Tecnología

Ordenador portátil o convertible, ¿qué me compro?

Llega la hora de renovar el ordenador y nos asaltan las dudas. ¿Me compro otro portátil? ¿Mejor un convertible? Hemos probado durante varias semanas dos equipos 2 en 1 (tablet+teclado) y tenemos una opinión al respecto.

Un ordenador portátil y un convertible
Un ordenador portátil y un convertible

Ha llegado el momento de renovar el portátil y cuando buscamos sustituto nos asaltan las dudas. ¿Qué son los convertibles? ¿Merecen la pena?

Las ventas dicen que sí. Los ordenadores de sobremesa, los tradicionales PC, así como sus primos hermanos, los portátiles, caen en ventas desde hace ya varios años, y lo mismo le sucede a los tablets desde hace meses.

De hecho desde la consultora IDC aseguran que la tendencia seguirá siendo la misma en el mundo del PC y el portátil. La caída en ventas será, de hecho, de más del 4% hasta el 2020.

Datos que contrastan con las ventas de convertibles, que según IDC en mayo de 2016 experimentaban un crecimiento del 44%.

Para conocer de cerca los convertibles hemos utilizado durante varias semanas dos equipos híbridos de Samsung y Acer. Concretamente el Samsung Galaxy TabPro S y el Acer Switch Alpha 12

Acer Switch Alpha 12
Acer Switch Alpha 12 Tere García

Básicamente los convertibles 2 en 1 o también llamados híbridos son aquellos que incorporan una pantalla táctil y un teclado físico que se pueden separar. De esta forma se puede utilizar un tablet o algo muy parecido a un portátil, pero hay algunos 'pros' y 'contras' en este tipo de dispositivos que debes tener en cuenta si estás pensando en adquirir uno.

Samsung Galaxy TabPro S
Samsung Galaxy TabPro S Tere García

A favor

Comodidad: En líneas generales, el peso y dimensiones de estos equipos suele ser inferior al de los ordenadores portátiles.

Versatilidad: Disponer de dos equipos en uno permite, por ejemplo, utilizar el equipo en modo 'ordenador portátil' durante la jornada laboral y desarticularlo al llegar a casa para utilizar tan sólo la parte correspondiente a la tableta.

Potencia y memoria: La capacidad y velocidad de los convertibles no tiene nada que envidiar a la de muchos ordenadores portátiles. Son capaces de realizar acciones tanto simples (navegación por Internet, edición de textos, reproducción de películas y música) como más complejas (edición de fotografías e, incluso, vídeo).

Ahorro: Es posible que cuando te acerques a la tienda o navegues por Internet buscando un convertible te parezcan caros. En función de sus características puedes encontrar los más sencillos por unos 200 y 400 euros, algo muy decente en el rango de los 500 y 1.000 euros y equipos que seguramente no vas a necesitar con tanta potencia por más de 2.000 euros. Si buscas navegar por Internet, usar algún editor de textos y tener opciones multimedia básicas -vídeo y música-, con el primer rango de precios tienes de sobra. Si buscas un paso más, por ejemplo editar imágenes, utilizar programas de diseño más 'pesados' o ver películas en HD, la segunda horquilla es la tuya. La tercera franja va para un público que requiere capacidades de almacenamiento más grandes. Si son caros o no es algo muy arbitrario, pero piensa lo que te costaría comprar por separado un portátil y un tablet y haz cuentas. Y ten en cuenta que el catálogo de convertibles es cada vez mayor.

En contra

Ratón: Los ratones que incorporan los teclados de los convertibles no son igual de cómodos ni precisos en líneas generales que los incluidos con los ordenadores portátiles.

Conexiones: En líneas generales los portátiles ofrecen más puertos y conexiones que los dispositivos convertibles. A saber: varios USB, HDMI, entrada para tarjetas de memoria, lector/grabador de DVD...

Ergonomía y estabilidad: El portátil es siempre más cómodo a la hora de escribir, tanto cuando nos encontramos sobre una superficie plana como sentados frente al televisor. Parece una tontería, pero escribir sobre el teclado de un convertible es más inestable cuando no se está sobre una superficie firme. Esto se debe a que un convertible no ofrece la misma rigidez que un portátil, donde teclado y pantalla van unidos de forma perpetua.

Veredicto

Si el uso que se va a hacer del equipo es generalmente básico o puntualmente complejo, la opción del convertible es perfecta. Hace lo mismo que un ordenador portátil y aunque su teclado y ratón sean menos cómodos, el hecho de poder transformar el conjunto en un tablet compensa esas incomodidades, que por otra parte tampoco son alarmantes. Así lo hemos atestiguado tanto con el Acer Switch Alpha 12 como con el Samsung Galaxy TabPro S que hemos utilizado durante estas semanas. Dicho esto, si vas a pasar mucho tiempo escribiendo, quizá deberías mirar un portátil, porque acostumbrarse al convertible cuesta, pero para el envío de correos y alguna operación de escritura más, sobra equipo.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que si vamos a optar por el convertible como dispositivo único dispondremos generalmente de menos conexiones. Si no tenemos un ordenador de sobremesa no podremos realizar copias de CD o DVD, soportes que, por otra parte, cada vez son menos usados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba