La marca japonesa de tecnología más famosa del mundo ha lanzado uno de esos productos que, al menos, dan que hablar. Se trata de un objetivo autónomo del tamaño de los equipan las cámaras CSC, es decir, bastante más pequeño que los de las réflex, pero que ocupan lo suyo. Es por eso que en la entradilla no especificamos lo de llevarlo en el bolsillo del pantalón… porque te va a resultar molesto.

Al hacer fotos puedes tener en una mano el objetivo y el móvil en la otra.

La dinámica es la descrita: cuando quieres hacer fotos, acoplas el objetivo al dorso de tu smartphone mediante un accesorio que hace las veces de soporte. Entonces, el móvil actuará como visor y a través de él también podrás definir ajustes de exposición y especificar el zoom o la zona de enfoque. Sí, ambos gadgets deben comunicarse, y lo hacen bien mediante WiFi o, si el móvil en cuestión cuenta con protocolo NFC, bastará con que objetivo y terminal se toquen. Pero dado que la comunicación entre móvil y objetivo es inalámbrica, puedes tener en una mano el primero y en la otra el segundo, o posar la lente donde quieras y hacer fotos/vídeos a distancia.

Los primeros modelos de estos peculiares dispositivos son dos. Por un lado, el DSC-QX10, que posee un sensor de 18,2 Mp y un zoom óptico 10x equivalente a 25-250 mm. Para que te hagas una idea de su tamaño, mide 62,4 x 61,8 x 33,3 mm y pesa 105 gramos con batería y tarjeta de memoria incluidas (199 euros). Por otro, el DSC-QX100, con un sensor de 20,2 Mp y zoom óptico 3,6x equivalente a 28-100 mm. Un toque extra es que incluye un anillo de control para ajustar el enfoque y el zoom como si se tratara de una cámara normal. Mide 62,5 x 62,5 x 55,5 mm y pesa, con batería y tarjeta, 179 gramos (449 euros).

Para cualquier smartphone

En ambos casos, la grabación de vídeo es HD y disponen de sistema de estabilización óptico. Mientras que en el QX10 la exposición es fundamentalmente automática, el QX100 admite, además, prioridad a la abertura.

Sí, has leído bien, estos objetivos incluyen un sensor, y es que su función es sustituir a la cámara del móvil. De hecho, los estamos nombrando en masculino, aunque Sony no se corta en denominarlos como “cámaras”.

El accesorio-soporte de acople admite una anchura de móvil de hasta 75 mm y un grosor de 13 mm, es decir, encaja con todos.

La pregunta: ¿estos objetivos valen para cualquier smartphone o sólo para los de enseña Sony? Afortunadamente, la firma japonesa ha dejado a un lado sus famosos alardes exclusivistas (como sus tarjetas de memoria, conexiones propias o, regresando al pasado, el vídeo Beta) y permite que los QX100 y QX10 los puedas usar en combinación con terminales iPhone y Android, más allá de la marca. En este sentido, el accesorio-soporte de acople admite una anchura de móvil de hasta 75 mm y un grosor de 13 mm, es decir, encaja con todos.

La otra pregunta es: por peso y tamaño, ¿qué beneficio obtengo con llevar estos objetivos-cámara en lugar de una cámara compacta al uso? Puedes aludir a lo citado de usar los QX a distancia (algunas compactas también lo permiten), pero quedémonos con que los caminos de los gadgets son inescrutables… 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba