Tecnología

Saca el DJ que llevas dentro

Hasta no hace mucho, el que sabía tocar unos acordes con una guitarra era el que se llevaba a las chicas de calle, por encima del guapo de la pandilla. Ponte al día, porque en la actualidad, el que más 'pilla' es el DJ de turno con sus mezclas musicales. Que se lo digan a Paqui… Kiko Rivera. Aquí tienes sus secretos técnicos.

Pasar de una canción (ejem, ahora se denominan "temas" o "tracks") a otra, es decir, realizar mezclas musicales sin que se note la diferente velocidad de ritmo y de agudos/graves entre una y otra, es toda una habilidad que, sin embargo, está al alcance de cualquiera. Al alcance de cualquiera en lo que se refiere a los medios técnicos, porque el verdadero secreto de una sesión DJ de altura reside en la selección de dichos tracks y, por descontado, saber combinarlos con pericia y habilidad.

Pues vayamos a la base técnica. Nos referimos a las mesas de mezclas o controladores diseñados al efecto. Como bien supones, los más afamados DJs utilizan unos modelos de muy complejo uso, sin embargo, hay otras alternativas cuyo manejo es realmente sencillo, efectivo y muy divertido; más que suficiente para una sesión-fiesta entre amigos, pero también para cualquier local con un público no demasiado exigente en estos temas. 

Estos controladores cuentan con todo lo necesario para empezar a mezclar desde el minuto 3, tras entender para qué sirven los mandos fundamentales

En general, estos controladores cuentan con todo lo necesario para empezar a mezclar desde el minuto 3, tras entender para qué sirven los mandos fundamentales, para lo que necesitarás, eso, 3 minutos. Sólo precisan una fuente de donde extraer la música (un reproductor de CD, un tocadiscos, un ordenador o un tablet) y unos altavoces. Así, cuentan con ajuste automático –pero también manual- del tempo (ritmo) para enlazar el de una canción con el de la siguiente; toma de auriculares para realizar preescuchas; sendos platos para hacer scratching; mandos individuales de los tonos; sonidos pregrabados para amenizar (bocinas, sirenas, aplausos, frases de acción, etc.); y otra serie de recursos automatizados cuya misión no es otra que emular al mismísimo David Guetta. Aquí tienes unos modelos de controladores o mesas de mezclas:

Hercules DJControl Air e Instinct para iPad

Sí, son unos modelos idóneos para combinarlos con los tablets de Apple, en cualquiera de sus generaciones y tamaños (estándar o mini). El primero, Air, se puede gestionar sin tocar. La clave es una serie de sensores infrarrojos que identifican los movimientos de las manos y actúan en consecuencia. El Instinct es una alternativa estándar (necesita el toque físico) pero más ligera y compacta, en pro de llevarla a cualquier sitio. ¿No tienes iPad? Estas mesas también se pueden aliar con cualquier ordenador, PC o Mac.

200 y 150 euros respectivamente. 

Ion iDJ2GO

En este caso sí es una mesa exclusiva para un iPad o iPod. Un soporte integrado se ocupa de mantener el tablet/MP4 erguido y su manejo no puede ser más intuitivo, porque se remite a los mandos y funciones justas para realizar mezclas.

90 euros. 

Numark IM1

Puede conectarse a un reproductor de CD, tocadiscos y otras fuentes para obtener la música, sin embargo, su signo diferenciador está en que también incluye una cuna-dock para un iPod.

118 euros.

Pioneer DJM-750

Si hay una marca-símbolo de las sesiones DJ es, sin duda, Pioneer.  Este modelo cuenta con cuatro canales, trece Beat FX por defecto y unos controles de precisión insultantes. Además, dispone de un conversor A/D de 24-bits que se ocupa de optimizar la calidad de sonido de todas sus salidas, que son unas cuantas, así como reducir al mínimo el ruido digital. Sí, toda una mesa profesional, cosa que se aprecia también en su precio.

1.019 euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba