Gourmet

Sedella 2010: la sorprendente vida de un tinto andaluz

En las montañas de la Axarquía malagueña, a unos kilómetros de la Costa del Sol y a los pies de la sierra de Málaga, nace uno de los vinos tintos más interesantes de Andalucía. De la mano de un todavía joven enólogo que, con muchos vinos en su cabeza y en sus manos (aunque para otras bodegas), encontró por casualidad un pequeño viñedo en estas maravillosas tierras de sol para ofrecernos un estupendo fruto andaluz y con la suficiente personalidad para llegar lejos.

Hablando de Málaga y vinos, los primeros que nos vendrán a la cabeza (quizá solo a los mayores de 40 años) son los famosos vinos de la centenaria bodega Málaga Virgen. Entre ellos, su conocido vino Pedro Ximénez, Málaga Virgen, o también su quina -que alegró a muchos niños (dicen que“¡da unas ganas de comer!”) antes de que se tomara conciencia sobre los peligros asociados a la ingesta de alcohol por menores-.

Siempre, casi como un castigo, se mantienen los vinos dulces… Pero Málaga no se ha quedado parada. Por supuesto, se ha avanzado en el perfeccionamiento de sus vinos dulces de Moscatel o Pedro Ximénez, pero también vemos nuevos e interesantes proyectos en el campo de los tintos, de los blancos y hasta de los espumosos.

Entre estas nuevas apuestas está la bodega Sedella y tras ella, las manos de Lauren Rosillo. Después de empezar su carrera en la bodegaManuel Manzanaquede Albacete pasó a la bodega Finca Antigua de Cuenca, perteneciente al grupo de la familia Martínez Bujanda. En 2006 pasó a ser director técnico y de viñedo de todo el grupo y sus bodegas: Finca Valpiedra, Viña Bujanda, Montepedroso y Cosecheros y Criadores.

Quizá para quitarse ese gusanillo de hacer un vino de principio a fin decidió quedarse con ese viñedo casi olvidado, de esa uva menospreciada y convertirlo en su Xanadú (y seguro que a veces también en su infierno particular). Ese viñedo encontrado por casualidad en la sierra de Málaga, en el pueblo de Sedella, del que ha cogido el nombre para su vino, no para de dar alegrías a los bebedores de buen vino.

Un viñedo único

Se trata de una finca espectacular en gran pendiente, de suelos pizarrosos, a una altitud de 750 metros, donde la variedad autóctona Romé y la Garnacha tinta son las que participan del único vino que sale de la bodega Sedella. Una viña llevada con total respeto, sin químicos, casi en agricultura biodinámica, aunque sin extremos, cogiendo parte de la práctica agrícola y menos de la filosofía de vida. Y en cuanto a los vinos también intentado ser lo más respetuoso con ellos, pero a la vez que lleguen a los compradores en buen estado de conservación.

Hablaremos del Sedella 2010 -ya que en 2011 se perdió toda la cosecha y no salió ni una botella y el de 2013 todavía no está en el mercado-. El vino, nada más descorchado y servido, ya empieza a sorprender al ver su color. Otra vez el subconsciente nos lleva a vinos profundos de color cual sima abisal. Pero aquí no, hay translucidez y por tanto puede haber vida detrás, y la hay.

Y al llevarlo a la nariz -tras unos primeros momentos de notas creadas por los tostados de la barrica, de los que muchos recitan hasta en orden alfabético- van saliendo aromas muy frescos de monte bajo, campiña mediterránea. En el fondo, además, ese toque complejo que asociamos a los suelos de calidad donde ha nacido la uva y que llamamos mineralidad.

En boca el vino es fluido y sedoso, fresco y a la vez con un punto de madurez que te llevará a pensar en elegancia cálida que envuelve la boca. Termina con un ramillete de sabores herbales, frutales frescos con perfecta madurez y aun algún aroma de barrica que complementa -y que no sobrepasa a todo lo demás- y que año a año se irá integrando aún más.

Un vino sorprendente que te puede hacer pasar una gran momento placentero, y si quieres desconcertar, sírvelo sin decir lo que es o de dónde viene. Verás reacciones de sorpresa cuando se sepa que es un tinto andaluz. Un vino nacido en las montañas mediterráneas como bien reza en su etiqueta: como decía en un tema el gran guitarrista y cantante Gary Moore, tristemente fallecido en tierras malagueñas, Over the Mountains Far Away.

Y ya sabes, pregunta en tu tienda de barrio o especializada. Te están esperando con los brazos abiertos, quieren hacerte feliz.

Vino Sedella 2010

Bodega: Sedella

Uva: Romé, Garnacha Tinta

Origen: D.O. Sierras de Málaga

Precio: 21 euros

Web: www.sedellavinos.com


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba