TV

Carlos gana la última edición del talent ‘Masterchef’

El talaverano Carlos Maldonado se ha convertido en el ganador de la tercera edición del talent gastronómico ‘Masterchef’. El joven se ha impuesto en una final trepidante a Sally, en la que consiguió impresionar a tres pesos pesados de la gastronomía española: Ferran Adrià, Joan Roca y Andoni Luis Aduriz. El cocinero ha conseguido así los 100.000 euros de premio.

Parece que la quiniela se ha cumplido. El talaverano Carlos Maldonado se ha proclamado vencedor de la última edición de Masterchef. El joven de 24 años ha demostrado programa tras programa su buen hacer en los fogones mostrando en cada prueba sus progresos.

Maldonado siempre ha sentido pasión por la cocina. Durante su presentación el joven se definió como una persona "atrevida y decidida", dos rasgos que ha impreso en cada una de sus preparaciones ya que el joven no ha tenido miedo ante todos los retos que se le han presentado. Antes de Masterchef, Carlos compaginaba la venta ambulante de embutidos con las clases de cocina aunque, como explicó al programa, su trabajo no le permitía ir mucho a clase.

El joven ha protagonizado alguno de los momentos más divertidos del programa enarbolando día sí día también su talaveranismo. Siempre con una sonrisa en la cara, Carlos ha destilado buen rollo y espontaneidad programa tras programa. Y además de ese talaveranismo, se ha convertido en el don Juan de la edición ya que se ha dedicado a repartir piropos a cuantas chicas se cruzaban en su camino desde Eva González a las camareras que servían sus platos durante las pruebas.

El concursante más envidiado

Este buen hacer en los fogones ha despertado la envidia sana de sus compañeros, especialmente de Sally que veía en Carlos a su mayor rival dentro del concurso. La paraguaya se vio en muchos momentos a la sombra del joven, que conseguía superarla a pesar de no tener la misma formación que podía tener ella en cocina. Su pique ha durado hasta el último minuto ya que Carlos y ella han sido los protagonistas del duelo final por el título de 'Mejor cocinero amateur de España'.

La rivalidad de Sally con sus compañeros ha hecho que la paraguaya haya sido la protagonista de algunos de los vídeos más lacrimógenos de la edición – con permiso de Pablo – en los que se lamentaba, entre lágrimas, de no haber conseguido elaborar el mejor plato.

Pero no crean que Masterchef es el fin de Carlos en la televisión. El joven le ha cogido gustillo a esto de los programas gastronómicos ya que, junto a su padre, será uno de los participantes de Cocineros al volante, el nuevo talent de cocina de Televisión Española en la que un grupo de cocineros recorrerán España cocinando en sus food trucks.

Una final con estrella

Andrea, Sally, Antonio y Carlos han colgado su delantal después de tres meses de competición en una final en la que han compartido protagonismo con cuatro grandes estrellas de la gastronomía nacional: los hermanos Jordi y Joan Roca, Andoni Luis Aduriz y Ferran Adrià.

En la primera prueba los finalistas han tenido que enfrentarse a una de las creaciones del mejor pastelero del mundo, Joan Roca. Sin ningún tipo de receta y tan solo siguiendo las instrucciones del repostero han tenido que intentar copiar su plato, un postre llamado Flower Bomb. Sally se ha impuesto en la primera prueba con una creación que ha impresionado al mismo Jordi Roca y a los tres miembros del jurado y que ha convertido a la paraguaya en la primera finalista del concurso.

La siguiente prueba los ha llevado hasta Ibiza, donde han tenido que preparar un menú degustación para doce comensales en el exclusivo restaurante Sublimotion, del chef Paco Roncero, un local en el que el precio del cubierto asciende a 1700 euros. Gracias a esta prueba Carlos se ha proclamado el segundo finalista del concurso ya que, a pesar de los dos fallos que el jurado ha querido destacar de su menú, sus preparaciones se han acercado al máximo a los platos preparados en Sublimotion, llegando incluso a superar a uno de los platos estrella del restaurante ibicenco. Andrea, entre lagrimas, ha conseguido el bronce del concurso. La cuqui, como ha sido bautizada cariñosamente, ha sido la tercera clasificada del concurso. Antonio se ha tomado con mucha deportividad su cuarto puesto y se ha reafirmado en su idea de abrir un bar de tapas.

Carlos y Sally han vuelto a pasar por última vez, como concursantes, por los fogones de Masterchef para vivir una trepidante - y muy reñida - final al lado de sus familiares y todos sus excompañeros de concurso. Ambos, con una cocina muy opuesta, coinciden en su nivel de exigencia y su pasión al cocinar. A pesar de ello, Carlos se ha impuesto a Sally con un menú compuesto por un sorprendente bocadillo de calamares, una merluza a baja temperatura con ensalada de huevas, perrechicos y salsa de ajo negro y una torrija con nata y yema y helado de yuzu, unos platos que el jurado y los tres chefs invitados han destacado por su sabor y su búsqueda de la innovación con cada uno de ellos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba