Gourmet

Disfruta de San Fermín con la tripa llena

¡Por fin! Después de una cuenta atrás que ha durado 365 días vuelve uno de los días grandes del norte de España: las Fiestas de San Fermín. Pamplona se viste de blanco y rojo para disfrutar de su periodo preferido del año. Encierros, música y, sobre todo, mucha mucha fiesta en la calle sin olvidar la gastronomía, una parte muy importante de los sanfermines. Estos son los ingredientes que convierten a estas fiestas en uno de los mayores atractivos del verano. 

El seis de julio Pamplona se tiñe de rojo para festejar San Fermín (Gtres).
El seis de julio Pamplona se tiñe de rojo para festejar San Fermín (Gtres).

“A San Fermín pedimos por ser nuestro patrón nos guíe en el encierro dándonos su bendición”. Quedan pocas horas para escuchar de nuevo el cántico a San Fermín minutos antes de comenzar el encierro. Este es un momento que muchos mozos esperan con ilusión desde hace un año. Pero las Fiestas de San Fermín son mucho más que encierros.

Una tradición arraigada entre los pamploneses y pamplonesas son los típicos almuerzos de las cuadrillas antes del chupinazo que da comienzo las fiestas. Un momento de diversión que precede a otro de los instantes más emocionantes de todos los sanfermines. Estas reuniones de amigos ya muestran la importancia que la gastronomía tiene en estas fiestas universales.

Navarra, además, es una de las comunidades donde mejor se come así que es casi un pecado ir a los sanfermines y no disfrutar de las innumerables, y exquisitas, especialidades de la zona. Ir de pinchos, de chiquiteo o de poteo deben convertirse en tu vocabulario habitual durante los 9 días que dura la fiesta.

Lugares imprescindibles

Si tienes la suerte de poder visitar Pamplona durante los sanfermines existen varias calles por las que debes pasar, sí o sí, si quieres disfrutar de los mejores pinchos, cazuelicas, fritos, tortillas… ¡Será por variedad! La principal, como habrás podido adivinar, es la calle Estafeta. A dos pasos de la plaza de toros, encontramos una de las calles más emblemáticas de Pamplona, gracias, sobre todo, a que forma parte de la ruta del encierro. Cualquiera de los bares que pueblan la calle es un buen lugar para ir de pinchos. Allí encontramos el bar Fitero, el bodegón Sarria, Chez Evaristo, la cervecería La Estafeta, bar La Granja o la cervecería Txirrintxa.

Otro de los lugares de paso obligado es la calle Navarrería, situada muy cerca de la catedral de Pamplona, es una de las calles con un mejor ambiente durante todo el año. En ella está, además, la fuente de Navarrería, un monumento del que los extranjeros que visitan las fiestas suelen lanzarse tras el chupinazo para ser cogidos en el aire por la muchedumbre que se agolpa a sus pies. Pero centrándonos en la comida, en esta zona encontramos el bar La Urbana, el clásico mesón de la Navarrería, la cervecería La Mejillonera o Los Burgos de Iruña.

La calle San Nicolás es otra de las calles más típicas para ir de Pinchos en Pamplona. Con 190 metros es la calle donde hay una mayor concentración de bares de la zona. En ella encontramos el asador Aralar, el bar El Marran, el restaurante Sarasate, el Baserri, el restaurante San Fermín, La Mandarra de la Ramos o el Otano.  

Existen otros rincones donde disfrutar de la cocina pamplonica como por ejemplo los bares situados en la plaza del Castillo – en la que además el ayuntamiento organiza numerosas actividades a lo largo del día – como el Casino Eslava o el bar Baviera, o los locales de la calle Calderería, más adecuados para tomar una copa durante las noches sanfermineras.

Y ahora ¿qué como?

Ya sabemos dónde ir pero tenemos que saber qué pedir. Cuando entres en cualquier bar verás que la oferta es amplia, pero existen varios platos muy típicos que es casi obligatorio que estén en tu comanda.

El principal, cómo no, la chistorra. Este embutido de cerdo tan típico de Pamplona se come frito o asado acompañado con huevos fritos o simplemente con pan. Otro de los platos más típicos es el ajoarriero, que no es otra cosa que bacalao con una base de patatas, ajo, huevo y aceite. La mezcla puede tomarse desde en bocadillo hasta en cazuelicas. Otro de los pinchos típicos son las magras con tomate, un plato compuesto de jamón serrano, tomate, ajo, pan y aceite. Y en una época tan taurina tampoco puede faltar el estofado de rabo de toro, que se acompaña con patatas y verduras.

Otra de las cosas por las que destaca Navarra es su huerta, destacando principalmente las alcachofas, los pimientos o los espárragos. La Comunidad Foral cuenta además con una muy buena oferta de quesos, con el Roncal y el Idiazábal a la cabeza, o de carne – sidrería es sinónimo de un buen chuletón. Así que cualquier plato compuesto con cualquiera de estos ingredientes es también valor seguro. Y si lo acompañamos, además, de un buen vino con denominación de origen Navarra mejor que mejor.

Pamplona es una de las ciudades de España donde vas a poder disfrutar de la comida. La clave es callejear por la ciudad, con tiempo, y descubrir bares y restaurantes en los que degustar las especialidades navarras regadas con buenos vinos D.O Navarra. Y si no tienes la oportunidad de viajar hasta esta ciudad del norte de España, ¿qué hay mejor que desayunar un buen trozo de chistorra viendo el encierro para empezar bien el día?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba