Gourmet

Cómo acertar con el champán estas navidades

Un viaje a Champagne no necesita excusa. Las burbujas llevan al pecado y con una segunda copa se perdona casi todo. El Marne es lugar pensado para el disfrute más sutil. Cada viñedo es un jardín y cada marca buscar su hueco. Cada apellido busca su referente: Epernay, Reims, Chalons, Avize… todos son lugares casi de peregrinación.

Jeanne Antoinette Poisson, más conocida como la marquesa de Pompadour, lo tenía muy claro: “El champán es el único vino que le permite a la mujer conservarse hermosa después de haberlo bebido”. Hoy recopilamos los mejores consejos para disfrutar de un capricho que cada vez es más necesario para nuestro espíritu… Derramarlo en un pódium es una afrenta al sentido común, pero la casa Louis Roederer nos da algunos consejos con los que no fallar. Además, este listado de consejos se completa con los de Laurent Perrier, que tiene su propio decálogo, y de Bollinger, que pone su toque intelectual. Por supuesto, estos consejos pueden ser mejorados de un modo muy sencillo: sirviéndonos una segunda copa con la que ampliar nuestra imaginación.

  • 1 - El mantenimiento. Si no tenemos un gran consumo, ni bodega o una cava electrónica, vamos a buscar el lugar de nuestra casa con menos cambios térmicos.
  • 2 - La temperatura de servicio es muy importante. Lo mejor, enfriar el producto sin prisas, con hielo a lo largo de tres o cuatro horas hasta lograr una temperatura entre 6 y 9 grados. Los Pinot Noir aguantan mejor la temperatura. ¡Nunca permitas que se congele!
  • 3 - Por supuesto se descorcha cuando está frio. El ritual es importante. Se desenrosca el alambre, pero no se quita. Ese alambre y el dedo que mantenemos en la parte superior del corcho ayudan al giro que damos al corcho.
  • 4 - Se inclina la botella 45 grados y se sujeta el corcho con una mano y se gira la botella con la otra. ¿Has entendido bien? Gira la botella y se intenta dejar fijado el corcho. Resulta más fácil y estético.
  • 5 - Descorchemos con discreción. Nunca sonidos fuertes, ni golpes. Por supuesto, nunca intentemos la escenita del sable: tiene un punto hortera, suele salir mal y son frecuentes los accidentes.
  • 6 - La regla básica de servir por el lado derecho del comensal se debe respetar siempre. Hay que intentar enseñar la etiqueta al mismo tiempo al comensal como detalle de calidad. Siempre un toque de muñeca, para evitar que la botella gotee.
  • 7.- Hay que intentar que el champan caiga sobre un lado de la copa. No sobre el fondo, para mantener la burbuja. El ritmo debe ser constante. Si lo hacemos muy rápido, tendremos mucha espuma. Si lo hacemos muy lento, no tendremos el punto de gracia que da esa espuma.
  • 8 - Hay que tratar de mantener la temperatura mientras que la botella esté abierta. Una cubitera de hielo es la mejor solución: lo más sencillo es poner dos tercios de agua y llenar con hielo hasta ocho o diez centímetros del borde. Si queremos acelerar el proceso de enfriado, sólo hay que poner un poco de sal. Si podemos, hay que evitar el congelador.
  • 9 - Las copas de champán son parte importante de todo el ritual… La calidad de la copa desarrolla mejor el producto… La copa tipo flauta mantiene mejor la temperatura y la burbuja, pero dificulta la cata en nariz. La copa estilo Pompadour pierde rápidamente la temperatura y el punto de gas del producto. Existen actualmente copas más polivalentes, muy adecuadas para este tipo de vino. Se las conoce como copa tulipa, y merece tener una docena en casa.
  • 10.- Por supuesto, siempre con alegría. Ya lo decía Napoleón: “En la victoria mereces beber champán; ¡en la derrota lo necesitas!” Para seducir es casi un arma obligada.

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba