Gourmet

Bares taurinos, tapas a porta gayola

Alrededor de la tauromaquia conviven tantos universos paralelos que su legado ha proporcionado no pocas provechosas secuelas. Se habla de periodismo y literatura taurófila, de moda taurina e incluso de gastronomía torera. El mundo del capote y la muleta -que a nadie deja indiferente- da para eso y mucho más. Los restaurantes taurinos ejercen como indisimulables agencias de los cosos, como un santuario donde se glosan las mejores jugadas de una corrida al tiempo que se engulle una ración de rabo de toro y vino fino. Veganos, abstenerse.

El Rincón de Jerez

Lo que más llama la atención de este establecimiento tan andaluz y diminuto no es su atmósfera, decididamente taurina, sino la Salve Rociera que diariamente se entona a las 23.00 horas, haya clientela o no. Una experiencia única. Andalucismo en estado puro. Cómo no, la comida se mimetiza con el ambiente. Papas con chocos de las de hacer barquitos, huevas aliñás, salmorejo y frituras como solamente en el sur saben freír. Cuando uno entra en el Rincón de Jerez parece que, de repente, ha hecho acto de presencia en pleno barrio jerezano de Santiago. Calle Rufino Blanco, 5. Teléfono: 913 55 47 45.

Los Timbales

A tiro de piedra de Las Ventas -su fachada es toda una declaración de intenciones- está el paraíso de todo aficionado al arte de Cúchares. Alicatado hasta las trancas con motivos taurinos, parece que allí tomó alguna que otra caña Belmonte y Manolete. Rezuma tauromaquia por todos sus poros. La chacina, la mejor que se puede degustar por esos lares; un jamón de bellota de enjundia y un chorizo ibérico, que va más allá del bien y del mal. Un lugar que toca todos los palos: pides rape y aciertas, y, si eres más de carne, triunfas con el chuletón de buey. Excelente rioja de la casa. Calle Alcalá 227 esquina con calle Cardenal Belluga, 3. Teléfono: 917 25 07 68 – 913 61 30 42.

La Giralda

La Giralda es Sevilla en Madrid. Tres soportes fundamentales sostienen este restaurante con aires sureños: impecable servicio, hospitalidad y cocina tradicional. El invento se fraguó gracias a la fusión de un almeriense, Carmelo Espinosa y una madrileña, María Luisa Arias. Ambos desde el principio tuvieron claro que lo local puede ser lo más universal. Por eso no le faltan clientes demandando su excelente rabo de toro, el pescaíto frito andaluz de toda la vida, así como el gazpacho, una de las más acertadas aportaciones andaluzas a la gastronomía. Casi se podría afirmar que en La Giralda huele a azahar… Avenida Donostiarra, 6. Teléfono: 914 04 96 55.

Casa Alberto

Cien años taurinos lo contemplan. Es el Café Gijón de los bares taurinos. No sólo acuden a él matadores y aficionados a la fiesta sino también poetas, dramaturgos y artistas. Se diría que es un restaurante que remite a la Ilustración. Destila clase, así como señorío, una palabra muy denostada en estos tiempos. En Casa Alberto el menú es castizo, como si San Isidro se celebrara a diario. Callos, cocido, bacalao, caracoles, ibéricos…Son indispensables sus animadas tertulias taurinas, verdaderos simposios culturales que podrían entrar perfectamente en la enciclopedia El Cossío. Gastronomía, cultura y turismo a raudales…Calle Huertas, 18. Teléfono: 914 29 93 56.

Viva Madrid

Es una taberna antigua, con todo lo bueno que eso conlleva. Un establecimiento que se ubica en plena plaza de Santa Ana -conviviendo con garitos de hipsters y otras moderneces 2.0.- El impresionante alicatado ya se considera todo un clásico marca de la casa y no digamos su impresionante y selectivo menú. Deliciosos los boquerones en vinagre, los pinchos morunos, la tortilla…En el Viva Madrid resulta fácil compartir su barra de metal acristalada con turistas de los más variados países, pero, ¡ojo! No se dejen engañar, no es este un bar de guiris. Lo auténtico también termina globalizándose… Calle de Manuel Fernández y González, 7. Teléfono: 914 20 35 96.

La Venencia

Ni en Jerez, la cuna por excelencia del tabanco, encuentras uno como La Venencia. Cuentan que en sus orígenes fue fundada por jerezanos -eso lo explica todo-. Decoración añeja, de maderas gastadas, con sillas de entreguerras, espartanas, cuyo objetivo no parece que se oriente a la comodidad. En La Venencia hasta las telarañas tienen encanto. Sin complicaciones a la hora del aperitivo: mucho fino, amontillado a espuertas, oloroso de la casa y, para picar, almendras, mojama y queso. Es posible que si pides una Coca Cola el barman llame a la policía. La Venencia ejemplifica la taberna donde los amantes del toreo clásico se dan cita. Tasca para los Manolete, Paula o Romero. Abstenerse los fans de Fran Rivera o Manzanares júnior… Calle Echegaray, 7. Teléfono: 914 29 73 13.

El Burladero

Si de algo puede presumir este garito del barrio de Las Letras, es de poseer lo que a la mayor parte de los bares le falta, que no clientela sino carisma. Este es un lugar donde la alegría se cotiza al alza, donde el buen rollo y el sentido del humor van de la mano desde que en 1995 se inauguró el local. No es este un lugar para que lo visiten aficionados del toreo tremendista. Su ambiente es desenfadado como una canción de Ketama. Un lugar donde los gin tonics saben diferente, como el nuevo flamenco que se puede escuchar y contemplar en su tablao. Muy recomendable para los que se quieran poner a Madrid por montera… Calle Echegaray, 19. Teléfono: 914 20 21 84.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba