Tecnología

Televisores 4K: todo lo que necesitas saber

La última gran tecnología protagonista de los televisores se denomina 4K. Ofrece una resolución tal que se traduce en una calidad im-pre-sio-nan-te. A continuación te aportamos unas sencillas claves técnicas, unos modelos de teles que ya la incluyen y las sensaciones que se tienen ante un equipo 4K.

Hasta hace no demasiado tiempo, las marcas utilizaban como uno de los argumentos fundamentales de venta de sus televisores de gama alta su capacidad para mostrar imágenes tridimensionales. Entre el rollo de ponerse unas gafas para disfrutar del 3D y que las propias compañías apostaron por el 3D pasivo a la vez que por el activo (con el consiguiente lío de cara al consumidor), esta prestación tridimensional no ha terminado de cuajar en el ámbito doméstico, aunque sí en los cines. De manera paralela al 3D, se ha ido desarrollando el estándar de resolución 4K, que ya es una realidad; de hecho, puedes ir a una tienda y comprar una tele 4K. Pero no corras; lee antes hasta el final.

Las imágenes generadas a partir de la tecnología 4K son espectaculares. Con ella se puede distinguir hasta el último detalle de cualquier persona, animal, objeto u elemento. Los movimientos en las escenas no producen efectos fantasma, los colores son brillantes y bien definidos, los contrastes se diferencian con consistencia, los desenfoques de los fondos trasmiten una sensación tridimensional impactante y los negros son 100% negros. Sin duda, un televisor 4K es lo más parecido a una ventana tras la que ves la realidad tal cual es.

El concepto original 4K se refiere a la resolución horizontal de un panel de visionado, que es de aproximadamente 4.000 píxeles (en concreto, 4.096; pero puede haber ligeras variaciones). Si crees que la resolución Full HD proporciona en sí una espléndida calidad –y, sí, estás en lo cierto–, ten en cuenta que el 4K supone multiplicarla por 4. Increíble. Las grandes empresas fabricantes de televisores ya tienen a la venta sus respectivos modelos 4K:

LG

Sus modelos 4K incluyen una barra de sonido deslizante e integrada en el propio televisor, capaz de producir hasta 250 w en asociación con otros altavoces. LG propone tres modelos en este estándar de súper alta resolución, de 55, 65 y 84 pulgadas.

Panasonic

De momento, un solo modelo, de 65”. Incluye conexiones HDMI 2.0 50/60p y Display Port 1.2, lo que quiere decir que está preparado para recibir información y datos de altísimo volumen de exigencia por parte de reproductores externos. Además, es el primer televisor europeo que ha logrado el certificado THX de calidad de visionado.

Philips

Sus modelos, de 65 y 85”, incluyen un motor gráfico que optimiza cada píxel. Han recibido el premio a los mejores televisores 4K de 2013 por EISA, una asociación que engloba a prensa especializada en tecnología de toda Europa.

Samsung

Los 4K de esta empresa coreana componen su serie 9, con modelos de 55, 65 y 85 pulgadas. Como curiosidad, Samsung también tiene un televisor 4K curvado y otro de 110 pulgadas, en ambos casos, como muestra de su potencial tecnológico (vamos, que de momento no se comercializan).

Sony

El X9 es el buque insignia de Sony en la categoría de 4K (55” y 65”). Llama la atención por su cuidado diseño y por presentar bien visibles los altavoces en su frontal que, además, ofrecen un sonido muy cuidado.

¿Quieres hacerte con una? Antes de lanzarte a la compra, hay algunos detalles importantes que debes tener en cuenta:

  • 1- Sí, como puedes apreciar, todos los televisores 4K son de muchas pulgadas, y es que para admirar esta tecnología con la precisión suficiente es necesario que sean paneles muy grandes. 
  • 2- De momento, son muy pocos, poquísimos, los contenidos disponibles en 4K, ya se trate de emisiones de las cadenas de televisión o películas, documentales y similares. Entonces, ¿para qué puedes querer ahora un televisor 4K? Pasa al punto siguiente.
  • 3- Casi todos los modelos antes reseñados son capaces de escalar los contenidos desde HD y Full HD hasta 4K mediante un equipo de procesadores y mucho software. Es decir, una forma de simular 4K a partir de contenidos con menores resoluciones. La verdad es que el visionado adquiere una gran calidad, muy bien lograda, pero no es lo mismo que un documental grabado en un 4K nativo.
  • 4- En muchos casos verás el término Ultra HD (o UHD) acompañando o incluso sustituyendo al de 4K. Es lo mismo, pero es la forma de llamarlo de manera más comercial, por aquello de hacerlo correlativo: HD, Full HD, Ultra HD.
  • 5- Si te hemos convencido, puedes ir a comprar ya cualquiera de los modelos antes citados. Eso sí, prepara, al menos, 3.500 euros, que es lo que cuesta el más económico de ellos (LG de 55”).

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba