Tecnología

Renault EDC: probamos el cambio automático en Scénic y Captur

La transmisión automática de doble embrague EDC desarrollada por Renault contribuye a reforzar el confort de la conducción y la eficiencia de los motores en modelos tan distintos como el Scénic o el Captur. Probamos su funcionamiento en ambos, un familiar de largo recorrido en carretera y un pequeño SUV de ciudad.

Cuestan 1.300 y 1.400 euros más que las respectivas versiones de cambio manual del Scénic y el Captur con el mismo motor diésel de 110 CV, lo que supone un incremento porcentual del 5 y el 7% respectivamente, una diferencia sin duda asumible para un cambio automático, el EDC, que mejora notablemente el agrado de conducción, aunque no llega a mejorar también el rendimiento como sí lo hace la transmisión DSG de Volkswagen de similar concepción.

Y lo mejora en dos modelos diseñados para fines muy diferentes. Uno, el Scénic, destinado a ofrecer el máximo confort posible en largas distancias. Otro, el Captur, para quienes busquen un pequeño urbano de diseño SUV con una posición al volante más alta que en un turismo. Y en ambos casos, el cambio automático EDC cumple con buena nota, aunque quizás lo haga en mejor medida en el primero de ellos. En ambos, además, sobre el mismo motor diésel dCi de 1,5 litros, aunque en versiones de 110 y 90 CV respectivamente.

Dos cambios, dos embragues

El secreto, dos cajas de cambios provistas de dos embragues y conectadas entre sí, controlando una de ellas la 1ª, 3ª y 5ª velocidad y, la otra, la 2ª, 4ª y 6ª velocidad. Las velocidades se engranan por medio de sincronizadores gracias a una unidad de control electrónica que decide cuál es la marcha adecuada, estando siempre pre-engranada tanto la inferior como la superior para lograr inserciones no sólo rápidas, sino también suaves. Por ello, el funcionamiento resulta muy agradable en ciudad y, además, suficientemente rápido en carretera para no perder dinamismo.

Con el Captur EDC, nos movemos en ciudad con el agrado y el confort que supone olvidarnos del pedal del embrague, aunque en el momento de iniciar la marcha se echa en falta una salida algo más rápida. Un mínimo desfase en esos instantes iniciales que obliga a acelerar algo más de la cuenta para arrancar con rapidez. Eso sí, a partir de ahí apenas se siente los cambios entre marchas, actuando con gran rapidez y manteniendo unos consumos que apenas se resienten frente a la versión manual. Son ligeramente más altos, algo que no sucede, por ejemplo, con los DSG de Volkswagen.

Y sobre el Scénic, la transmisión EDC se complementa aún mejor que en el Captur, aunque parte de la culpa de ello recae sobre el motor dCi de 110 CV, de mejor respuesta que el de 90 CV. Sale incluso desde parado con mayor rapidez y ofrece un dinamismo en carretera prácticamente idéntico al de la versión manual, con unos consumos apenas superiores en menos de medio litro cada 100 kilómetros. 

FICHA

  DATOS COMERCIALES:  Versión: Scénic dCi 110 EDC Limited / Captur dCi 90 EDC Intense  Precio: 23.100 / 19.500 euros

  DATOS TÉCNICOS  Motor: 4 cil. en línea / 4 cil. en línea  Cilindrada: 1.461 / 1.461 cm3  Potencia máx.: 110 CV a 4.000 rpm / 90 CV a 4.000 rpm  Par máximo: 240 Nm a 1.750 rpm / 220 Nm a 1.750 rpm  Tracción: Delantera / Delantera  Caja de cambios: Autom. de 6 vel. / Autom. de 6 vel.  Dimensiones: 4,37 / 1,84 / 1,64 m // 4,12 / 1,78 / 1,57 m  Peso: 1.461 / 1.235 kg  Depósito de combustible: 60 / 45 litros

  PRESTACIONES  Vel. máxima: 180 / 170 km/h  Acel. 0 a 100 km/h.: 13,4 / 13,5 seg  Consumo medio en carretera: 6,6 / 6,1 l/100 km


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba