Gourmet

Ácrata Albillo Blanco: la Ribera del Duero vista por un blanco

Por mucho que deseemos que los políticos y burócratas sean los que nos hagan la vida más fácil y pongan cada cosa en su sitio, esto pocas veces es así. Entre otros, los viticultores y bodegueros de la Ribera de Duero sufrieron lo absurdo de despreciar las uvas blancas, u otras tintas que no fueran las de tempranillo del país, arraigadas desde hace muchos años en la región para poder hacer vinos de una sola variedad. Consiguieron que muchos arrancaran viñedo viejo de uvas como la garnacha tinta y blanca, monastrell, bobal, albillo blanco, y otras muchas más minoritarias que solo podían entrar en pequeñas cantidades en los vinos bajo la D.O.

Kirios de Adrada es una de las pocas bodegas que apostaron por no perder esas viñas viejas que ya estaban adaptadas al medio y eran parte de los vinos de la región desde hace muchos años. Jesús Lázaro y su mujer Maite apostaron, mostrando ese respeto al viñedo viejo, por hacer una agricultura ecológica. Lo hicieron por convicción, no por modas o ganas de vender más al tener una etiqueta de ecológico.

Jesús es un enamorado de la tierra y de su trabajo, aunque tiene que luchar contra viento y marea en este mercado complicado del vino en el que nos encontramos. Seguramente no le ayuda tener que sacar sus vinos de garnacha, monastrell, bobal o albillo fuera de la D.O. Ribera de Duero, aunque también elabora dos tintos de gran calidad dentro de ella, Kirios de Adrada Noche y Kirios de AdradaTodo.

Uno de sus vinos más sorprendentes y de buena relación calidad-precio: Ácrata Albillo Blanco 2011

Las viñas de Jesús son un espectáculo visual y emocional como los pocos que hay por la Ribera de Duero. Viñedos en altura, desde los 890 a 930 metros, en el páramo de Corcos, que crecen en suelos pobres calizos donde la viña sufre para luego hacernos disfrutar a los mortales bebedores. Y entre sus elaboraciones y vinos hemos escogido uno de sus vinos más sorprendentes y de una relación calidad-precio que nos parece casi de escándalo: Albillo Blanco 2011.

El vino tiene un precioso brillo con muchos reflejos dorados que nos delata su crianza en barrica. Ya en nariz, nos avisa de que es un vino con una madurez de uva notoria, con notas de barrica que endulzan un poco más el conjunto. Hay muchas más cosas detrás que lo hacen atractivo, flores blancas, fruta de hueso, membrillo o miel de romero, pero no llega a ser nada pesado.

 Encontramos aquí la magia de la buena viticultura y de los buenos terrenos de donde salen estas uvas.

En boca es amplio y con volumen. Posee una fruta bien madurada y lo que podría parecer un vino graso y pesado, para nada lo es. Encontramos aquí la magia de la buena viticultura y de los buenos terrenos de donde salen estas uvas. El vino no es nada pesado, tiene un importante sabor que unida a esa sensación grasa-dulce hace que el vino sea complejo y satisfactorio. Y otra de las formas de ver si un vino blanco es de calidad es tomarlo un poco por debajo de la temperatura habitual para un blanco. Si siguen disfrutando de él igual o más que antes, es que es un buen vino y este Albillo lo cumple. Un buen vino que le hará descubrir que en la Ribera de Duero hay buenos vinos blancos. Pocos pero los hay.

Ya saben, pregunten en vuestras tiendas del barrio o especializadas, les estarán esperando con los brazos abiertos.Titulo del cuadr

FICHA

Vino: Ácrata Albillo Blanco 2011

Uva: Albillo Blanco y Pirulés

Bodega: Kirios de Adrada

Web:www.kiriosdeadrada.com

Origen: V.T. de Castilla y León

Precio: 10 euros


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba