Tecnología

Un tablet revolucionario: Lenovo Yoga Tablet

¡Lo que es capaz de hacer un ‘sencillo’ cilindro! El que encontramos adosado al lado inferior de este tablet cumple nada menos que cuatro objetivos: facilitar el agarre de manera segura mediante una sola mano; albergar unos poderosos altavoces; incluir un soporte para disponer el equipo en modo atril; e incluir unas baterías que le otorgan, atención, hasta 16 horas de autonomía.

Lenovo es una de las marcas que más está pegando en los últimos meses en el panorama de la tecnología de consumo. De origen chino, empieza a ser muy conocida en nuestro país por sus portátiles, cosechando increíbles cifras de ventas en muy poco tiempo. Pero no es el único tipo de productos que comercializa, ni mucho menos. Ojo cuando decidan aterrizar en Europa con sus smartphones. Entre sus citados portátiles, el Yoga es uno de sus buques insignia. Quizá lo hayas visto, es ése cuya pantalla pivota hasta 360 grados de tal forma que de ordenador estándar pasa a transformarse en tablet y, por el camino de ese giro, puede ser una pantalla-atril.

El Yoga Tablet que se acaba de presentar hereda el nombre y esa dinámica de giro, que esta aplicada a ese saliente inferior con forma de cilindro que ves en las fotos. Una pieza móvil incluida en ese cilindro hace las veces de soporte una vez abierta. Con ello, queda así descartado el rollo de tener que buscar un libro o un florero para apoyar el tablet cuando quieres ver una peli en él y no lo quieres sostener entre las manos.

A su vez, en dicha pieza cilíndrica se encuentran los altavoces, y al tener un espacio físico propio, proporcionan una muy elevada calidad de sonido, detalle imposible en tablets ultrafinos. Por cierto, que dichos altavoces emiten con tecnología Dolby. Además, ese espacio es idóneo para guardar las baterías del tablet. Dicho y hecho, este Yoga logra, según Lenovo, una autonomía de unas envidiables 18 horas de uso (dejémoslo en 16, que sigue siendo un impresionante registro).

Seguridad y comodidad

Y por si aún te pareciera poca la utilidad de este particular diseño, ese saliente longitudinal se adapta a la concavidad de tu mano, por lo que es un plus de seguridad y comodidad en términos de agarre y sostén del equipo. Vamos, que incluso te puedes abanicar con él, que no se te caerá.

Sí, ese diseño te puede recordar, por una parte, al primer tablet de Sony, el S, inspirado en la forma de una revista doblada por el eje de las grapas, efectivamente, con un lado largo más pronunciado, y que no tuvo éxito alguno; por otra, a un teclado inalámbrico que comercializa Apple. Lo cierto es que este tablet de Lenovo ha aprendido de la experiencia del Sony S que la calidad en la construcción es un valor que los potenciales compradores tienen mucho en cuenta.

Por lo demás, es un tablet que corre bajo Android, está bien dotado tecnológicamente (procesador de cuatro núcleos a 1,2 GHz, lo que le otorga un suave, ágil y eficaz funcionamiento) y la pantalla, sin ser espectacular, presenta una a visualización digna. Porque, como adelantábamos antes, también merece ser destacada su cuidada presencia física, con acabado en aluminio y, en general, muy bien construido, signo de distinción de los productos Lenovo en general. Por cierto, este Yoga Tablet nace acompañado por un teclado opcional, muy fino y que sirve asimismo como protector de la pantalla porque se acopla sobre ella.

El Lenovo Yoga Tablet acaba de ser lanzado (30 de octubre) y comprende dos modelos, con pantallas de 8 y de 9,7 pulgadas. Y los precios no es que no estén nada mal (229 y 299 euros respectivamente), sino que son un torpedo en la línea de flotación contra los tablets de otras marcas que pretenden aprovechar la próxima campaña comercial navideña.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba