Nieve

Cinco rutas con raquetas en el Pirineo de Lleida

En el mundo anglosajón lo llaman snowshoeing, y aunque la idea de andar sobre la nieve ayudados por unas raquetas se remonta a cientos de años atrás, ahora está ganando miles de adeptos entre los aficionados a los deportes de invierno.

No es difícil adivinar por qué: perderse entre los bosques y las montañas nevadas mientras se divisa un paisaje espectacular tiene su aquel. Por eso está captando la atención tanto de esquiadores como de senderistas. No hay que ser un súperatleta: estamos ante una opción para todo el que disfrute de la naturaleza en su estado más puro.

Pero, ¿dónde plantarse las raquetas de nieve y lanzarse a una excursión de las que merezcan mucho la pena? Aunque hay varias opciones en España, los expertos en senderismo con raquetas dicen que uno de sus paraísos es el Pirineo de Lleida. Con más de 130 kilómetros de circuitos señalizados para raquetas en un entorno impresionante, las posibilidades pasan por excursiones a lagos, entre bosques de pinares, a lo largo de valles... Estas son nuestras cinco apuestas.

Tavascan (Pallars Sobirà)

En el valle de Cardós, y en mitad de una zona rodeada de cumbres altas y de varios lagos de origen glacial (Naorte, Certescans, Diablo...), se encuentra esta estación con el ambiente típico de la alta montaña. Para las excursiones con raquetas de nieve hay circuitos señalizados que suman un total de 25 kilómetros. Es famosa por contar habitualmente con nieve de alta calidad, además de por un entorno espectacular del que es fácil disfrutar.

Port del Comte (Solsonès)

Ubicada en la comarca de Solsonès, Port del Comte es una de las estaciones con más circuitos de raqueta -tiene cinco señalizados-, y a estrenar este año. En total, 40 kilómetros para la práctica de excursiones con raqueta en un entorno rodeado de un gran bosque de pino negro que cubre toda la montaña. Desde el recorrido más sencillo, el de Puig de Les Morreres, hasta el de más dificultad, el que va directamente al Pedró dels Quatre Batlles, hay opciones para todos. Precisamente ese es uno de los puntos fuertes de esta estación: la posibilidad de elegir entre rutas aventureras, tranquilas, familiares o de alta exigencia física.

Tuixent-la Vansa (Alt Urgell)

Dicen que aquí se encuentra uno de los paisajes más fantásticos de todo el Pirineo de Lleida, y también que disfrutar de él a través de un recorrido con raquetas de nieve es una experiencia para no perdérsela. Ubicada en el Alt Urgell, esta estación tiene 15 kilómetros de circuitos señalizados para raquetas en mitad de un entorno que abarca el Pedraforca, la sierra del Verd y la sierra del Cadí. Otra de sus ventajas es que por su orientación geográfica la nieve suele mantenerse en buenas condiciones hasta el final de la temporada de esquí.

Aransa (Cerdanya)

A 5 kilómetros del pueblo del mismo nombre se encuentra esta estación con recorridos que atraviesan bosques de pino negro y paisajes de postal. Desde ella se divisa además una de las mejores panorámicas de la sierra del Cadí. Tiene 15 kilómetros de recorridos señalizados para raquetas que son una apuesta segura para los que esperan disfrutar de una excursión con vistas espectaculares rodeados de pinares.

Lles de Cerdanya (Cerdanya)

Muy cerca de la anterior, y también en la comarca de Cerdanya, esta estación es la favorita de los que buscan pasar un día familiar o con amigos en plena naturaleza. A lo largo de los 15 kilómetros de circuitos señalizados para raquetas de nieve se atraviesan bosques de pino nevados que, además de tener vistas a la sierra del Cadí, también ofrecen una buena panorámica del valle de Cerdanya. Por su situación geográfica, el tiempo habitualmente acompaña.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba