady Bunch Variety Hour, Los Brady van de Boda, A Very Brady Christmas, The Brady Brides y The Bradys. Incluso, alguno de los actores realizó un cameo en la película que se filmó en los años noventa reviviendo las aventuras de esta familia numerosa.

 Otros casos curiosos

Muchas series destinadas a toda la familia tuvieron secuelas en forma de dibujos animados, como Alf, Punky Brewster, La familia Adams, Sabrina, cosas de brujas e incluso la citada Tribu de los Brady. Pero si hay un caso de secuela realmente llamativa es Ally, que cogía escenas de la serie Ally McBeal y las montaba cambiándole la narrativa, convirtiéndola en una serie cómica centrada exclusivamente en el personaje de Calista Flockhart. La serie duró doce episodios, que en España se estrenaron en julio de 2000.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba