TV

Así pide perdón Sorkin por su periodismo irreal en The Newsroom

El creador de la serie pidió perdón el pasado mes de abril por lo que él calificó como un "malentendido". No quería dar lecciones a periodistas. Sin embargo, nos emplazó a ver un periodismo idealizado que dista mucho de lo que pasa realmente en una redacción. Ahora se despide asumiendo todas las culpas de una serie que pudo ser y no fue.

Es ver el inicio del primer capítulo de la tercera temporada y saber al instante que esa va a ser la forma en la que Aaron Sorkin represente su perdón. Y no nos lo inventamos. El mismísimo creador de The Newsroom fue el encargado, hace unos meses, de disculparse por su creación periodística y de lo que él imaginaba como 'periodismo'. 

"Nunca he intentado dar lecciones a los periodistas de cómo deben trabajar", dijo el ganador de un Oscar por La Red Social durante un Festival de Cine de Tribeca. Sin embargo, aunque sus intenciones fueran buenas, lo cierto es que todo periodista que ha visto esta serie ha maldecido a Sorkin argumentando que eso que él expone en la televisión no existe, que es irreal y que nunca ocurriría tal y como él ha querido transmitirlo.

De hecho, cada capítulo se centra en noticias que ocurrieron en un pasado tan reciente que parece que Sorkin intenta exponer entre líneas que así es la manera en la que se debieron hacer las cosas. Dar lecciones en forma de serie. Esa es la sensación.

Para los que hayan visto la serie sabrán de lo que hablamos. La primera temporada de esta serie de HBO que emite en España Canal+ mostraba la redacción de noticias de un importante canal de televisión norteamericano en el que sus periodistas parecían disfrutar del periodismo ideal y perfecto que se respiraba por las paredes de ACN, el ficticio canal. Y por ello, o pese a ello, los vertiginosos diálogos de Aaron Sorkin, la calidad HBO y los locos movimientos de cámara, han hecho que The Newsroom se haya convertido en el juguete roto de HBO. De hecho, de los tradicionales diez episodios por temporada, esta última constará únicamente de seis.

Atención, SPOILER

El mismo día que el guionista pidió perdón, señaló que después de ver las dos primeras temporadas "querría volver a escribir todos y cada uno de los capítulos". Y decíamos que la tercera temporada es su forma de pedir perdón porque [ATENCIÓN SPOILER] el comienzo del primer episodio apesta a arrepentimiento. La segunda temporada fue un desastre, tanto de planteamiento como de ejecución, en el que la trama giraba en torno a la Operación Genoa, uno de los mayores fallos que se han tragado tantos periodístas a la vez por el simple hecho de no contrastar. Así que esta última temporada tocaba pedir perdón. Y no hay fotograma en el primer capítulo que disuelva ese hedor a culpabilidad. Algo que, para el creador de dos genialidades como El Ala Oeste de la Casa Blanca y Studio 60 no se debería permitir.

Pero así es él. Y tanto se mete en otra serie haciendo cameos, como maltrata (televisivamente) a un personaje de su serie o como si se saca de la manga una tercera temporada con las mismas directrices que en las dos anteriores. Puro Sorkin. Porque, ¿para qué cambiar si ya está cancelada? Este primer capítulo trata sobre el atentado en la maratón de Boston y el modo en que deben darse las noticias. ¿Nuevo? Para nada. ¿Redención? En absoluto. Pero, ojo, chicos periodistas: esta vez hay que contrastar. Y ya está, no hay más cambios.

Y en el camino se quedan un puñado de actores y actrices que lo han dado todo por sus personajes y que han sido víctimas (o no) de los caprichos seriéfilos de un loco guionista. Quedan cinco capítulos para definirla correctamente: ¿capricho de un guionista loco o fracaso seriéfilo?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba