TV

Los pecados capitales de House of Cards

Netflix ya ha lanzado la tercera temporada de la versión estadounidense de House of Cards; a España llega este sábado en forma de maratón que emitirá Canal Plus Series. La serie política por excelencia vuelve este 2015 con Frank Underwood en la cima de su carrera política. De su vida personal, mejor no hablar.

Netflix
Netflix Claire y Frank Underwood, los protagonistas de House of Cards

Hablar de House of Cards es sinónimo de política, ambición, venganza, codicia y desgracia. Y hablar de política es sinónimo de hacerlo de Frank y Claire Underwood, al menos en términos seriéfilos. House of Cards es la mejor serie política en emisión y vuelve este sábado a la televisión de la mano de Canal Plus Series con su tercera temporada. Y el matrimonio es la unión más despiadada de las que se recuerdan en el universo de la Casa Blanca.

Esta tragedia griega americanizada, distribuida por Netflix de una sola vez para disfrutar cuando, donde y como quieras, tendrás los habituales 13 episodios. De sobra conocido el beneficio de Netflix para el seriéfilo más enganchado, Canal Plus Series ha hecho lo propio adquiriendo los derechos de emisión de esta ficción ganadora de un Globo de Oro. Los trece capítulos se podrán ver de una tacada en forma de maratón a partir de las 11 de la mañana de este sábado.

¿Por dónde íbamos?

[A partir de aquí habrá SPOILERS de las dos primeras temporadas]

La segunda temporada terminó con Frank Underwood nombrado presidente de Estados Unidos, su mujer Claire de Primera Dama, su mano derecha tirado en un bosque con una pedrada en la cabeza y la prostituta que propició el final de Peter Russo, fugada. Así fue a grandes rasgos el último episodio y así comienza el primero de la tercera temporada que unos cuantos privilegiados pudimos ver la noche del jueves. 

Cuidado con lo que deseas... puede hacerse realidad

La avaricia política de Frank Underwood ha alcanzado su cénit, pero la sombra de las consecuencias es alargada y ni siquiera las paredes del despacho oval pueden proteger por mucho tiempo al recién nombrado presidente ni a la Primera Dama. Ni juntos, ni por separado. Los rasgos principales de esta pareja siguen intactos en el primer episodio, ahí podéis estar tranquilos. Pero no todo son cosas buenas.

Hay que advertir de que el capítulo no está a la altura de lo que fue el primer episodio de la segunda temporada, donde el propio Francis protagoniza ese momentazo en las vías del metro y que a muchos nos dejó sin respiración. Este nuevo, sin embargo, es un capítulo de introducción, nada más. Allí donde esperábamos ver a la malvada Claire, había un vacío. Allí donde creíamos que aparecería el asesino Francis, hay otro vacío. Ni siquiera el maquiavélico Doug. Cierto que restan otros 12 episodios, pero después de un año sin ella, se podían haber esforzado en dejarnos con ganas de más.

La lujuria del presidente desaparece para dar paso a la envidia de su mujer: "Llevo años siendo la copiloto y ahora quiero llevar las riendas", le confiesa. En esta tercera temporada Claire no se conforma con ser la Primera Dama; quiere ser la embajadora en la ONU, un puesto que le aseguraría seguir en el poder de no salir reelegido su marido en las ficticias elecciones de 2016. Mientras eso sucede, la popularidad de Francis está incluso por debajo de los porcentajes que tenía su predecesor en el momento de su dimisión. Sin embargo, su soberbia y su obstinamiento por permanecer en el poder le hacen tomar una serie de decisiones que perjudicarán su carrera política y a sus ciudadanos.

Es quizá este primer capítulo donde la ira esté representada en la figura del que fuera mano derecha del presidente: Doug Stamper. Se centra tantísimo en él que es difícil separar la pereza del odio hacia él. Pero deja clara una cosa: cuidado con decepcionar al matrimonio Underwood.

En resumidas cuentas, un capítulo introductorio decepcionante por cómo plantea su inicio. Lo demás, sigue en la misma línea de siempre aunque se echa de menos el saludito al que Francis nos tiene acostumbrados. Habrá que esperar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba