Nieve

Diez novelas negras nórdicas que no deberías dejar de leer

Hablar sobre las mejores novelas negras que se escriben en Escandinavia es adentrarse en una maraña tan profunda como los bosques que cubren gran parte de su territorio. Voy a hacerlo desde mi perspectiva de un lector que lleva tres décadas leyendo autores nórdicos, no solamente novela negra. Para ser diplomático voy a reseñar dos novelas de cada uno de los cinco países que cualquier persona amante de este género no debería dejar de leer por nada del mundo.

La trampa de miel, de Unni Lindell.
La trampa de miel, de Unni Lindell.

Empecemos por Dinamarca, que es el más meridional de los países nórdicos y también el de menor extensión. Hasta finales de 2010, cuando con La mujer que arañaba las paredes (Ediciones Maeva) aparece la triunfante saga Departamento Q de Jussi Alder-Olsen, Dinamarca era el país donde menos novelas negras se escribían. Carl Mørck, el subcomisario de la Policía Criminal de Copenhague, es un personaje tan inolvidable como el famoso Kurt Wallander sueco, lleno de defectos, malhumorado, perezoso pero con gran experiencia e instinto. Son novelas muy entretenidas (cuatro hasta la fecha) con un sentido del humor que lo alejan de otros escritores nórdicos y que junto con su ayudante, el inmigrante sirio Hafez el-Assad, hará las delicias de los que quieran disfrutar de una buena novela. Un año antes se tradujo en España la primera novela de Inger WolfUn oscuro fin de verano (Alba Editorial) con su detective Daniel Trokic, medio danés, medio croata, que junto a su compañera Lisa Kornelius, una experta en informática nos adentrará en un ambiente frío y sombrío con una galería de policías y sospechosos que buscan desesperadamente la felicidad en un mundo individualista y solitario. Sin embargo, su segundo libro es ya bastante decepcionante y los tres restantes que ha escrito la escritora danesa ya no han sido traducidos en España.

Suecia es el país más poblado de Escandinavia y donde mayores escritores de género negro podemos encontrar. Autores como Henning Mankell, Camilla Läckberg o Mari Jungstedt son bastante conocidos así que destacaremos a dos autores que son excelentes. Uno de ellos es Johan Theorin. La hora de las sombras (Mondadori, 2010), es la primera de una tetralogía que se enmarca en una estación del año distinta y que nos permiten asistir a las transformaciones de un paisaje inquietante y de los propios habitantes de una isla en el mar Báltico. Todavía falta por publicarse la última de la serie. Su calidad es incuestionable como la de su soberbia novela de misterio El guardián de los niños que se publicó a mediados del 2012 por la misma editorial y que es ajena al denominado Cuarteto de Öland. Thomas Kanger es otro escritor sueco muy creativo y que aborda temas sociales a pesar de que Ediciones B publicó solamente dos de sus obras. La última Tierra de Fronteras en el 2009 con la joven policía Elina Wiik como protagonista.

Noruega no tiene nada que envidiar a Suecia en cuanto autores de novela negra. Anne Holt o Jo Nesbø son autores muy conocidos aunque yo recomiendo personalmente la elegancia de la escritora de suspense Karin Fossum con su inspector Konrad Sejer, personaje solitario y viudo. Una mujer en tu camino (Mondadori, 2008) es la novela más redonda de las seis publicadas hasta la fecha. De Noruega también destaca Unni Lindell con el detective Cato Isaksen y la agente Marian Dahle. Ediciones Siruela ha publicado cuatro de sus obras, bastante complejas y donde se profundiza en el análisis de sus personajes sin excesiva violencia como La trampa de miel o El ángel oscuro.

Islandia es un país que presenta un índice casi invisible de asesinatos y sin embargo emerge con la fuerza de un géiser Arnaldur Indridason con su serie sobre el inspector Erlendur Sveinsson. Pero no es el único ni mucho menos. Yrsa Sigurdadóttir es una autora extraordinaria. Su protagonista una abogada y madre de un hijo adolescente que ha dejado embarazada a su novia, cautivaran a los lectores si son capaces de superar los patronímicos islandeses de sus personajes como Ladrón de almas. Lamentablemente, la editorial Suma de Letras dejó de publicar sus obras tras la tercera en el 2010. Otra obra para no perderse es La cruz solar (Duomo Ediciones, 2011) del escritor islandés -pero residente en Sevilla- Óttar Martin Nordfjörd, una novela negra con el trasfondo de los orígenes vikingos y los secretos de la mitología nórdica y sus primeros habitantes.

Y terminamos con Finlandia, país del que hasta hace bien poco no se conocían en España autores de novela negra y con dos casos curiosos. Autores nacidos fuera del país de los mil lagos -aunque evidentemente tiene muchos más- como Jan Costin Wagner, alemán de nacimiento pero cuyas tramas se desarrollan siempre en Finlandia con su protagonista Kimmo Joentaa, el más tristón de todos los policías nórdicos con diferencia. Luna helada (Edhasa, 2008), la primera de las tres publicadas, arranca con la muerte de su esposa y es una elegía del dolor y el sufrimiento, como pocas que se han escrito en la historia de la literatura, hasta tal extremo que en su pantalla del ordenador tiene como fondo la lápida de su amada y fallecida mujer. Por último, otro autor muy interesante es el escritor americano pero afincado en Finlandia James Thomson, con su inspector Kari Vaara que hará las delicias de los lectores. Sobre todo con su segunda novela publicada en España, Angeles en la nieve (Roca Editorial, 2010), más amable y menos sangrienta que su primera obra.

Aurora Boreales un sitio de Internet que brilla en el firmamento de la Red desde el año 2000 para difundir la cultura escandinava en el mundo hispano y que dispone de una biblioteca personal con más de 2.000 títulos de autores nórdicos o libros con referencia a los países nórdicos. Tiene además un blog donde se reseñan todas las novedades literarias que aparecen en el mercado español.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba