TV

Hable con ellas (antes de que desaparezcan)

El late night Hable con ellas ha desarrollado una fórmula nunca vista en España: el abandono de las presentadoras. Lo que empezó siendo una apuesta que trataba de adaptar los formatos americanos de entrevistas, ha terminado siendo una especie de Juego de tronos con rumores, conflictos y despedidas en directo. ¿Conseguirán acabar la temporada? ¿Quién será la rival más débil?

En Mediaset han conseguido imprimirle su sello personal a casi todos los programas de sus cadenas. A primer golpe de vista, uno puede saber si se encuentra en Cuatro, Telecinco o Divinity sin necesidad ni de mirar el logo que aparece en pantalla. Eso, sin duda, es el objetivo que debería perseguir toda marca que se precie, por mucho que los productos que ofrezca no sean del agrado de todo tipo de públicos. De hecho, Telecinco, su canal estrella, ha rizado el rizo y ha convertido toda su programación en un hiperreality donde nadie está a salvo. Los personajes, las historias e incluso los presentadores saltan de una franja horaria a otra, sin importar si se trata de El programa de Ana Rosa, Sálvame, ¡Qué tiempo tan feliz!, Hay una cosa que te quiero decir o el formato que ahora nos ocupa, Hable con ellas. Un ritual tan solo accesible para iniciados.

La productora echó mano de Sandra Barneda, un valor seguro, que ya acumula tres programas en la misma cadena.

Hable con ellas nació con el objetivo de juntar a cinco presentadoras, cada una de su padre y de su madre, y organizarlas para que entrevistaran a algunos de los personajes más de actualidad, ya sea Paco León o Alberto Isla, el padre del niño de la hija de Isabel Pantoja. Se prometía un programa entretenido, alocado y muy acorde con su franja de late night. La cuestión era encontrar las cinco voces capaces de asumir el reto, y tampoco parecía muy complicado. La productora echó mano de Sandra Barneda, un valor seguro, que ya acumula tres programas en la misma cadena, Beatriz Montañez, que juró y perjuró que nunca trabajaría en Telecinco, Yolanda Ramos para el toque de humor, Natalia Millán como factor novedoso y Alyson Eckmann en el papel de la reportera guapa y sexy. Todo un plantel de mujeres dispuestas a quitarle el reinado a Buenafuente y compañía.

No obstante, lo que se prometía divertido, acabó siendo un spin off de Sálvame, aunque con otras caras. Pronto empezaron a filtrarse los rumores de mala relación entre las compañeras, llegaron las polémicas con José Luis Moreno y con Bertín Osborne y Natalia Millán decidió abandonar el barco. La excusa, que quería centrarse en su carrera como actriz, pero nos hace pensar que detrás había algo más. ¿Tanta molestia hay en preparar un programa a la semana y, además, en horario de noche? ¿No podía combinarlo todo? ¿O es que detrás de las cámaras se estaba creando un mar de fondo al que los espectadores estábamos ajenos? De todas formas, a la productora le vino muy bien. En lugar de la actriz, apareció Rocío Carrasco, dispuesta a dejar su retiro de diez años para convertirse en la quinta presentadora. Más redonda no les pudo quedar la jugada.

Una deserción en plena temporada es comprensible, pero dos...

Pero cuando todo parecía ya calmado, otra noticia bomba hacía temblar los cimientos del programa. Beatriz Montañez anunciaba que iba a dejar el programa. Una deserción en plena temporada es comprensible, pero dos... La presentadora volvía a alegar los mismos motivos que ya justificaron su marcha de El intermedio: quiere ser actriz. Y claro, ya se sabe que cuando uno busca trabajo, lo más lógico es dejar el que ya se tiene. La presentadora desapareció, literalmente, ante la mirada de sus compañeras y volvió a dejar una nueva silla libre.

Pero, ¿de verdad creen que vamos a tomar por buenas sus razones? Entendemos que la presentadora no se sienta cómoda con el formato, o que prefiera aceptar nuevas ofertas, pero que no se escude en la renovación de contrato. ¿No será que Beatriz, que siempre renegó de la forma de hacer televisión de Telecinco, tuvo demasiado shock al verse sentada al lado de Rocío Carrasco y no ha podido soportar la presión interior? Quede claro que todo son suposiciones sin base empírica y preguntas lanzadas al aire.

¿Y ahora qué? El lunes pasado los responsables del programa nos hacían creer que Paz Padilla podía ser la quinta presentadora, pero rápidamente vimos que no iba a ser así. Nos parece mucho más curiosos que justo ahora Carmen Janeiro acuda a Hay una cosa que te quiero decir, como ya hizo Rocío Carrasco antes de fichar por Hable con ellas. ¿Volverá 'La Jesulina' a la televisión? ¿Estamos asistiendo a una nueva versión del mítico Pasa la vida de María Teresa Campos? Pues tengan en cuenta que Terelu no tiene todavía su silla de Sálvame asignada...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba