Las botellas clásicas, de cristal de color oscuro, han dado paso a recipientes con diseños llamativos y que, a simple vista, no relacionaríamos con una botella de aceite. Verdaderas obras de arte que seguro no terminarán en el contenedor amarillo tras haber convertido en irresistibles decenas de platos.

Engánchate al AOVE gracias a estas tres heroínas

Con un nombre que llama la atención y un diseño muy especial, Heroína se ha posicionado como uno de los aceites más atractivos del mercado. Esta empresa familiar ha procurado crear un aceite de la máxima calidad con un packagingatrevido y rompedor.

Su etiqueta, de estética vintage, está ilustrada con un dibujo de una modelo pin up alada. La marca elabora tres variedades de aceite y cada una tiene su propia heroína ilustrando su botella.

Todas están elaboradas con aceitunas de la variedad hojiblanca, incluyendo un aceite ecológico, elaborado con el fruto de olivos en los que no se ha utilizado ningún tipo de componente químico  de síntesis. Sus olivos, situados en la Sierra de Torcal, en Málaga, son cosechados entre octubre y noviembre, lo que hace que el rendimiento sea menor-se necesitan unas 1.000 aceitunas para obtener medio litro de aceite-pero que el aceite obtenido sea de la mayor calidad.

Spiritu_Santo, un aceite con diseño holandés

El cortijo Spiritu_Santo ha dejado en manos de la diseñadora holandesa Angela Teunissen la creación del envase de su aceite Spiritu_Santo, un AOVE elaborado con aceitunas de la variedad picual que podríamos confundir con un artilugio que cualquier científico utilizaría en un experimento.

La diseñadora creó un molde en yeso con su modelo, que un artesano de Torreperogil, en Jaén, esculpió en madera de olivo. Con ese nuevo molde, un artesano de Amsterdam fabricó varios recipientes de vidrio soplado. En las botellas, incluyó una pipeta de acero inoxidable para poder extraer el aceite dado el peso del recipiente. El precio de esta botella está al alcance de pocos bolsillos ya que su precio es de 395 euros.

Pero si quieres degustar este magnífico aceite sin dejarte un riñón en tu compra, Spiritu_Santo ofrece un envase más económico con un diseño también muy atractivo. El cortijo comercializa su aceite en un envase muy flamenco. Su etiqueta, con flores rosas y rojas estampadas, recuerda al relieve de un mantón de manila. En su interior, descubrimos un aceite con un sabor afrutado, con aromas herbáceos y frutales. 

Los labios rojos de Pepa y el olivar

La botella de Pepa y el olivar destaca por su diseño original y llamativo, que podría llegar a confundirse con un perfume. El recipiente, de cristal transparente, está decorado por el dibujo de una cara en la que destacan unos labios rojos. Un diseño muy atractivo y almodovariano que guarda un gran aceite en su interior.

El AOVE que contiene está elaborado con aceituna arbequina procedente de la finca Mas Frigol, situada en Navata, en la comarca de L’Alt Empordà en Gerona. Las olivas se recolectan en los primeros días de noviembre y se prensan al momento para preservar al máximo la calidad del aceite. En nariz presenta aromas afrutados y un ligero amargor y notas picantes en boca.

Además de Pepa y el Olivar, la firma elabora otro tipo de aceite, P by Pepa envasado en una botella completamente negra. Este aceite, un coupage de aceitunas hojiblanca y picudo, está elaborado con el fruto de olivares plantados en la Sierra de Cazorla, en Jaén. En este caso, en boca presenta un sabor fuerte e intenso, muy en sintonía con su diseño.

Verto&Greeno, un cuento líquido

A simple vista, las etiquetas que ilustran las botellas del aceite de oliva virgen extra Verto&Greeno pueden parecer sacadas de un cuento infantil. Su autor, el popular ilustrador Iban Barrenetxea, ha sabido mostrar con sus dibujos la identidad de cada uno de los aceites presentados: una ilustración de un niño para acompañar al aceite más suave o un pescador junto al Arbequina Maduro para mostrar, entre otras cosas, que es el que mejor marida con pescado.

El aceite se elabora con olivos de Les Garrigues, en el interior de Cataluña, de Tarragona, del Empordà y de Zaragoza. Cada zona aporta unas notas y una personalidad muy diferenciada, dando lugar a aceites que combinan un diseño muy atractivo y un gran valor gastronómico.

Claramunt, arte en una botella

Claramunt ha apostado por plasmar auténtico arte en sus botellas. El blanco de sus recipientes queda roto tan solo por unas ilustraciones-en total cuatro-inspiradas en Saura, Picasso o Miró. Todas ellas han sido diseñadas por Isabel Cabello. Con cada una han buscado plasmar las cualidades de cada aceite.

La firma comercializa cuatro botellas de AOVE con estas ilustraciones: a las variedades picual y arbequina, más populares, han sumado la frantoio y la koroneiki, creando así cuatro aceites muy diferentes e interesantes, con una marcada personalidad que harán las delicias de los amantes del zumo de aceituna. 

Pero no solo se han limitado a ofrecer un diseño especial en las cuatro anteriores variedades. En su marca Cortijo La Monja Virgen Extra, han creado una botella muy acorde al nombre de la finca en que se produce: un recipiente de cristal negro cuya parte superior es blanca, lo que recuerda claramente al hábito de una religiosa. Un guiño divertido para alojar un aceite de la mejor calidad. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba