Tecnología

El ratón más extraño -y completo- del mundo

Se adapta a las concavidades de tu mano, puedes definir su sensibilidad a capricho, tunearlo a tu gusto y su ‘ruedecita’ de scroll ofrece unas prestaciones nunca vistas. 

¿Recuerdas la escena de “Regreso al futuro” en la que las zapatillas –Nike, por cierto- se ajustaban a los pies de Marty McFly (Michael J. Fox) y se ataban por sí solas? Pues algo parecido, aunque no automático, hace el nuevo ratón de la empresa Mad Catz, llamado R.A.T. ProX. Efectivamente, este nuevo y espectacular periférico está especial, aunque no exclusivamente, ideado para jugones (término no peyorativo que se refiere a jugadores expertos de videojuegos), concretamente, de PC. Porque ser, es un ratón, lo que no impide que lo uses para manejar el Explorer, Facebook y Power Point. 

Asegura su fabricante que es el ratón gamer más avanzado del mundo. Dicho esto, conviene conocer antes qué exige el mencionado colectivo jugón cuando hablamos de ratones: una ergonomía perfecta hacia la mano, un peso general configurable, una precisión de sensibilidad próxima a la perfección, un deslizamiento suave e igualmente híper-preciso y que no se quede sin energía en medio de la partida. En relación a los dos últimos puntos, comentarte que se venden alfombrillas para este fin gamer de extrema calidad –y muy caras-, y que los ratones gamer tienen como condición sine qua non funcionar con cable (nada de pilas ni wireless). 

Con estas premisas, el chasis del R.A.T. ProX está elaborado en una aleación de magnesio que le proporciona tanto resistencia como peso comedido. ¿Su peso? Es configurable a medida que añadas o extraigas unas pequeñas pesas alojadas en su interior. Incluye la llamada Unidad Modular de Sensores (MSU), mediante la cual es posible intercambiar su sensor y así adaptarse al videojuego, por un lado, y al estilo y preferencias de cada jugador, por otro, porque no es lo mismo un título de tiros que uno de deporte que un juego de rol. 

Su scroll, llamada popularmente ruedecita, también ha sido reinventada de manera que permite ajustar su grado de presión para que responda de manera diferente, así como incluye movimientos laterales programables para acciones específicas. También es posible cambiar la rueda por si cualquiera detalle de funcionamiento no te llena. 

Este súper-ratón se pondrá a la venta durante la próxima primavera y su precio se estima en unos 150  euros

Para el día a día

Si todo lo mencionado hasta ahora te suena a la ciencia ficción de la citada Regreso al futuro, la propia marca Mad Catz tiene en su catálogo otro modelo de ratón con algunas de las funciones descritas anteriormente pero especialmente definido para un uso menos especial. Es el Office R.A.T., en este caso sí, funciona sin cables y se nutre de una pila estándar, pero con la particularidad de que se puede conectar al ordenador (PC o Mac) bien mediante Bluetooth o con un transmisor de tipo USB; que sepamos, es el único del mundo que ofrece esta doble posibilidad. Por cierto, dicho transmisor, si no lo usas, puedes alojarlo en el dorso del ratón para evitar su extravío. Y dado que cualquier tablet, por barato que sea, también cuenta con el protocolo bluetooth, este Office R.A.T. también es compatible con el entorno Android.

Si te fijas en las fotos, está repleto de ruedas y botones; cada uno de ellos puedes personalizarlo para que realice una función única, como hacer zoom de una página web, abrir un programa, etc. Uno de ellos, por ejemplo, hace que el cursor se mueva momentáneamente de manera menos rápida que la velocidad por defecto, un recurso que agradecen aquellos usuarios que editan imágenes. Cual dinámica transformer, sus piezas externas se pueden deslizar y mover para que la estructura se adapte al tamaño interno y concavidades de tu mano. Lo puedes usar en cualquier superficie, incluso en cristales reflectantes. Su precio es de 90 euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba