Tecnología

Gadgets para disfrutar del sexo

Entrevista de trabajo. “¿Sabe usted idiomas?” “Aparte del español, seis, porque mi padre es francés, mi madre portuguesa, me crie en Italia, estudié en el colegio inglés y alemán, y llevo cuatro años aprendiendo chino”. “¡Fantástico! Tengo una duda: ¿Y usted en qué piensa?” “En sexo, como todo el mundo”.

La tecnología y el sexo, visto éste desde el punto de vista de la obtención de placer, no están ni mucho menos reñidos. Es más, basta con que te des una vuelta por un sexshop o por el mismo Internet tecleando ambas palabras clave, y verás que hay cientos de propuestas, a cual más explícita.

Además, la tecnología tiene mucho que decir en este ámbito. Los sensores son una parte fundamental en cualquier gadget: sensores para detectar la temperatura, la luminosidad, el movimiento, la posición… Con ello, si se trata de lograr amplias satisfacciones físicas, los sensores son una vía en la que los ingenieros especializados en dispositivos tecno-sexuales tienen interesantes caminos por explorar. De momento, en general, se están limitando a sencillos motorcillos e impulsos eléctricos.

OhMiBod

Se trata de un vibrador especialmente pensado para usarlo en combinación con un iPhone o iPod, pero también es compatible con cualquier MP4. Según el tipo de música que se reproduzca en la fuente, así serán los impulsos y velocidad del vibrador. Por tanto, puedes elegir entre baladas o rock duro, con un punto medio melódico, dependiendo de la  situación. Por cierto, entre el reproductor y el OhMiBod no se necesita ningún tipo de cable. 130 dólares.

Hello Touch

Dice su empresa precursora, JimmyJane (con un impactante catálogo de gadgets sexuales), que es  el vibrador más pequeño que puedes encontrar. Y es que este artefacto transforma tus dedos en vibradores, así que está pensado también para sesiones de placer en compañía. Ajustas la muñequera (donde se ubican las pilas e interruptores) en el sitio donde su nombre indica y dos anillos en sendas yemas de los dedos. El resto corre por cuenta de tu sentido del tiempo e imaginación. 70 dólares.

Cobra Libre

Se trata de un gadget destinado a la masturbación masculina. El quid de la cuestión es que el pene, en estado de semierección (al menos), debe introducirse en él acompañado por mucho lubricante. Una vez puesto en marcha, la Cobra genera en el glande vibraciones de intensidad variable. Mide 16 centímetros de largo y su orificio es de 7 centímetros.70 euros.

Mystim charming chuck

Estas correas elásticas reciben impulsos eléctricos para estimular el pene. Por tanto, dichas correas deben abrazarlo. Asegura la empresa que es posible llegar al orgasmo sin necesidad de erección, y que puede llevar a un clímax tras otro de manera consecutiva. 39 euros.

Mystim Egg-lust egg S

De la misma firma que los anillos anteriores es este huevo vaginal que tiene dos fines: reforzar la musculatura pélvica mediante ejercicios de Kegel y para disfrute de la actividad sexual. Mide 5,3 x 3 centímetros y pesa 85 gramos; según los estudios, registros idóneos para adaptarse de forma ergonómica a la cavidad vaginal. Una vez conectado a una fuente eléctrica compatible, genera vibraciones. Para los citados ejercicios de Kegel hay que realizar repeticiones durante no más de 20 minutos, 5 días a la semana. En su otro cometido, no hay límite de tiempo. 59 euros.

Svakom Gaga

Hablando de dos funciones, aquí tienes un vibrador que tanto estimula como permite observar lo que hay por ahí dentro… Efectivamente, el Gaga posee una microcámara en un extremo para este fin, fielmente asistida por una pequeña luz LED. Además, lo puedes conectar a un ordenador para ver con más detalle la película. 180 euros.

Sqweel

Es un simulador de sexo oral para mujeres y su funcionamiento es bien sencillo: diez ‘lenguas’ giratorias cuyo cometido, en contacto con la vagina, es proporcionar placer. 60 dólares.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba