TV

El ‘ocaso’ de las periodistas del corazón

El relevo generacional también ha llegado al mundo del corazón. Mientras los nombres jóvenes se encuentran cada vez más asentados, las grandes y clásicas periodistas del corazón luchan por reinventarse en un mundo que en ocasiones parece como si les hubiera quedado demasiado grande. Muchas de ellas se han entregado al mundo del entretenimiento. Y en esas están, por mucho que les pese...

Todavía recordamos con lágrimas en los ojos -posiblemente de nostalgia- las duras entrevistas en el sillón de labios del desaparecido Tómbola. En el producto más exitoso surgido de Canal 9, unas aguerridas Karmele Marchante y Lydia Lozano, acompañadas de Jesús Mariñas y Ángel Antonio Herrera -y de una quinta silla que bailaba más que las actuaciones en 'riguroso directo' que amenizaban el programa-, incidían sin piedad en la vida de los invitados que se atrevían a pisar el plató más polémico de la televisión. El éxito del formato fue tal que todos sus integrantes pasaron a convertirse en auténticas estrellas, con sueldos astronómicos e inimaginables en el momento actual. El negocio de la crónica social empezó a hinchar su burbuja, gracias a la aparición de nuevos formatos como A tu lado o Salsa rosa, y al auge imbatible de los clásicos como Día a día, el magazine matinal de María Teresa Campos. Llegaban buenos tiempos para convertirse en periodista del corazón

Mila Ximénez, Ángela Portero, Mayka Vergara, Beatriz Cortazar, Pepa Jiménez, Ketty Kauffman, Rosa Villacastín o Marisa Martín Blázquez se colaban en nuestra parrilla televisiva -combinándolo, en algunos casos, con la prensa escrita o el trabajo en agencias-, dispuestas a repartirse un pastel cada vez más suculento. Pero claro, como todo, los tiempos cambian, los ritmos evolucionan y los nuevos valores empiezan a llamar a la puerta. La aparición de periodistas provenientes de ¿Dónde estás corazón?, como María Patiño, pero sobre todo, la irrupción de Sálvame y su nueva forma de entender la crónica social en televisión, causó un terremoto del que muy pocas consiguieron reponerse. El ocaso de las periodistas del corazón no había hecho más que empezar

Ahora, mientras unas pocas han conseguido mantenerse firmes en su posición y continúan ejerciendo de informadoras, aportando noticias y exclusivas a los formatos en los que colaboran, la mayoría ha tenido que entregarse en cuerpo y alma al espectáculo. Y tampoco es que les haya ido mal económicamente, pero tal vez todo no sea el dinero. Hagamos un repaso de los casos más llamativos:

Ángela Portero

Pocos hubiésemos imaginado cuando nos sentábamos en el sofá a ver Salsa Rosa que Ángela Portero acabaría entrando en Gran Hermano VIP. La periodista llevaba tiempo sin conseguir repetir el éxito televisivo que había tenido en el pasado -se incorporó a las filas de Sálvame, pero su presencia no acabó de encajar-, así que no dudó en aceptar la oportunidad de convertirse en personaje gracias a su paso por la casa de Guadalix. Este jueves se ha salvado de la expulsión, pero cuando salga le espera un nuevo resurgir como ex concursante y unas cuantas entrevistas a costa de sus enfrentamientos con Belén Esteban. Si no puedes con ellos, únete.

Karmele Marchante

Imaginar que en la Barcelona de los 70 Karmele Marchante era todo un icono de la lucha feminista resulta complicado a estas alturas. La periodista se incorporó como habitual a Tómbola e hizo del '¡Cállate Karmele!' -creado por Jesús Mariñas- un clásico de la televisión. De ahí pasó a A tu lado y ahora ejerce de 'show woman' en Sálvame. Karmele se ha entregado al espectáculo con los brazos abiertos y tan pronto es capaz de competir para representar a España en Eurovisión como de trasladarse a una isla desierta en Supervivientes o de dejarlo todo para concursar en Campamento de verano. Noticias no, pero realities, unos cuantos.

Lydia Lozano

El caso 'Ylenia Carrisi' dejó a Lydia Lozano tocada y hundida para el resto de su vida profesional. La periodista lleva disculpándose por haber afirmado que la hija desaparecida de Albano y Romina seguía viva desde entonces. Ahora, sufre y llora en Sálvame, convertida en el blanco fácil de todos sus compañeros -y en la más querida del público-, mientras baila un chuminero para alegrar la tarde. Su transformación de periodista a personaje ha sido paulatina pero imparable, alcanzando la cumbre con el concurso Mira quién salta. ¡Si hasta la persiguen los paparazzis y la fotografían en bañador!

Ketty Kauffman

Durante casi una década, la periodista Ketty Kauffman fue uno de los referentes del corazón para los telespectadores matutinos. Bajo la tutela de María Teresa Campos, Kauffman se sentó en la tertulia de corazón desde 1996 hasta 2005, primero en Telecinco con Día a día y luego en Antena 3 con Cada día -la recordarán por sus magníficos cardados y su vestuario más que impactante-. Tras la derrota de la Campos como reina de las mañanas frente a Ana Rosa, Kauffman desapareció de la televisión y regresó a la radio. Recientemente se postuló como nueva colaboradora de Sálvame, participando en algún que otro programa y tratando de sembrar unas cuantas polémicas con Lydia Lozano. No tuvo ninguna suerte.

Pepa Jiménez

Pese a que nunca fue tan popular como algunas de sus compañeras, Pepa Jiménez supo ir abriéndose camino en el mundo del corazón hasta acabar con una silla fija a su nombre -en el programa Está pasando, un despropósito que duró más bien poco. No obstante, cometió un grave error: pasar de ser amiga de Belén Esteban a enemiga declarada. La ira de la princesa del pueblo cayó sobre la periodista cuando se destapó un supuesto complot para desprestigiarla. España se quedó pegada al enfrentamiento que terminó, como no, con la victoria televisiva de la Esteban y la desaparición de la periodista. Y hasta hoy.

Chelo García-Cortés

Pese a llevar toda la vida dedicada al mundo del corazón, la popularidad televisiva de Chelo García-Cortés vino con DEC. Gracias al programa que presentaba Jaime Cantizano, la periodista y fotógrafa se convirtió en un valor seguro y fue la primera en abandonar el barco para fichar por Sálvame -con unas condiciones económicas más que ventajosas, según han asegurado sus propios compañeros-. Ahora, la llegada al programa no fue tan tranquila como esperaba. Sus nuevos compañeros la recibieron sin mucho ánimo y, encima, perdió su principal fuente de noticias, la amistad con Isabel Pantoja. Muy cuestionada por su trabajo, García-Cortés se postuló como concursante de Supervivientes y ni siquiera ahí tuvo suerte. Acabó siendo sustituida por Amador Mohedano. 

Y la lista tengan claro que continuará -sin ir más lejos, ya suena el nombre de Mila Ximénez como futura concursante de Supervivientes-. Aun así, no todas han sucumbido tan pronto a la tiranía del espectáculo. Otro día volvemos con las periodistas del corazón más exitosas, no se preocupen... aunque sabemos que el fracaso siempre es más atractivo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba