Nieve

El día que The Beatles se fueron a la nieve

Si uno evoca en algún momento las palabras rock, pop y nieve, es muy posible que inmediatamente recuerde las escenas de The Beatles jugando, tirándose, haciendo el tonto realmente, sobre la nieve de los Alpes austríacos mientras suena la canción ‘Ticket to ride’. Posiblemente una de las escenas más simpáticas, desternillantes y, por qué no, deliciosamente estúpidas de los cuatro de Liverpool.

The Beatles en la nieve.
The Beatles en la nieve.

Tras el éxito de la primera película del cuarteto dirigida por Richard Lester, A hard day’s night, éste contó en 1965 con un presupuesto mucho mayor para acometer la realización de un nuevo film. Si la primera era en blanco y negro y trataba de una manera documental varios días en la vida de los Beatles, la nueva película sería en color, tendría localizaciones en varios lugares del planeta y, primera cosa realmente novedosa, tendría una trama de ficción.

El primer título que se barajó para la película fue 'Eight Arms to Hold You'.

Esos eran los elementos que Lester manejaba cuando comenzó la grabación de la que a la postre todos conoceríamos como Help! La Película. Help! también fue el nombre del disco que incluía las principales canciones que se interpretaban en la misma. Pero el primer título que se barajó para ella era Eight Arms to Hold You, únicamente cambiado poco antes de su estreno.

La trama era simplemente desopilante. La víctima de un sacrificio humano a manos de una secta hindú decide deshacerse de un anillo que le marcaba como tal, y éste llega a los dedos de Ringo Starr, que inmediatamente se convierte en el objeto deseado, no sólo por parte de la secta, sino también por unos científicos locos que piensan en los beneficios que les traería el anillo.

Ante la imposibilidad material de extraerlo del dedo, The Beatles inician una huída que les llevará desde Londres hasta las Bahamas pasando por los Alpes. Una comedia de aventuras con tremenda influencia de las alocadas películas de los Hermanos Marx y que de alguna manera se convirtió en un innovador ejemplo de cómo integrar a todos los miembros de una banda en un metraje de ficción.

Entre música y marihuana

Pero como siempre, además de extractos de composiciones de Wagner, Beethoven o Tchaikovski, son las canciones de los Beatles las que marcan el nexo de unión entre las escenas, con Help!, Ticket to ride, You’ve got to hide your love away o Another girl como ejemplos.

Volviendo a la escena de la nieve, sin olvidar la partida de curling en la que participan, la canción Ticket to ride supuso uno de los primeros enfrentamientos entre Lennon y McCartney sobre la autoría de la misma, ya que aunque firmada por los dos, el primero siempre puso en duda la implicación del segundo en su composición. Si bien, posiblemente la anécdota más conocida que rodea a la película es el reconocimiento por parte de Ringo Starr y Paul McCartney años después del ingente consumo de marihuana durante la grabación. De alguna manera, ahí está el detonante del humor entre corrosivo e infantil del que hacen gala los cuatro fantásticos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba