Compra el Apple Watch por…

La experiencia es un grado

Los ingenieros de Apple se han tomado su tiempo en diseñar tanto el lado físico de su Watch como la forma como trabaja y se interrelaciona contigo. Y, sobre todo, han aprendido de los errores de otros. Es, sin duda, el smartwatch más productivo y amigable del momento (y por mucho tiempo).

Completísimo monitor

El Apple Watch es un magnífico monitor de salud en su amplio sentido del término, no sólo de actividad física. Para algo la compañía se ha gastado una pasta en contratar a especialistas en biométrica, nutrición y medicina en general. El factor salud forma parte ineludible del programa de expansión de Apple. 

Gran smartwatch

Hace todo lo que hacen los smartwatches de la competencia (en muchos casos, mejor y más fácil) e incluye nuevas prestaciones. Por ejemplo, permite comunicarte con otros mediante dibujos, emojis, sonidos varios, con tu voz o enviando el registro de tus latidos y de tu ubicación. Por descontado, puedes hablar a través de él, publicar un tuit, mandar un mensaje, etc. Con otros poseedores de un Apple Watch, las posibilidades de interacción se multiplican e irán en aumento; es sólo una cuestión de tiempo y actualización de software, además de una motivación para que no haya un solo Watch en las familias…

Exclusividad y personalización

Sus dos tamaños, tres acabados base y  las decenas de correas a su disposición permiten definir un Apple Watch a capricho. En cuanto a su funcionamiento interno, puedes personalizar multitud de funciones, filtrar mensajes y llamadas, poner tus iniciales como fondo de pantalla, tienes muchas interfaces para elegir, etc.

Facilidad de uso

Si algo identifica a todos los productos de la manzana es que tras 5 minutos con ellos, te haces por completo con sus mandos. El Apple Watch no es una excepción: admite gestos, todos los menús son muy intuitivos y la corona tiene un protagonismo especial para facilitar las tareas.

Aplicaciones

El Apple Watch nace con su propia tienda de apps. Habiendo negocio por medio, ten por seguro que será una plataforma enorme y que crecerá de manera exponencial.

Aspecto técnico

La pantalla del Apple Watch es espectacular en cuanto a resolución, brillo, ángulo de visión y nitidez. Está acompañada por unos procesadores y resto de componentes que, sino son de primerísimo nivel, están perfectamente coordinados con el sistema operativo para que el producto se mueva y responda de manera muy ágil.

No compres el Apple Watch por…

Matrimonio con iPhone

Y no podrás divorciarte de él. En otras palabras, o tienes un iPhone o el Apple Watch sólo será un eficaz protector solar de tu muñeca. No es compatible con ningún otro teléfono y tampoco con todas las generaciones de iPhone (sólo desde el 5 en adelante).

Autonomía

Es un problema común en todos los smartwatches de cierta entidad (el último modelo de Sony es la excepción): sí o sí, cada noche deberá dormir en su base de recarga. Porque durar, dura unas 18 horas, pero si no te quieres quedar a mitad del día sin peluco, pues ya sabes.

Como los gatos con el agua

El Apple Watch sólo es resistente a salpicaduras, en modo alguno sumergible, ni siquiera su versión Sport. Es decir, nada de ducharse y siempre lavarse las manos con cuidado. Y si sudas mucho…

Sin GPS

No es un detalle superfluo. Si “vendes” el monitor de actividad perfecto, pues que sea con todos los recursos y consecuencias. Y el Apple Watch no tiene GPS, lo que obliga de nuevo a “cargar” con el iPhone para aprovechar el suyo.

Diseño

Ya sabemos que va por gustos, pero el diseño del Apple Watch no es para tirar cohetes. Sencillote y demasiado minimalista, las muchas posibilidades de personalización física parten de un reloj rectangular simplón. Pero, sí, va por gustos.

Quizá la generación que viene

Al Apple Watch le hace falta una vuelta más. La experiencia de millones de usuarios (que los tendrá) en su día a día, más las nuevas ideas de los ingenieros, darán como fruto un Apple Watch 2 aún más completo y seguro que más fino. El actual está bastante bien, pero sufre el mal de ser el primero. Sí, pasa con cualquier primera edición de una nueva categoría de producto.

¿Realmente lo necesitas?

Es un gadget más de capricho que de utilidad principal en la vida cotidiana, es decir, lo mismo que cualquier otro smartwatch: te hace más cómodo el día a día pero, si se te olvida en casa, no vas a regresar a por él, como sí harías con el móvil. Porque, precisamente, el Apple Watch hace lo mismo que el iPhone (y muchas funciones exclusivas del primero las adoptará el segundo, tiempo al tiempo) pero en pantalla pequeña. 

Y, como ves, no aludimos a su precio, porque somos firmes defensores del derecho fundamental a que cada cual haga con su dinero (siempre que sea suyo) lo que le venga en gana.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba