Gourmet

Cata ciega de tortilla de patatas: el otro símbolo nacional

La cata ciega de Marabilias se está convirtiendo en toda una tradición en nuestra redacción. Esta es la cuarta ocasión en la que valoramos, de un modo imparcial, diversos productos gastronómicos muy nuestros. Tras la fabada, los chipirones y el gazpacho, le llega el turno a la tortilla de patatas.

Esta vez la cata se realizó sobre cuatro productos y contamos con la colaboración de dos grandes seguidoras de Marabilias, Blanca Soto de Viana y Gema Díaz-Salazar, acompañadas por Mario Moratalla y Pedro Madera. Para ser invitadas, Blanca y Gema participaron con nosotros en nuestra página de Facebook. La prueba no era fácil y Gemma reconoció que nunca había probado antes una tortilla, aunque el aspecto industrial de los cuatro productos no les recordaba en nada a las que preparaba su madre.

Los participantes en la cata valoraron las tortillas, que les fueron servidas sin conocer de qué marca se trataba cada una, de acuerdo a cinco criterios. Estos fueron su aspecto, la textura, los componentes, el sabor y, por último, una valoración general del producto. A cada uno de ellos se les podía otorgar entre cero y diez puntos.

Tras probar una a una las tortillas e ir generando puntuaciones para cada una de ellas, la vencedora fue la Marca Fuentetaja, orgullo de la marca Tierra de Sabor. Esta tortilla obtuvo una puntuación bastante homogénea en todos los criterios, aunque resaltando sobre todo en cuanto al aspecto y los componentes.

El segundo lugar ha quedado reservado para la marca Aliada. De ella, los catadores valoraron sobre todo su sabor y su aspecto. En tercer lugar se posiciona la tortilla Carrefour, cuyos puntos fuertes son, a juicio de los catadores, el sabor y el aspecto, además de la valoración general.  En cuarto lugar, la marca Alipende, que destaca sobre todo por su aspecto. En general, las marcas cumplieron con creces las expectativas.

El otro símbolo nacional

Ni el Toro de Osborne  ni el gol de Iniesta: el verdadero símbolo nacional es la tortilla de patatas. La tortilla no es sólo una manera de entender la cocina, es el reflejo sociológico de nuestro país. Materia prima básica: patata, aceite y huevo. Luego para complicar las cosas unimos un montón de elementos que nos da variedad y motivo de “diferencias” con otros comensales.

Con o sin cebolla, con pimiento verde o con pimiento rojo, muy o poco cuajada… Hay tantas modalidades como cocinas y sólo una cosa nos unifica: la mejor es la que tomamos cada uno en casa.

No sabemos si el cocinero de Zumalacárregui, durante el asedio a Bilbao en las guerras carlistas, fue el verdadero inventor del producto. Incluso hay algunas teorías que dicen que fue Lancelot de Casteau, a finales del siglo XVI, quien preparaba las tortillas para los obispos para los que trabajó en los Paises Bajos. Ahora hay teorías de que fue en Villanueva de la Serena, provincia de Badajoz, según un reciente estudio del CSIC.

Algunos dicen que fue Hernán Cortes el primero que probó algo semejante a nuestra Tortilla de Patatas en las Américas. Incluso las crónicas hablan de cómo se mezclaban con carne de aves y otros productos americanos.

Nuestro experimento es más fácil…Pocas veces escuchamos reconocer que se compra ya preparadas en un supermercado o en una gran superficie; pero curiosamente a última hora del día suelen estar agotadas en los lugares de compra habitual. ¿Quién la compra? Pues todo el mundo, porque quien tiene una tortilla tiene un amigo y una tortilla preparada es la solución de emergencia perfecta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba